‘Pascua de 1916’ (W. B. Yeats)

W. B. YeatsWilliam Butler Yeats, conmocionado por el sacrificio de los patriotas que protagonizaron el Levantamiento de Pascua de 1916 y dolido por la indiferencia de la sociedad irlandesa de su tiempo, escribe este poema para agitar conciencias y rendir homenaje a los rebeldes fusilados. Se pregunta si “fue inútil su muerte al fin y al cabo”, pero profetiza que ya nada volverá a ser como antes: todo ha cambiado con el sacrificio de Pearse, Connolly, MacBride o MacDonagh, a quienes cita expresamente. Las estrofas terminan con un verso que ha pasado a definir aquel acontecimiento histórico: “Una terrible belleza ha nacido”. Hermosa la entrega de los hijos de Irlanda por la libertad de su patria, terrible el dolor y la tragedia que se sucederán en forma de sucesivas guerras. Pero, como los granos de centeno germinaron en las tumbas de los rebeldes de 1798, el republicanismo irlandés va a crecer de forma imparable siguiendo el ejemplo de la rebelión de Pascua. Todo va a cambiar, como anuncia Yeats.

                PASCUA DE 1916
                (William Butler Yeats)

Con ellos me he cruzado al caer el día
cuando venían, la mirada intensa,
de algún escritorio o ventanilla
entre sombrías casas dieciochescas.
Con la cabeza los he saludado,
o con alguna amable frase hecha;
me he detenido otras veces un rato
a decir otra amable frase hecha,
y antes de terminarla he pensado,
en un escarnio o maledicencia
para dar gusto a alguien sentado
en el club, cerca de la chimenea,
seguro como estaba de que todos
en un país de bufones vivimos;
todo cambiado, cambiado del todo:
una terrible belleza ha nacido.

El día se pasaba esa mujer
ocupada en su buena voluntad
de ignorante; la noche, en perder
la voz por discutir y pelear.
¿Acaso existía voz más grata
que su voz cuando, bonita y joven,
en pos de los lebreles cabalgaba?
Dirigía una escuela este hombre,
jinete del caballo alado nuestro;
este otro, su ayudante y amigo,
entonces empezaba a mostrar genio,
podría haber adquirido prestigio,
su sensibilidad tal parecía,
tal el arrojo y la delicadeza
de sus ideas. A este veía
en sueños, jactancioso, sin maneras,
y borracho. Peor no pudo obrar
con personas a quienes quiero tanto,
pero en esta canción figurará,
y es que también él ha renunciado
a su papel en la incierta comedia;
él también ha cambiado y se ha visto
transformado de todas las maneras:
una terrible belleza ha nacido.

A lo largo de inviernos y veranos
un corazón con una idea fija
parece convertida por encanto
en piedra que agita las aguas vivas.
El caballo que por la senda corre,
el jinete, los pájaros de vuelo
errante atravesando nubarrones:
ellos cambian momento tras momento;
una sombra de nube en curso de agua,
de un momento a otro ha cambiado;
en la ribera un casco resbala,
y un caballo cae chapoteando;
va la zancuda focha a sumergirse,
a un macho llama una focha hembra;
ellos momento tras momento viven,
y sigue en medio de todo la piedra.

En piedra puede acabar convertido
un corazón de sacrificar tanto.
Ah, ¿cuándo se hartarán? Papel divino
es ese, el nuestro es ir musitando
nombre tras nombre, como una madre
el de su hijo, cuando al fin el sueño
se apodera de las extremidades
que estaban agitándose sin freno.
¿Y no es esto el anochecer acaso?
No, no, no es la noche; es la muerte;
¿Fue inútil esa muerte al fin y al cabo?
Porque Inglaterra su palabra puede
cumplir por todo lo dicho y hecho.
Conocemos el sueño de ellos; basta
con saber que soñaron y están muertos.
Pero ¿qué importa si un amor sin tasa
hasta la muerte los enajenó?
Todo esto voy yo a escribir en rima:
MacBride y MacDonagh, el profesor,
Pearse y Connolly, el sindicalista,
ahora mismo y en tiempos venideros,
dondequiera que el verde sea exhibido,
del todo habrán cambiado todos ellos:
una terrible belleza ha nacido.

[Versión rimada de Daniel Aguirre (W. B. Yeats, Antología Poética, editorial Lumen, 2005).]
[Texto original en inglés: pulsa aquí].

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Historia de Irlanda, Literatura. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a ‘Pascua de 1916’ (W. B. Yeats)

  1. Claudia de la Espriella dijo:

    Durante la lectura de ” El suewño del Celta2 he recordado mucho este poema. Ma parece que resume bien el sentimiento que tuvo Roger Casement ante el fracaso ocurrido en ese glorioso 1916.

  2. Pingback: “Una terrible belleza ha nacido”: W. B. Yeats y el Alzamiento de Pascua (1916) | "El mundo está lleno de libros preciosos que nadie lee."

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s