Homenaje a los héroes de 1916

Homenaje a los héroes del Levantamiento de Pascua de 1916

Fracasado el Levantamiento de Pascua de 1916, los siete firmantes de la Proclamación de la República Irlandesa fueron fusilados, junto a otros responsables de la rebelión, entre el 3 y el 12 de mayo, en la prisión dublinesa de Kilmainham. A las tres y media de la madrugada del 3 de mayo, fueron ejecutados Patrick Pearse, Thomas Clarke y Thomas MacDonagh. Al día siguiente fusilaron a Joe Plunkett y, junto a él, a Willie Pearse, Ned Daly y Michael O’Hanrahan. El día 5 ejecutaron a John MacBride. El día 8 llegó la hora de Eamonn Ceannt, Con Colbert, Michael Mallin y Sean Heuston. Al día siguiente Thomas Kent fue ejecutado en la prisión de Cork. El día 12, cerrando esta trágica lista, en Kilmainham fusilaron a Sean Mac Diarmada y a James Connolly, que tuvo que ser atado a una silla, pues, herido de gravedad, no podía mantenerse en pie. En aquellos días dramáticos, Plunkett y MacBride habían contraído matrimonio en prisión antes de morir, con Grace Gifford y Maud Gonne respectivamente. A pesar de que la rebelión frustrada no había llegado a conectar en aquel momento con la mayoría del país, la brutalidad de las ejecuciones sí que conmovió al pueblo irlandés, que pasó a asumir la lucha republicana, tal como quedó patente en las elecciones generales de diciembre de 1918 (donde el Sinn Féin cosechó el 70% de los votos en Irlanda) y en la posterior guerra por la independencia.

Hoy sus nombres se recuerdan, se honran en monumentos, en placas de calles, en nombres de estaciones… Como homenaje a ellos, escuchemos ‘The wind that shakes the barley’ (recordemos en otro post la historia de esta balada rebelde y la letra -en inglés- de Robert Dwyer Joyce).

.
‘The wind that shakes the barley’ (‘El viento que agita la cebada’)

[Traducción encontrada en el blog de Myriam]

.

Me senté en un verde valle con mi amor verdadero
y mi amante corazón luchaba por elegir entre el antiguo amor y el nuevo.
El antiguo era por ella, el nuevo me hizo pensar en mi amada Irlanda,
mientras, suave, el viento sopló a través del claro,
y estremeció la dorada cebada.

Fue difícil formular las tristes palabras
para romper los vínculos que nos unían.
Pero más difícil era soportar la vergüenza
de las cadenas extranjeras a nuestro alrededor.
Por eso dije: “Mañana temprano buscaré la hondonada de la montaña,
y me alistaré al grupo de valientes hombres,
mientras el viento sople suave valle abajo,
y agite la dorada cebada”.

Fue triste, cuando besé sus lágrimas,
sus brazos aferrándose me rodearon
cuando a mis oídos llegó zumbando el funesto disparo desde el bosque.
La bala atravesó el pecho de mi amada.
En la juventud de la vida truncada tan pronto,
y ahí abrazada sobre mi pecho murió,
mientras un viento suave remecía la cebada.

La llevé a un arroyo de la montaña
surcado de bellas flores de verano,
la dejé entre suaves y verdes ramas
alrededor de su pecho manchado de sangre.
Lloré y besé su cuerpo frío como el mármol
Luego corrí hacia el valle a descargar mi venganza contra el enemigo,
mientras, suave, el viento agitaba la cebada.

Fue sangre por sangre, sin remordimiento.
La llevé a Ourlat Hollow y deposité el cuerpo frío de mi verdadero amor,
donde mi cuerpo pronto la seguiría.
Alrededor de su tumba vuelvo abrumado y perdido,
al mediodía, en la noche y al amanecer
con el corazón roto siempre que escucho el viento que agita la cebada.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Historia de Irlanda, Música celta o irlandesa, Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Homenaje a los héroes de 1916

  1. Myriam dijo:

    ¡Que bonita manera de empezar el día!, con esta hermosa balada…La traducción del nombre aparece un tanto imprecisa en la cartelera: “El viento que mueve el pasto” me gusta más esta “El viento que agita la cebada”, por lo de agitar que corresponde a los esfuerzos de la lucha por la libertad, a través de los años. Y a la cebada que tú tan bien explicas en tu página citada.
    Te cuento que la acabo de ver 2 veces porque recién en Abril llegó a Chile por el cable.
    En cuanto al concepto de fracaso con que se identifica el Levantamiento de Pascua, me niego a aceptarlo, cuando fue la semilla que ha ido germinando hasta dar sus frutos hoy con los aires de paz en Irlanda, que ojalá ninguna peste ni helada la coarte.
    Gracias Chesús por tus esfuerzos.

  2. Andie dijo:

    Siento no haber podido leer esto antes, es precioso! Y la letra es realmente emocionante, muy conmovedora. Aun así, la historia que cuenta es un poquito triste, pero ya se presupone, al oírse en la película de Kenn Loach, ¿no? Bueno, Chesús, que muchas gracias por el detalle, y espero que te gustara mi interpretación de la canción. Hasta pronto.

  3. Chip Ahoy dijo:

    Aun recuerdo ese escalofrio que te recorre por dentro cuando visitas la carcel de Kilmainham…

  4. Antonio Rivero Taravillo dijo:

    Buscad por ahí la versión que canta Martin Carthy. En mi opinión es la mejor que existe de todas cuantas he oído. No sé si se podrá localizar por intenet su “The Wind that Shakes the Barley”.

  5. monicasturias dijo:

    preciosa balada, pero sigo prefiriendo la version que hace Sinnead O’connor de the foggy dew. Le pone un sentimiento increíble.
    ¿no os parece?

  6. Pingback: Hacia 2016: la visión de un artista dublinés « Innisfree

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s