Rebrote de la violencia en Belfast Este

Cuando llega el verano, el Norte de Irlanda suele caldearse demasiado al calor de las marchas orangistas que pretenden atravesar barrios católicos para afirmar la supremacía protestante, provocando así la indignación de la comunidad nacionalista. La fecha clave es el Doce de Julio (aniversario de la batalla del Boyne de 1690). Pero este año la mecha ha prendido con bastante antelación y con una virulencia que creíamos ya olvidada. El pasado lunes por la noche varios enmascarados, presuntos miembros de la Fuerza de Voluntarios del Ulster (UVF), grupo paramilitar lealista, atacaron viviendas católicas en Short Strand (enclave nacionalista en Belfast Este, un distrito de mayoría unionista), lo que provocó una primera y grave trifulca entre jóvenes de ambas comunidades. 24 horas después, los enfrentamientos continuaron, y sus protagonistas actuaron ajenos al hecho de que la policía hubiera reforzado su presencia en la zona con tanquetas y vehículos provistos de cañones de agua.

El fotógrafo norirlandés Niall Carson, de la agencia de noticias Press Association, recibió, la noche del martes, el impacto de una bala en la pierna derecha durante la segunda jornada consecutiva de violentos disturbios sectarios. La policía acusó ayer a disidentes republicanos de efectuar los disparos. La presencia de activistas escindidos del Ejército Republicano Irlandés (IRA) en el foco de las refriegas, en la zona residencial de Short Strand, amenaza con prolongar la violencia, que podría también extenderse a otras áreas del Norte de Irlanda. Los periodistas rara vez han figurado como objetivo de los paramilitares, por lo que el subjefe del Servicio de Policía de Irlanda del Norte (PSNI), Alistair Finlay, baraja la posibilidad de que los disparos fueran dirigidos en realidad contra sus propios agentes.

Las fuerzas de seguridad dispararon 66 balas de plástico, al tiempo que recibían lluvias de ladrillos, vidrios, piedras, cócteles molotov y fuegos artificiales lanzados desde ambos lados del muro físico que separa el enclave católico de los barrios protestantes. Entre los heridos registrados en lo que va de semana, tres recibieron impactos de balas y otras dos personas sufrieron quemaduras. De momento, la policía solo ha detenido a una joven de 20 años en posesión de un arma de fuego, aunque no se descartan más arrestos en los próximos días.
El descontento de los unionistas más radicales

El Primer Ministro Peter Robinson (DUP) se prestó ayer a mediar con los paramilitares protestantes para calmar la creciente tensión y evitar nuevas represalias. Robinson ya intervino en las negociaciones con el UVF que condujeron al decomiso de las armas lealistas en 2009. Esta vez, el jefe del Gobierno autonómico intenta ofrecer respuesta a los agravios que denuncia un sector muy minoritario de la comunidad protestante que se siente marginado del proceso de paz y de la actividad democrática.

En el trasfondo del rebrote de la violencia a cargo de la UVF puede encontrarse la crisis que atraviesa su brazo político, el Partido Progresista Unionista (PUP), que ha perdido su representación en la Asamblea de Stormont en las últimas elecciones. Tras el duro golpe que sufrió con la muerte de su líder carismático, el ex preso lealista David Ervine (calificado como «el Gerry Adams protestante» por su compromiso con el proceso de paz), y la sucesiva dimisión de sus sucesores, Dawn Purvis y Brian Ervine, por el desacuerdo ante la continuidad de la violencia por parte del sector más duro de la UVF, los ataques del lunes podrían confirmar que los violentos habrían ganado el pulso dentro de ese movimiento político unionista de clase obrera.

La violencia de los últimos días parece originarse en el sentimiento entre los grupos radicales unionistas de que los líderes de sus partidos los han abandonado a su suerte. Se da la paradoja de que ha sido precisamente el Sinn Féin, su tradicional enemigo, quien ha defendido los intereses de la clase trabajadora protestante, vivero de la UVF, en algunos asuntos relacionados con la educación ante el poco interés del principal partido unionista.

Reacción del gobierno de Stormont
Entre las primeras iniciativas tras los disturbios, el Primer Ministro Peter Robinson y el Viceprimer Ministro, el dirigente de Sinn Féin Martin McGuinness, encargaron ayer a un funcionario especializado que estudie la situación política y social en la zona conflictiva y aporte una serie de recomendaciones sobre cómo resolver los problemas que han desatado los peores disturbios que se registran en el este de Belfast desde hace una década.

Por su parte, el Sinn Féin, antiguo brazo político del inactivo IRA, aseguró anoche que los grupos disidentes republicanos, opuestos a su estrategia de diálogo, no tienen recursos para mantener una campaña armada en Irlanda del Norte capaz de desestabilizar el proceso de paz. “Un individuo con una pistola o una bomba pude causar un enorme daño, pero no pueden tener éxito porque la gente les rechaza”, declaró Gerry Kelly, dirigente del Sinn Féin y ex miembro del IRA, en relación con los disparos contra el fotógrafo de prensa.

