Una campaña irlandesa mirando a Bruselas y al FMI

A pesar de que se espera un descalabro electoral del gobernante Fianna Fáil (FF) y la victoria del principal partido opositor, el conservador Fine Gael (FG), los expertos no prevén grandes cambios en la política del futuro gobierno, incluso si en éste entra el Partido Laborista.

El principal eje de la campaña electoral irlandesa está siendo la promesa de renegociar las condiciones del rescate financiero con la Unión Europea y el FMI. Todos los partidos están asegurando que modificarán lo acordado (especialmente en la tasa de interés) para devolver los 85 millones de euros que los organismos internacionales prestaron a Irlanda para que lanzase un salvavidas al sistema bancario. Los partidos aseguran que aún hay esperanza para recuperar poder de decisión, sobre todo para mantener el impuesto de sociedades en el 12,5%, el nivel más bajo de la zona euro. De todos modos, el comisario de Economía de la Unión Europea, el finlandés Olli Rehn, advirtió esta semana de que, aunque se puedan cambiar algunas condiciones, llegue quien llegue al Gobierno Irlanda “no podrá adoptar ninguna decisión de manera unilateral”. Precisamente algunos han denunciado la intervención de Dublín por parte de Bruselas con este cartel irónico [véase aquí al lado] donde el comisario europeo Olli Rehn aparece como candidato a Taoiseach común de los partidos que aprobaron el rescate del BCE y del FMI (Fianna Fáil-Fine Gael-Labour-Verde).

En los últimos días, la mayor confrontación se está escenificando entre Fine Gael y el Partido Laborista, quienes, con un Fianna Fáil totalmente desgastado, se están centrando en atacarse mutuamente. A pesar de que reconocen que en caso de que formen coalición su relación no será nada tensa, sus programas para hacer frente a la crisis difieren en ciertas partes esenciales. Por ejemplo, todas las medidas de Fine Gael van dirigidas a atajar el déficit recortando gasto e intentando no subir impuestos (aunque sí propone subir el impuesto del agua e incrementar las tasas educativas, por ejemplo), mientras que los laboristas plantean renegociar las condiciones del rescate para no tener que reducir el déficit de manera tan drástica, no meter tanta tijera en el gasto e incrementar algunos impuestos de manera progresiva.

Además de en lo económico, los posibles socios de coalición también difieren en la legislación sobre el aborto, otro tema que, aunque a menor escala, también ha salido a debate después de que el pasado mes de diciembre el Tribunal Europeo de Derechos Humanos condenara a la República de Irlanda por haber prohibido abortar a una mujer cuya vida corría peligro. En un país de fuerte tradición católica, la mayoría de los partidos irlandeses, con Fine Gael a su cabeza, rechazan modificar la restrictiva ley actual (que permite el aborto sólo en caso de tres enfermedades), a diferencia del Partido Laborista, el cual plantea ampliar las situaciones en las que puedan practicarse abortos.

Plantar cara a la UE y al FMI

Por su parte, en solitario, el Sinn Féin aboga por “plantar cara” a la Unión Europea (UE) y al Fondo Monetario Internacional (FMI) e ignorar las condiciones impuestas en el rescate financiero a Irlanda. Esa fue la promesa de Gerry Adams, si el partido republicano llega a formar parte del Gobierno de Dublín tras las elecciones generales de este viernes, dejando entrever que la opción de declarar una suspensión de pagos es real.

En declaraciones a la Radiotelevisión irlandesa (RTÉ), el presidente del SF rechazó las advertencias de Bruselas y de la mayoría de los partidos políticos irlandeses y aseguró que no habrá “consecuencias graves” si Irlanda rompe con los términos de un rescate valorado en 85.000 millones de euros.

“Tenemos que plantar cara a la UE y el FMI, nos respetarán más si les plantamos cara”, dijo Adams, que insistió en que la economía nacional avanza hacia el precipicio y que es necesario “tomar decisiones duras”, como, quizá, la suspensión de pagos, incluso si ello provoca una crisis de la moneda única en la UE y el Banco Central Europeo (BCE) cierra el grifo de préstamos a Irlanda. “Nos irá mejor abordando este asunto en nuestros propios términos, protegiendo nuestros intereses, actuando por nuestro bien común en lugar de estar inmersos en una crisis que se acerca y que se llevará a todos por delante”, arguyó Adams, apuntándose al modelo islandés, que ha abandonado la recesión sin haber destinado el dinero público a salvar el sistema financiero.

Esta entrada fue publicada en Política irlandesa. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Una campaña irlandesa mirando a Bruselas y al FMI

  1. Asun Troyas dijo:

    En política economica creo que Adams patina.
    Una cosa es destinar el dinero público a rescatar al sistema finaciero privado y otra es decir NO a la UE. Si el SF entrara en el gobierno y se encuentra sin un euro en la caja, sin poder pedir un crédito ¿de que modo hará política social?
    Creo que es mas realista la opción de los laboristas. La cuestión, para mí, es quien lleva el peso de la deuda los débiles, o repartir , que pagen mas los fuerte.
    Irlanda fuera de CEE? seria una locura volverian al aislamiento en el que les mantenia el Reino Unido.
    Muchas gracias Yuste es una gozada seguir la campaña sin saber inglés.

  2. opinionista dijo:

    No es tan así, aunque es fácil interpretarlo de esa manera. A Islandia ya intentaron acojonarla con el aislamiento, pero la UE (ni el FMI) ya no le mete miedo a nadie (sólo al que se deja asustar), otra cosa es que a quienes gobiernen en Grecia o Irlanda les convengan esas medidas. A China le importa un picopato si están dentro o fuera de la UE, y el mundo árabe va a ganar mucha independencia de occidente, y yo entiendo que Adams tampoco dice que sea necesario salir de la UE, sólo plantarle cara. Yo desde luego no veo ninguna cosa descabellada en salir de la UE, tanto si lo usan como baza negociativa como si lo dicen en serio. La UE tiene una crisis muy seria de proyecto y de pilotos, y cada uno va a lo suyo, como Alemania es quien tiene más peso son los gobernantes alemanes los que se están cargando la misma UE, y la verdad, mirando el currículum histórico de ese estado llamado Alemania desde que existe (1870, más o menos), la verdad que no han hecho más que cagarla con más ahínco cada vez. Así que un par de correctivos en esta línea (Islandia está perfectamente, y nadie duda que estaría muy mal de haber seguido las instrucciones del FMI y la UE) igual son buenos, para todos.

    El Sinn Fein precisamente, está haciendo una labor de gobierno de primer orden en el Ulster, incluyendo el campo económico.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s