Obama y la Reina impulsan el turismo en Irlanda

Después de que el presidente Barack Obama pusiera en el mapa a Moneygall tras beberse una cerveza Guinness en la pequeña localidad irlandesa donde vivieron sus ancestros, los residentes del lugar recibieron autobuses llenos de turistas durante semanas. “Aún estamos emocionados”, dijo la vecina de Moneygall Marian Healy, cuyo hijo Henry dio la bienvenida en el pueblo a su primo lejano Barack durante el viaje que el mandatario estadounidense hizo a Irlanda en mayo. “Ha habido un autobús lleno de turistas japoneses esta mañana y también hubo uno de estadounidenses antes, buscando a Henry para tomarse una fotografía con ellos”, afirmó Healy hace unas semanas.

Ahora, dueños de restaurantes, agentes hoteleros y operadores turísticos de todo el país desean contar con un “efecto Moneygall” propio. El motivador viaje de Obama, además de la histórica visita de la Reina Isabel apenas unos días antes, dieron un muy necesario empuje al turismo irlandés después de que tres años de recesión hicieran que los ingresos y visitantes cayeran a un tercio de sus niveles previos.

Tras la cifra récord de 1.200 periodistas extranjeros cubriendo la primera visita de la monarca británica a Irlanda desde 1912, antes de la independencia, los titulares de la prensa internacional han dado un inusual giro positivo, una pausa tras la serie de malas noticias económicas que culminó en el rescate de Irlanda por parte del FMI y la UE a fines del año pasado.

El renovado interés por un país famoso por sus hermosas costas y su rica historia literaria parece estar funcionando. Las búsquedas en internet por parte de potenciales visitantes a Irlanda sobre algunos sitios turísticos incluidos en el itinerario real se dispararon casi un 200 por ciento, según Hotels.com, un importante proveedor internacional de plazas hoteleras. El sitio web dijo que las búsquedas de turistas del Reino Unido sobre el condado de Tipperary, donde la reina visitó Rock of Cashel – un monumento medieval que atrae a miles de turistas al año – casi triplicaron las cifras de hace un año. Mientras, las búsquedas sobre Cork por parte de turistas estadounidenses -la última parada del viaje de cuatro días de la Reina- se duplicaron. El interés también dio un salto a nivel local, donde un 225 por ciento más de turistas irlandeses pensaron en visitar Kildare, donde la Reina pasó una tarde en el corazón del hippismo irlandés.

Dado que la agencia Tourism Ireland (Turismo de Irlanda) aumentó en mayo su presupuesto en publicidad en un 35 por ciento en comparación con hace un año, los funcionarios dicen estar listos para capitalizar la difusión. “Si estuviéramos en una situación normal, diría que es encantador haber tenido a la Reina aquí y a uno siempre le alegra recibir al presidente de Estados Unidos, pero tendrá un impacto marginal sobre el turismo”, dijo a Reuters Eamon McKeon, director ejecutivo de la Confederación Irlandesa de la Industria del Turismo (ITIC, por sus siglas en inglés). “Pero pienso que, como ocurrió tras seis meses de noticias horribles todos los días, es mucho más importante. Está en nosotros extender la publicidad durante meses y sacarle todo el provecho a la buena voluntad”, dijo McKeon.

Industria clave para empleo
El nuevo Gobierno de Irlanda cuenta con la recuperación de la industria del turismo, y para ello en mayo propuso un modesto paquete de medidas para revitalizar un sector que genera numerosos puestos de trabajo. Dublín acordó las medidas -que incluyen un recorte temporal del impuesto a las ventas en restaurantes y hoteles, un alivio a las restricciones de visas y dejar sin efecto el tributo al turismo- con sus acreedores en el FMI y la Unión Europea, partiendo de la base de que no desviaría los esfuerzos por bajar el déficit presupuestario. ITIC predice que estas medidas, junto al incremento en publicidad y a la recuperación de algo de la competitividad perdida en la crisis de la economía del “Tigre Celta”, van a lograr que la industria regrese a un alza en ganancias y en turistas de entre el 4 y el 6 por ciento este año. McKeon dijo que un crecimiento del 10 por ciento en 2012 y un aumento del 6 por ciento anual permitirían que la industria alcance su nivel máximo de 2007, cuando el país recibió a 7,7 millones de turistas.

Aunque la recuperación económica estará liderada por las exportaciones y una esperada recuperación en el gasto de los consumidores, los economistas dicen que un repunte en el turismo ayudaría a disminuir la tasa de desempleo de Irlanda de 14,6 por ciento, la segunda más alta de la zona euro. “No traerá una enorme cantidad de dinero a la economía a nivel nacional y, por ejemplo, no hará mucho por solucionar el déficit presupuestario, pero sí repercutirá en las industrias que más sufren”, dijo Ronnie O’Toole, economista jefe del Banco Nacional de Irlanda.

Fuente: Informador.com.mx.

Esta entrada fue publicada en Turismo de Irlanda. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s