Besar la Piedra de Blarney

Si recorres el sur de la isla de Irlanda (la provincia de Munster), no dejes de visitar el Castillo de Blarney, a las afueras de Cork. Tendrás la oportunidad de ver un objeto de poder milenario y de participar en una tradición legendaria que desatará tu lengua con el don de la elocuencia o, en su defecto, te provocará un terrible vértigo :D . Se trata de la piedra de Blarney (Blarney Stone), conocida como la piedra de la elocuencia, que fue incrustada en la Torre del Homenaje del Castillo de Blarney en 1446.

Según la leyenda, hay que besar la piedra por la parte de abajo para recibir el don de la elocuencia. El problema es que hace falta adquirir una postura inverosímil: hay que sentarse e inclinarse hacia atrás sobre el vacío para poder tocar con los labios la mítica piedra. Ahora hay unas barras salvavidas donde poder sujetarse, pero antes se corrían muchos riesgos y no era inhabitual que algún intrépido se cayera al vacío de vez en cuando. (Es muy importante que te agarre un amigo leal).

Sobre el origen de la tradición de besar la piedra, William Henry Hurlbert escribió en 1888 que apenas tenía un siglo de antigüedad, datándola de finales del siglo XVIII o principios del XIX. Más antiguo es el origen de la piedra en sí. Se dice que se trata de un fragmento de la auténtica Piedra del Destino (llamada también Piedra de Scone) donde se coronaban los reyes de Escocia. El rey Robert the Bruce habría regalado este fragmento de la Piedra del Destino en 1314 al rey de Munster, Cormac McCarthy, por su colaboración en la Batalla de Bannockburn.

Otra cosa es la multitud de leyendas que pretenden explicar el origen de la Piedra del Destino que hoy, tras muchas vicisitudes históricas, puede visitarse en el Castillo de Edimburgo. En todos los casos se explica que la Piedra, con sus numerosos poderes, llegó primero a Irlanda (donde se le llamó Lia Fáil, piedra del destino) y que de allí pasó a Escocia, retornando luego ese fragmento a Blarney. Unos dicen que se trata de la piedra que Jacob usaba como almohada y que fue traída a Irlanda por el profeta Jeremías. Otros que era la almohada usada por Columba de Iona en su lecho de muerte. También podía ser la Piedra de Ezel, que David ocultó siguiendo el consejo de Jonatán, mientras era perseguido por Saúl, y que llegó a Irlanda gracias a las Cruzadas. O la roca que Moisés tocó con su bastón haciendo manar agua para los israelitas durante su éxodo de Egipto. En fin… para todos los gustos.

Así que ya sabes, si quieres ser un buen orador u oradora, visita el Castillo de Blarney y, sobre todo, ten mucho, mucho cuidado. Que ese beso no sea el último.

About these ads
Esta entrada fue publicada en Curiosidades, Leyendas irlandesas, Paisajes de Irlanda. Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a Besar la Piedra de Blarney

  1. Lamia dijo:

    ¡Imposible! No me veo, por mucho que cuente con un amigo fiel, venciendo mi vértigo para besar la piedra. Seguiré con mi timidez…

  2. 39escalones dijo:

    Chico, no te quiero decir lo que me había parecido la foto en el primer vistazo…
    Se me ocurre más de uno muy poco elocuente que podría “pasarse por la piedra”.
    Abrazos

  3. Entrenomadas dijo:

    Pues si después de semejante achuchón de piedra una tiene un ataque de elocuencia, yo no sólo la beso, me la como con pan y chocolate.
    Eso sí, llamo a Pierce Brosnan para que me sujete mientras beso “la piedra”.

    Estoy pensando en si podríamos importar esto en Zaragoza, no sé, ya mirará a ver.
    Alfredo, y que no sé yo a qué te refieres….

    Besos

  4. Andie dijo:

    Pues yo, con el miedo que le tengo a las alturas, no creo que me atreviese a besar la piedra de Blarney. Ahora eso sí, lo de ver el castillo espero ir algún día, cuando me vaya a hacer el Erasmus; entonces a ver si hago una escapadiña y me acerco por allí, “en buena compañía, espero.”
    Póganna,
    Andie.

  5. Alberto dijo:

    El año pasado estuve junto a la piedra de Blarney y la verdad es que me resultó curiosa la historia. No menos curioso me resultó que si la besabas te fotografiaban y luego te cobraban la foto (en plan parque de atracciones) y no te dejaban hacerte la foto tú solico. Más bien me resultó curioso…

    Viajo a Belfast este miércoles a pasar unos días en la ciudad. Me entero por tu blog que está la cosa caliente… A ver qué pasa.

    ¡Un saludo!

  6. Pingback: Que es más de lo que puedo decir de ciertas personas – Lorrie Moore

  7. Alejo dijo:

    Yo besé la piedra de blarney hahaha

  8. Ariana dijo:

    Yo si la besaria ! cuando valla !!

  9. Pingback: The Luck Of The Irish « THE BEATLES en solitario

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s