El Dublín de Ernest T. S. Walton (Nobel de Física 1951)

¡Qué casualidad! Documentándome para mi próxima novela hace unas semanas estuve leyendo sobre el único irlandés Premio Nobel en el campo de las ciencias: Ernest Walton, Nobel de Física en 1951 por sus trabajos sobre la transmutación de los núcleos atómicos mediante partículas aceleradas artificialmente. Hablando en plata, fue el primer hombre que desintegró un átomo, en la Universidad de Cambridge en los años 30. Pues bien, acabo de descubrir en un blog científico de Zaragoza que Javier Galeano está recorriendo las ciudades europeas tras las huellas de sus grandes científicos. El 5 de agosto ha blogueado sobre el Dublín de Walton. Disfrutémoslo:

El Trinity College of Dublin es la universidad más antigua de Irlanda, y probablemente la más famosa. Muchos de los grandes personajes irlandeses acudieron a sus aulas: Jonathan Swift, el autor de ‘Los viajes de Gulliver’; el escritor y premio Nobel de literatura Samuel Beckett; el matemático William Rowan Hamilton; el escritor Oscar Wilde; o la propia presidenta de Irlanda, Mary McAleese. Pero el viajero está interesado en un premio Nobel de Física, que está muy ligado a esta universidad: Ernest Thomas Sinton Walton

El viajero observa la gran cola para ver uno de los tesoros que guarda la biblioteca de esta universidad y que no quiere perderse: ‘The Book of Kells’ o, en irlandés, ‘Leabhar Cheanannais’. El libro es considerado por los expertos como la pieza fundamental del cristianismo celta. Es un manuscrito ilustrado, escrito en latín, con motivos ornamentales. El libro contiene los cuatro Evangelios del Nuevo Testamento, y fue realizado por monjes celtas hacia el año 800 en Kells, un pueblo de Irlanda. Después de ver una pequeña exposición sobre las ilustraciones y ver el propio libro, siempre entre la aglomeración de un montón de turistas, el viajero sube unas escaleras para llegar a la ‘long room’ de la biblioteca del Trinity.

El viajero no puede dejar de pensar que le gustaría hacer una foto de esta maravillosa sala, pero no está permitido hacer fotografías. Allí, entre los bustos de los grandes hombres que estudiaron en la universidad dublinesa, o los que inspiraron sus conocimientos, entre esqueletos de gigantes. Al final de la sala, hay un pequeño mostrador que hace referencia al único premio Nobel irlandés en ciencia: Ernest T. S. Walton. 

En el mostrador se puede ver la medalla y el diploma que el físico irlandés recibió al ganar el premio Nobel. También se muestra alguna carta que escribió el propio Walton sobre la educación en Irlanda, y una maravillosa fotografía de los integrantes del Laboratorio Cavendish de Cambridge cuando Walton estuvo allí. En el centro de la fotografía vemos, ya muy mayores, a J.J. Thomson y E. Rutherford.

Fue en 1922 cuando Walton ganó una beca para poder estudiar en el TCD para estudiar matemáticas y ciencias. En 1926 acabó su grado y en 1927 su máster. Y al acabar fue becado como estudiante de investigación en el más famoso Trinity College, esta vez el de Cambridge. Estaba bajo la supervisión de Sir Ernest Rutherford que en esa época era el director del Cambridge University’s Cavendish Laboratory. Por aquel entonces había cuatro premios Nobel trabajando en un laboratorio del cual salieron cinco premios Nobel más, entre ellos el propio Walton, que lo recibiría en 1951. En el año 1931, leyó su tesis doctoral y permaneció en Cambridge hasta 1934.

A principios de los años treinta, Walton comenzó a trabajar con John Cockcroft para construir un aparato que partiese, lo que se conoce en física como transmutación, el núcleo del átomo de litio. Para ello bombardeaban los átomos de helio con un chorro de protones acelerados dentro de un tubo de alto voltaje. La transmutación de los núcleos de litio produjo núcleos de helio. Este trabajo fue la verificación experimental de las teorías sobre la estructura atómica que habían propuesto algunos físicos, entre ellos el propio Rutherford. A este acelerador de partículas se le llamó  el “Cockcroft-Walton generator”. Parte del original acelerador está ahora en el Science Museum de Londres.

