Memoria y presente del Levantamiento de Pascua de 1916

[Mi último artículo publicado en el número de abril de 2009 del diario hibernoargentino ‘The Southern Cross’].

Memoria y presente del Levantamiento de Pascua de 1916

Chesús Yuste

En Irlanda abril nos remite al Levantamiento de Pascua de 1916, una rebelión fallida que, sin embargo, marca el inicio de la Irlanda contemporánea. Irlanda fue la primera colonia inglesa y, tras setecientos años de ocupación, no estaba dispuesta a ser la última en descolonizarse. Así, mientras el ejército británico se encontraba enfrascado en la I Guerra Mundial, el Lunes de Pascua, 24 de abril de 1916, las milicias nacionalistas irlandesas (el Ejército Ciudadano y los Voluntarios Irlandeses, rebautizados como Ejército Republicano Irlandés, IRA) ocuparon la Oficina Central de Correos, considerado uno de los símbolos del poder inglés en Dublín. Siete hombres, Patrick Pearse, James Connolly, Thomas Clarke, Seán Mac Diarmada, Joseph Plunkett, Eamonn Ceannt y Thomas McDonagh, constituidos en Gobierno Provisional, proclamaron la República Irlandesa. Y un argentino hijo de irlandeses, Eamon Bulfin, tuvo el honor de izar la bandera republicana de Irlanda en el edificio de Correos, sobre el cielo de Dublín.

Aquella rebelión estaba condenada al fracaso, concebida como un acto romántico sin la preparación precisa y sin el imprescindible respaldo popular. Fue la última insurrección fallida de una larga lista que recorre siglo tras siglo la historia irlandesa. Sin embargo, todo va a cambiar, como escribió el poeta W. B. Yeats (“Una terrible belleza ha nacido”). A la sublevación, Londres respondió con la ejecución de los líderes republicanos y con una ola de represión tan violenta que obtuvo un efecto no deseado: la mayoría social, que hasta entonces no respaldaba la vía revolucionaria, comenzó a simpatizar con el Sinn Féin, el movimiento político nacionalista irlandés. Y, en las elecciones generales británicas de diciembre de 1918, las urnas dieron a los nacionalistas en Irlanda una contundente mayoría con el 70% de los votos. Los diputados del Sinn Féin rehusaron ocupar sus escaños en Westminster y, en claro desafío, se constituyeron en Dublín en la primera Dáil Éireann (asamblea irlandesa).

La represión abrió entonces el camino de la Guerra de Independencia, que terminaría en 1921 con el Tratado angloirlandés que consagró la partición de la isla en dos: un Estado Libre (formado por los 26 condados del Sur) y una provincia británica en los 6 condados del Norte. Aquí se encuentra el origen del conflicto norirlandés que conocemos en la actualidad. El Estado Libre, que nació en medio de una guerra civil entre nacionalistas, enfrentando trágicamente a defensores y detractores del Tratado, de hecho irá consolidando el camino hacia la independencia, rompiendo paulatinamente lazos con Londres hasta la definitiva constitución de la República en 1948. Por eso, la República irlandesa de hoy se considera heredera de aquellos rebeldes de 1916, a quienes se honra en calles, estaciones, monumentos…

En 2006, tras varias décadas de interrupción, se recuperó el desfile militar por el centro de Dublín, en conmemoración del 90º aniversario del Levantamiento de Pascua, con la participación de las primeras autoridades de la República de Irlanda. Durante los años del conflicto norirlandés no sólo se había olvidado la celebración oficial, sino que se llegaron a prohibir los actos convocados por organizaciones republicanas para evitar que cualquier homenaje a los héroes de 1916 pudiera ser considerado por Londres como una apología de la violencia del IRA. Ahora, con el proceso de paz en el Norte, ya no hay ninguna justificación y, además, la irrupción del Sinn Féin como fuerza relevante en el Sur ha obligado al gubernamental Fianna Fáil a recuperar sus señas de identidad republicanas para disputarle al partido de Gerry Adams el electorado más nacionalista. Y en el horizonte, el centenario en 2016. ¿Estaremos más cerca de la unidad irlandesa?

Anuncios
Esta entrada fue publicada en 1916, Historia de Irlanda, Política irlandesa. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Memoria y presente del Levantamiento de Pascua de 1916

  1. Excelente artículo como siempre Chesús. Como casi todas las revoluciones, suelen salir mal, pero siembran el caldo de cultivo para un movimiento aún mayor, véase como ejemplo también el alzamiento del 2 de Mayo 1808 contra las tropas francesas de Napoleón.

    Cordiales saludo,

    Luis
    http://vivelempereur.blogspot.com/

  2. Alien dijo:

    Una vez más ,felicitarte por tu artículo,que a buen seguro gustará en el periódico,y de paso agradecerte el enlace.
    Eskerrik asko!

  3. Blue dijo:

    Hola. He enlazado este blog con el mío de Loreena McKennitt en tu entrada sobre la noche de Samain. Este es el link http://the-mystic-dream.blogspot.com/
    Un saludo y felicidades por el blog

  4. Hugo dijo:

    Se te olvidó un nombre importante Roger Casement, ilustre patriota irlandes que lucho mucho para la revolución Irlandesa, martir ahorcado por tridor al imperio britanico en Londres el 3 de Agosto de 1916.
    Consultar -“El sueño del Celta” de Mario Vargas Llosa.
    Un saludo cordial.

  5. mari carmen dijo:

    el último libro que he leido se titula Demasiado amor y trata del levantamiento del 1916, un libro realmente hermoso y muy emotivo. Su autora Cathy Cash Spellman. Lo recomiendo para leer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s