Roger Casement (I): Un diplomático pro-derechos humanos

Aún no se había proclamado la República irlandesa, pero ésta ya contaba con un embajador: Roger Casement. Su vida parece una novela plagada de aventuras. Una vida entregada a su trabajo, primero como diplomático británico, denunciando los abusos coloniales en el Congo y en el Perú, y luego como conspirador republicano irlandés negociando el apoyo alemán para el Levantamiento de Pascua de 1916. Procesado como traidor al Imperio, fue condenado a morir en la horca, pero renació después en el alma de su pueblo una vez ganada la independencia. Recordemos hoy a Roger Casement (en irlandés: Ruairí Mac Easmainn).

Casement, nacido en Sandycove, cerca de Dublín, el 1 de septiembre de 1864, representa la pluralidad irlandesa, siendo hijo de padre protestante y de madre católica. Huérfano a los diez años, fue educado por sus parientes protestantes en el Ulster (histórica provincia septentrional de Irlanda, de mayoría protestante y probritánica). Pasó su juventud en el Congo, adonde llegó con diecinueve años. Allí conoció a personajes célebres como el explorador Henry Stanley (ya sabéis, el que dijo aquello de “Dr. Livingstone, supongo”) y al que más tarde sería el famoso escritor Joseph Conrad.

En África empezó su carrera diplomática, primero como funcionario de la Secretaría de Estado para las Colonias en Nigeria (1892) y luego como cónsul en Lourenço Marques (hoy Maputo, capital de Mozambique) (1895). Con el cambio de siglo regresó al Estado Libre del Congo, posesión personal del rey Leopoldo II de Bélgica. Allí Roger Casement realizó una intensa labor de denuncia ante el Foreign Office (Ministerio de Asuntos Exteriores del Reino Unido) de los malos tratos a que era sometida la población nativa y las catastróficas consecuencias del sistema de trabajos forzados. A instancia de Cámara de los Comunes, elaboró el Informe Casement sobre el Congo que se publicó en 1904 desatando un gran escándalo internacional contra la actuación del monarca belga que actuaba en realidad como un empresario privado sin escrúpulos. Gracias al Informe Casement y a la presión de la Asociación por la Reforma del Congo (Congo Reform Association) que promovió el propio diplomático entre bastidores, el Parlamento belga relevó al rey de la gestión del Congo, que pasó a ser administrado como territorio colonial belga.

En 1906 fue enviado a Pará y a Santos, en Brasil, alcanzando el cargo de cónsul general en Rio de Janeiro, desde donde desarrolló entre los indios Putumayo de Perú un trabajo similar al que había realizado en el Congo. Formó parte de una comisión de investigación sobre el sistema de trabajo esclavista que desarrollaba la empresa británica Peruvian Amazon Company, explotadora del caucho, controlada por los ‘reyes del caucho’ Julio César Arana y su hermano. Tras visitar la región, en 1911 Casement informó a Londres de los castigos que se infligían a los indios Putumayo, que eran tratados como esclavos. Después, dentro de su misión extraconsular de movilización, organizó la Sociedad Antiesclavista (Anti-Slavery Society). Su informe sirvió para que las autoridades peruanas emprendieran acusaciones de asesinato contra algunos implicados, sin embargo el propio Arana nunca fue perseguido, al contrario realizó una carrera política y llegó a ser senador.

Casement escribió ampliamente sobre aquellos acontecimientos. Su intención era que sus diarios fueran consultados para conocer la realidad tanto del Congo como de los indios Putumayo en Perú.

(Continuará)

Esta entrada fue publicada en Historia de Irlanda, Rebeldes irlandeses. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Roger Casement (I): Un diplomático pro-derechos humanos

  1. 39escalones dijo:

    Fenomenal, una memoria a recuperar. Para que no pensemos que todos los exploradores y colonizadores eran iguales, me permito aportar un nombre, el del francoitaliano Pierre Savorgnan di Brazza, más que nada por comparar su manera de introducirse en el Congo (el antiguo Congo francés, hoy Congo -capital Brazzaville- y Gabón) con la brutalidad belga.
    Esperamos el siguiente capítulo.
    Un abrazo

  2. Interesantísimo post el de hoy, no sabía sus andaduras por Nigeria, Mozambique… excelente, quiero más!!!!

    Saludos,
    Luis Tolkien

    Descubre Irlanda
    http://descubreirlanda.blogspot.com/

  3. Myriam dijo:

    Interesante personaje, interesante historia que viene a completar la idea que de él tenía, como patriota del Movimiento de 1916.
    Vale destacar que al no ser militar, no fue fusilado, sino como civil, condenado a la horca, por traición a Inglaterra. Dice la Historia que murió con gran dignidad.

  4. nayed dijo:

    Vivo rn putumayo, investigando sobre la casa Arana descubro su nombre y me cautiva su comprometida defenda a loa indigenas explotados, leo su biografia y la histroa y colonizacion de el Congo y se que fue un gran defensor de los explotados congoleses….es un valor para la humanidad, es inspirador. agradezco mas comentarios.

  5. Pingback: Vargas Llosa ultima ‘El sueño del celta’ « Innisfree

  6. rafael saavedra dijo:

    Después de muchos años estoy volviendo a releer estas estresantes notas, por indignantes y macabras; aunque nunca he coincidido, plenamente, con el informe sobre el Putumayo, (Libro Rojo) por lo afectado y símil al que nos ocupa; en ese caso me parece que se dejó influenciar por la campaña colombiana para recuperar territorios en disputa, que los venía perdiendo; la defensa de los nativos, se convirtió en el mejor motivo para conseguir sus propósitos. Vale

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s