El trabajo que salió del experimento se publicó en la revista ‘Nature’ el 30 de abril de 1932, con el título ‘Disintegration of lithium by swift protons’. Fue esta investigación la que le hizo ganar el premio Nobel en física, junto a Cockcroft, en 1951. Todo este trabajo se cuenta en el libro de Brian Cathcart,  ‘The Fly in The Cathedral: How a Group of Cambridge Scientists Won the International Race to Split the Atom’.  Aunque el viajero no ha podido leer todavía el libro, le cuentan que es una forma divertida de entender lo que pasó en aquellos años de tanta pasión por el descubrimiento. El título hace referencia al tamaño del núcleo atómico en proporción al tamaño del núcleo completo.

El annus mirabilis del equipo de Rutherford en Cambridge fue el 1932. A partir de ese año, el equipo se dispersó alrededor del mundo. En el año 1934, Walton volvió a Irlanda para dar clases en su alma mater como ‘fellow’. Fue en el año 1947 cuando consiguió ser profesor con el pomposo título de ‘Erasmus Smith’s Professor of Natural and Experimental Philosophy’. Le cuentan al viajero que se dice que las clases de Walton fueron muy apreciadas por sus alumnos, y que era capaz de presentar temas realmente complicados como sencillos y fáciles de entender.

En el año 1974, se retiró como profesor del TCD, pero siguió siempre asociado al departamento de Física, asistiendo a muchos de sus actos.  Murió en Belfast un 25 de junio de 1995, a la edad de 91 años. Fue enterrado en el  Deansgrange Cemetery, Dun Laoghaire-Rathdown, south County Dublin.

Se dice de Walton, debido a su fe metodista, que fue un hombre de paz. Presidió el grupo irlandés del Pugwash, un grupo de científicos por el desarme nuclear. Se dice que desechó participar en el proyecto secreto de los Estados Unidos de América para hacer una bomba atómica (proyecto Manhattan).

Como el viajero termina su tiempo en el Trinity College, cruza el Liffey para buscar su ‘fish and chips’. Nos vemos en la próxima parada. Te recuerdo que si quieres seguirnos en Twitter, recurre al hashtag #viajerocientifico.

Esta entrada fue publicada en Dublín, Historia de Irlanda, Sociedad irlandesa, Turismo de Irlanda. Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a El Dublín de Ernest T. S. Walton (Nobel de Física 1951)

  1. alfanje dijo:

    En Trinity College hay una pequeña placa junto a la entrada del edificio en el que trabajaba. La placa parece poca cosa, para lo que es un Premio Nóbel, la verdad…

  2. Sara dijo:

    Su rechazo a paticipar en el proyecto Manhattan – un proyecto inspirado en su propio trabajo científico- nos parecerá hoy día de lo más natural, pero en aquellos años fue una decisión muy valiente. Es un dato que no conocía.

  3. Javier Galeano dijo:

    Gracias por el comentario del blog.
    Soy Javier Galeano, ahora estoy en Copenhague para ver si consigo visitar algún sitio de Bohr. Me encantaría leer una novela ambientada en Dublín y en Waltaon.
    Buena suerte con la novela

    • De nada. Me alegró descubrir tu blog a través de Heraldo.es. No puedo adelantarte mucho de la novela, pero sí puedo decir que es policíaca, con sentido del humor, en el Dublín del Tigre Celta y con un proyecto científico como trama principal. Y hay un guiño a Walton, por supuesto. Espero que te guste. Pero antes tendré que acabarla.😉
      Buen viaje.
      Un abrazo,
      Chesús

  4. Sol dijo:

    ¿Proyecto científico? Interesante…

  5. diego dijo:

    tambien existe un proyecto Trinity???????

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s