Origen del conflicto (II): La especificidad del Ulster

Escudo de la histórica provincia del UlsterHablábamos en una entrada anterior de la participación de protestantes y católicos, juntos durante siglos, en la lucha por la libertad de Irlanda. Otra cuestión bien distinta es el papel desempeñado por la comunidad protestante implantada en el Ulster, que va a hacer frente al nacionalismo irlandés hasta nuestros días. Para comprender el presente debemos retroceder cuatro siglos. Dentro de la política de dominio inglés sobre Irlanda, en los albores del siglo XVII, una vez derrotado el último jefe gaélico, O’Neill, que resistía en el Ulster, la Corona inglesa inicia la colonización de esta provincia, la más septentrional de las cuatro en que históricamente se divide la isla, con el asentamiento (Plantation) de colonos ingleses y escoceses, de religión protestante, con el objetivo político de garantizar el control inglés sobre la parte entonces más gaélica de la isla. La expulsión de los nativos irlandeses de sus tierras para repartirlas entre los colonos leales a la Corona inglesa sembró en esta parte de Irlanda las semillas del conflicto que todavía hoy se intenta resolver.

Luego vendría Oliver Cromwell, como gobernador de Irlanda, a sofocar una rebelión en 1649. Emprendió entonces una violenta campaña que hoy llamaríamos de limpieza étnica, desplazando por la fuerza a la población original irlandesa, destruyendo iglesias y monasterios católicos y arrinconando la cultura gaélica en los extremos más inhóspitos de fachada occidental de la isla (la Gaeltacht, de la que hablaremos otro día). La destrucción, las masacres provocadas por el ejército cromwelliano, más las epidemias y el hambre resultantes, diezmaron en una década la población de origen céltico.

En la actualidad, esta comunidad protestante, heredera de las Plantaciones del siglo XVII, ha convertido el Ulster en su feudo, acostumbrada a leyes que le han garantizado la hegemonía y que han discriminado a la población original, católica: desde las Leyes Penales de 1695 que privaban a los católicos de los derechos al culto, a la educación, a la propiedad de la tierra y de animales y al desempeño de cargos públicos, hasta la legislación discriminatoria del Parlamento de Stormont que ha permitido configurar un miniestado unionista durante la mayor parte del siglo XX. La defensa de su situación privilegiada condujo a los unionistas a rechazar cualquier intento de modificar ese status quo. Los unionistas del Ulster se convirtieron en el principal enemigo del nacionalismo irlandés que se desarrollaba de forma imparable a lo largo del siglo XIX y, sobre todo, tras el frustrado alzamiento de Pascua de 1916.

Así, mientras protestantes angloirlandeses participaban del movimiento nacionalista irlandés, como el escritor William Butler Yeats recuperando y promocionando la cultura gaélica y la lengua irlandesa, o como Wolfe Tone, Emmet, O’Brien o la Condesa Markievicz encabezando sublevaciones como las ya citadas anteriormente de 1798, 1803, 1848 ó 1916, los protestantes del Ulster presentaban un comportamiento absolutamente diferente. ¿Por qué? Porque su identidad nacional no era irlandesa, sino profundamente británica.

De hecho, actualmente en Irlanda del Norte los analistas políticos rehuyen hablar de protestantes y católicos como actores del conflicto, prefiriendo utilizar expresiones como ‘comunidad unionista’ y ‘comunidad nacionalista’. Es la ideología política la que les conduce al enfrentamiento, no la fe. Sin embargo, tampoco podemos ignorar que los partidos unionistas sí que emplean la cuestión religiosa como fundamento de su opción política (y lo hacen en exceso). Sin ir más lejos, el líder del principal partido unionista, el DUP (Partido Demócrata Unionista), es el reverendo Ian Paisley, fundador también de una iglesia protestante (la Iglesia Libre Presbiteriana del Ulster) y famoso por su integrismo político y religioso (llegó a decir que el Papa Juan Pablo II era el Anticristo). Discursos como el de Paisley alientan la violencia sectaria y racista.

Esta entrada fue publicada en Historia de Irlanda, Política irlandesa. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Origen del conflicto (II): La especificidad del Ulster

  1. Silvia dijo:

    Hola.
    Quiero felicitarte por tu excelente blog sobre Irlanda. Muy interesante la parte política, y estupenda la musical. Voy a pasar tu blog a algunos amigos que también aman ese bello y cálido (a pesar del frío y la lluvia)país esmeralda. Mucho curro debe de llevar ser tan generoso en temas y tan específico en el desarrollo de cada uno de ellos.

    Un saludo,

    Nomadas

  2. Arantza Ruiz dijo:

    Hola. Me llamo Arantza Ruiz y soy periodista de Radio Euskadi( la radio pública vasca). Como sabéis ha comenzado aquí un proceso de paz después de muchos años de violencia. Por ello nos gustaría poder charlar con algún analista del conflicto norirlandés que nos de un poquito de luz. Si habla castellano, mejor aún. No sé si podéis darnos algún contacto. Gracias.

  3. JAY DANQUIST ARTEAGA dijo:

    Un saludo, exelente blog, soy hijo de un irlandes nacido en Belfast y de una vasca nacida en Donostia – Euskal Herria. Soy nacido en San Francisco – EE.UU. Tengo la experiencia de haber vivido los dos conflictos desde sus puntos mas algidos. Mis padres tuvieron que marcharse a vivir una cultura diferente,dejando atras Patrias,Familias y Amigos.El dialogo es la unica solucion para la supreracion de conflictos. Warmly…Jay.

  4. As a Protestant clergyman whose ancestors came from two of the three counties which were not, in fact, a part of the Ulster plantation, namely Antrim and Down, and one of whom was executed by the English for his role in Wolfe Tone’s rebellion, I think it’s important to add an important caveat. Only fifteen miles separate County Antrim and Galloway in Scotland, and migration between the two has gone on quite freely for centuries. The ancient kingdom of the Dal Riata spanned the North Channel and to this day the people of Ulster largely share a common genetic and often cultural identity with those of the southwestern Scottish Lowlands distinct from those of the rest of either Ireland or Ireland. The story of my ancestors in Ireland goes back millennia, and it is a distortion of the situation to present the Scots-Irish exclusively as foreign interlopers. I have Irish roots as deep as those of any Catholic in the Republic, and I am proud of them.

  5. I should say “distinct from those of the rest of either Ireland or Scotland.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s