Argentinos en Irlanda: volviendo a las raíces

¡Qué emotivo fue para este grupo de argentinos de origen irlandés conocer, por fin, la tierra de sus antepasados! The Southern Cross se hace eco a través de este artículo de Jorge Mackey, que hoy reproducimos en Innisfree. Aquí tenéis:

Viajar es siempre maravilloso, pero visitar la tierra de los ancestros tiene un sabor especial… único! Resulta realmente difícil describir un viaje cuando lo acontecido es una sucesión de emociones, pero vamos a tratar de hacer lo posible. Llegamos a Dublín tras un largo viaje, con la experiencia de haber viajado en los simpáticos avioncitos verdes de Aer Lingus. Aterrizamos en un hotel muy placentero, totalmente apto para relajarse después de tan largo periplo.

Algunos hicieron uso de la piscina climatizada mientras que otros prefirieron caminar por los parques verdes y florecidos del verano europeo. A la noche un grupo de músicos de la zona se arrimó hasta donde cenábamos y nos ofreció un generoso show de música tradicional irlandesa. Sin tiempo que perder al día siguiente nos encaminamos hacia el oeste, visitando –como no podía ser de otro modo- una destilería de whiskey. A algunos de nuestro grupo les tocó adivinar la diferencia entre el whisky escocés y el irlandés, cosa que hicieron con bastante acierto.

Pasamos por las ruinas de Clonmacnoise, donde Fernando Saviotti, el guía, nos hizo conocer un poco más sobre las torres circulares y las enormes cruces celtas. Por la tarde llegamos a Galway con una típica llovizna irlandesa. Esto no nos impidió caminar por las encantadoras calles de “la ciudad de las tribus”. Allí vimos la estatua de Oscar Wilde y cruzamos la plaza principal John F. Kennedy, en honor al presidente norteamericano.

Al día siguiente, con un sol brillante nos embarcamos hacia las islas de Aran, una excursión muy interesante porque es como retrasar el almanaque unos cincuenta años, donde sus habitantes viven de manera muy rudimentaria. Sulkies y caballos se entrecruzan con modernos jeeps, produciendo en algunos casos lamentados accidentes, como el que protagonizamos sin quererlo.

El paisaje de los acantilados de Aran es imponente, y desde lo alto se aprecia el turquesa del Atlántico embravecido por enormes olas que se ensañan furiosas contra la costa. Los acantilados de Moher, visitados al día siguiente, son diferentes a los de Aran: más extensos, más verdes, apenas manchados por grupos de ovejas que pastan tranquilas sin caerse por la pendiente. Luego fue la zona de Burren,  impactante por sus tonalidades y sus diferentes casas de veraneo. Pasamos por Killarney, recorrimos el anillo de Kerry, y tuvimos tiempo para parar en sitios de película. De tanto en tanto músicos bohemios nos recibían con sus tradicionales melodías, al son del arpa, del banjo, o del bodhrán! Una de esas paradas nos dio pie para lanzarnos a bailar con improvisados pasos de polkas, jigs y reels.

Fuimos a Cork y tomamos contacto con pubs increíbles, donde aun en día de semana fue posible mezclarse con gente del lugar quienes al conocer nuestra procedencia, nos pedían que cantáramos algún tango o la clásica “Don’t cry for me, Argentina”. Volvimos a Dublín como última escala, para visitar el Trinity College, el National Museum, la fábrica de Guinness; y dar una última recorrida por las tiendas de souvenirs. Estas últimas fueron verdadera tentación con esos objetos tan atractivos para la colectividad argentino-irlandesa: leprechauns y Saint Patricks de distintos tamaños y formas, chalinas de lino y shamrocks-tréboles para todos los gustos.

Dimos punto final a nuestro paso por Irlanda con una cena-show coronada con un prestigioso detalle: la presencia de la Embajadora argentina en Irlanda, la doctora María Esther Bondanza, quien con su natural simpatía nos contó sobre aspectos de su gestión, y disfrutó de las danzas que nos despidieron hasta la próxima vez.

Los participantes de este tour organizado por la Asociación Argentino Irlandesa “Almirante Brown” fueron: Elisa y Daisy Howlin; Virginia O’Connor; Alicia Tarcetti; Maggie Slaven; Gabriel y Mirta Fitzsimons; Annie y María Luisa Delaney; Verónica Higa; Patricia y Claudia Ferrero; Horacio Rivera; Dora Cabral McIntyre y sus hijos Andrés y Mauro; Mabel Metcalfe; Liliana Walsh; Susana O’Brien; Patricia O’Connor y su hija Soledad; Esperanza Llera; Lucila Thompson; Patricia Money; y quien escribe esta nota. Dado que muchos se quedaron con las ganas de realizar este viaje, ya estamos planificando uno similar para 2012. Los interesados deberán contactarse por mail a asoargirl@yahoo.com.ar o al celular 15-4084.0050.


Esta entrada fue publicada en Diáspora irlandesa, Turismo de Irlanda. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Argentinos en Irlanda: volviendo a las raíces

  1. chuylander dijo:

    Seguramente que ha de ser muy emocionante y agradable, poder visitar Irlanda, sobre todo como en este caso cuando se tienen raíces en aquel país. Aquí en México, por lo menos yo no conozco una parte de mi familia, porque desconozco de donde viene la familia de mis ancentros .

  2. erick dijo:

    Hola a todos aquellos que teneis pensado visitar irlanda Y Necesitais papeles o visado para entrar al pais.

    si necesitas visado o papeles para entrar solucionamos tu problema.
    envianos tu mensaje y lo que necesitas a:
    vivirenirlanda@hotmail.es
    y te respondemos en el acto.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s