Durante la segunda noche de disturbios en Belfast, entre 350 y 400 personas -inicialmente se llegó a calcular la participación de unas 700- se enfrentaron con cócteles molotov, ladrillos y elementos pirotécnicos, y la Policía utilizó pelotas de goma y cañones de agua para dispersar a la multitud

El esfuerzo de interposición de la gente del Sinn Féin
La gravedad de los enfrentamientos, los peores en más de diez años, ha obligado a los políticos a tomar cartas en el asunto y entablar conversaciones con los líderes comunitarios de esta barriada de Belfast para frenar la violencia sectaria. Sus esfuerzos, de momento, han dado sus frutos, como demuestra que la pasada madrugada no se registraron incidentes serios, a pesar de que en el Short Strand volvieron a concentrarse multitud de jóvenes dispuestos a dar batalla. “Hemos hablado con los jóvenes, ha habido encuentros, se han repartido folletos explicativos elaborados por los residentes recordando que no quieren volver a la violencia del pasado”, explicó Kelly.

Por si acaso, un grupo de miembros del Sinn Féin, encabezados por el propio Gerry Kelly, permaneció en la zona hasta bien pasada la medianoche. Solo en un par de ocasiones, jóvenes nacionalistas armados con palos y botes de pintura trataron de atacar a los furgones blindados de la PSNI que les separaban del bando protestante, acciones que no volvieron a repetirse tras la intervención del Sinn Féin.

Al otro lado de la barricada policial, un número de protestantes muy superior al de católicos estaba también vigilado por individuos vestidos con chalecos reflectores, personas probablemente vinculadas a la UVF. La PSNI, no obstante, no ha determinado aún si los disturbios son obra de individuos aislados o su organización cuenta, por contra, con la aprobación de la dirección de la UVF, grupo que abandonó hace dos años la lucha armada y decomisó todos sus arsenales.

Potencial riesgo de un asesinato
La Policía norirlandesa, por su parte, advirtió de que la violencia registrada durante los últimas noches y que ha enfrentado a unionistas y nacionalistas podría aumentar en los próximos días, hasta que el punto que hay un “riesgo potencial” de que fallezca alguna persona.

Para el adjunto a la jefatura de la Policía de Irlanda del Norte, Alistair Finlay, “existe un riesgo potencial de que alguien sea asesinado por el nivel de violencia”. “Necesitamos tener la cabeza fría”, ha reclamado, en declaraciones a los periodistas. Asimismo, ha lamentado los “titulares equivocados” sobre Irlanda del Norte que han copado gran parte de los medios internacionales y que han eclipsado la llegada al aeropuerto de Belfast del golfista Rory McIlroy, que aterrizó ayer por la noche tras ganar el Open de Estados Unidos.

[Fuentes: EFE, Ideal, Diario Montañés, Público…]

[Podéis ver abundantes fotos y vídeos de los disturbios en el blog del Norte de Irlanda.]

Esta entrada fue publicada en Conflicto de Irlanda del Norte, Proceso de paz. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Rebrote de la violencia en Belfast Este

  1. Alias dijo:

    Por desgracia esta vez los incidentes tienen componentes más serios, la UVF (al menos la brigada de East Belfast) da señales preocupantes, hace días los dos murales militaristas, ahora estos disturbios, lo de Bobby Moffett en Shankill, los disturbios de Rathcoole, etc… por medio las investigaciones del HET (equipo de invstigaciones históricas).
    Y desde luego la marginación, la crísis, la falta de reflejo político del lealismo (el PUP anda cada día peor) y los pocos beneficios de este sector tras el Proceso… no se yo, veremos este verano como se desarrolla.

    Lo “curioso” es que los mismos que organizaron la refriega el lunes, hoy son acusados de calmar las tensiones en las zonas lealistas a cambio de ciertas prevendas económicas en las conversaciones del miercoles… el Norte y su siempre laberíntico paisaje.

    Un saludo Chesús y gracias por el enlace!.

  2. Errigal dijo:

    Me parece muy positivo que personas que han optado por rechazar la violencia se “mojen” en la calle con los violentos para evitar que la cosa vaya a mayores y lo haya en las dos comunidades.
    Espero que ambos cuenten con el apoyo de la mayoría de los ciudadanos para ser respetados, por lo que leo me parece que se están jugando el tipo. Ojala tengan éxito.
    De todas formas, me parece a mi que esto de las marchas orangistas se lo debían plantear un poco a estas alturas, pero bueno, supongo que hace falta mucho tiempo para que cicatricen todas las heridas de tanto tiempo.
    La pena es que no se hagan eco los medios de comunicación internacionales de las muchas experiencias de convivencia de las dos comunidades que seguro que se están produciendo en Irlanda del Norte y sin embargo con esto enseguida se amplifique.
    ¿Conoces tú experiencias de avance en la convivencia Chesús?
    Saludos.

    • Se van produciendo muchas noticias positivas, que tienen carácter histórico: ex presos republicanos y lealistas, antiguos enemigos, que trabajan juntos para eliminar tensiones en las marchas orangistas, por ejemplo; o la donación de la GAA (deportes gaélicos, o sea, nacionalistas) en favor de la reconstrucción de una iglesia anglicana; o la presencia de republicanos en funerales protestantes y de unionistas en funerales católicos… Hay muchos casos de los que suelo dar información en este blog. Ciertamente las buenas noticias no parecen ser noticias para la prensa convencional, pero son las más interesantes para mí y espero que también para los lectores de Innisfree.

      • Errigal dijo:

        Tienes razón Chesus, yo también creo que son las más interesantes, sigue haciéndote eco de ellas. Seguiré atento a tu Blog.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s