Mi bautismo mejillonero en Negra y Criminal

Chesús Yuste, en Negra y CriminalBajo mis pies una rejilla permitía ver el sótano, en el que una silueta de tiza señalaba dónde se había hallado el cuerpo. Parecía un piso viejo de la Barceloneta, donde alguien se había tomado demasiadas molestias para que los libros que poblaban armarios y mesas pudieran hacernos creer que nos encontrábamos ante una simple librería, pero nada más lejos de la realidad. Aquel local era un peligroso foco del crimen… literario. Desde aquí, la pérfida mente del capo Camarasa dirige la mayor red negrocriminal de Barcelona y su entorno.

Chesús Yuste, en Negra y Criminal

Camarasa, Zanón y Yuste, el trío criminal

Ya tenía ganas de llegar aquí, por donde han pasado los mayores criminales literarios del momento (desde James Ellroy o Dennis Lehane hasta Donna Leon, Petros Márkaris o Ian Rankin, pasando por Asa Larson, Arnaldur Indridason y Camilla Lackberg). Como ellos, me enfundé la camiseta (negra, obviamente) de tan selecta banda y seguí el ritual de acceso: primero, posado en la puerta, y después, ya dentro, ante la bandera negra y criminal que preside la caja. Pronto el local se llenó de cómplices, presuntos implicados que adquirían un misterioso libro verde de nombre evocador (La mirada del bosque), mientras empezaban a circular bandejas con chatos de vino y mejillones (el tradicional menú de los sábados, aunque en esta ocasión, en honor al toque irlandés de la novela invitada, cocidos en cerveza Guinness, la cerveza negra por excelencia). De fondo, las imágenes de El hombre tranquilode John Ford en la pantalla de la tele y la mejor selección de música tradicional irlandesa como suave acompañamiento musical.

Chesús Yuste, en Negra y CriminalEl azar quiso que el designado para presentar mi novela, el escritor Carlos Zanón, fuera también un enamorado de Irlanda, de los que temió verse defraudado en su primer viaje, pero no fue así. Es un país que no defrauda. Y el libro tampoco le defraudó, lo que es de agradecer cuando uno recibe el encargo de presentar la obra de un desconocido.

Muy bien arropado por los libreros Paco Camarasa y Montse Clavé, disfruté de una mañana estupenda. Un día soleado, el local lleno (y eso que la manifestación contra los recortes presupuestarios había colapsado el centro), éxito de crítica y público… ¿qué más se puede pedir? Hasta una rondalla de música y poesía desfiló por la calle de la Sal llenándola de color y sonido justo antes de la presentación.

Así que expresé mi deseo de escribir pronto otro libro para poder regresar el año que viene al lugar del crimen, esto es, a la Librería Negra y Criminal. Un lugar entrañable, donde pude conocer “personalmente en persona”, como diría Camilleri, a algunos amigos de Innisfree, como Trini, Anna (Galaena), Montse o el cineasta Oriol Cortacans, y también a otros muchos nuevos lectores de todos los acentos (italiano, argentino, catalán y hasta aragonés de Bronchales y de Zaragoza). A todos ellos pude dedicar La mirada del bosque con el ya clásico bolígrafo de tinta verde. Y mi mente criminal comienza ya a imaginar nuevos crímenes para una nueva novela.

[Más fotos en el álbum de esta presentación en Flickr.]

[Por cierto, no tengo más fotos: ¿algún asistente hizo algunas del acto? Porfa.😉 ]

Esta entrada fue publicada en La mirada del bosque, Literatura. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s