Bertie Ahern abandona su partido, el Fianna Fáil

El pasado sábado el ex Taoiseach (primer ministro irlandés) Bertie Ahern anunció  que abandonaba su partido, el Fianna Fáil, después de una larga investigación que ha llegado a la conclusión de que mintió sobre unos ingresos efectuados en su cuenta. Ahern escribió al dominical The Sunday Independent para contestar el informe final de la investigación del ‘tribunal Mahon’, pero no quería ser fuente de división en su partido y, por lo tanto, decidió presentar su renuncia. “Quiero que la gente entienda que se trata de una decisión política”. “Mi dimisión no es una confesión al tribunal Mahon y nadie debería interpretarlo de esa forma”, indica.

Ahern responde así al líder del Fianna Fáil (FF), Michéal Martin, que calificó el viernes de “extremadamente serias” las acusaciones lanzadas por el tribunal Mahon contra el ex primer ministro y dejó la puerta abierta a su expulsión del partido. Asimismo, lamentó que las conclusiones del citado tribunal especial hayan “minado” el legado dejado por el que fuera jefe del Gobierno de Dublín entre 1997 y 2008, en referencia, por ejemplo, a su contribución al exitoso proceso de paz en Irlanda del Norte.

La investigación desarrollada durante 15 años por el juez Alan Mahon sobre planificación urbanística en Irlanda durante la década de los años 90 concluyó que Ahern “no dijo la verdad” a la hora de explicar la aparición de importantes sumas de dinero en sus cuentas bancarias, alguna de ellas procedentes de constructores.

No obstante, el magistrado indicó en el documento que no pudo descartar ni confirmar que el ex primer ministro, quien abandonó su escaño de diputado por Dublín el pasado año, recibiera dinero de constructores a cambio de favores políticos, por lo que se vio obligado a desvincularle de un caso de corrupción.

Martin confirmó que la ejecutiva del FF iba a debatir el próximo viernes una moción acerca de la expulsión del partido de Ahern, uno de los dirigentes históricos de quien fuera el partido hegemónico en Irlanda, ahora en la oposición.

La moción también plantea la expulsión del exministro y excomisario europeo Pádraig Flynn, a quien el juez Mahon sí acusó de corrupción tras establecer que recibió dinero de constructores a cambio de favores políticos.

Para Martin, cuyo objetivo principal es limpiar la imagen del partido, las conclusiones de la citada investigación, la más longeva y costosa en la historia de Irlanda, confirmaron que la corrupción entre algunos miembros del FF, los planificadores urbanísticos y los constructores fue “sistemática” y continua durante un largo periodo de tiempo.

“La democracia local fue subvertida por un combinado de personas que efectuaron pagos para influir en las decisiones de los ayuntamientos y de políticos dispuestos a buscar y aceptar esos pagos”, declaró el viernes Martin.

Ahern compareció ante el llamado Tribunal Mahon durante 15 días en 2006 para ofrecer explicaciones rocambolescas del origen y movimientos de importantes sumas de dinero en sus cuentas bancarias, cuya suma total se ha fijado en 215.000 de las antiguas libras irlandesas (272.000 euros). En su defensa, el entonces Taoiseach (primer ministro) reiteró que jamás había efectuado transacciones con la divisa británica y que parte del dinero procedía de “ayudas” de amigos empresarios y constructores para hacer frente a un costoso divorcio, de ganancias en apuestas de carreras de caballos o de ahorros propios.

No obstante, sus argumentos se vinieron abajo cuando la secretaria de su oficina electoral, Grainne Carruth, confesó en mayo de 2008 que ella misma ingresó 15.000 libras esterlinas (unos 18.000 euros) en una cuenta corriente abierta a nombre el propio Ahern y de sus dos hijas en 1994. Apenas unos días después, la presión ejercida por los medios de comunicación y la oposición irlandesa obligó al Taoiseach a anunciar su dimisión el 6 de mayo de 2008 y a poner fin a más de una década al frente del Gobierno de Dublín.

La investigación del caso ha sido la más larga y onerosa de las públicas sobre corrupción realizada el país. Constituido por el Parlamento en 1997, el tribunal Mahon escuchó a 409 testigos a lo largo de más de 900 sesiones. Según las cifras proporcionadas por una comisión parlamentaria, la investigación acabará costando unos 250 millones de euros.

Esta entrada fue publicada en Política irlandesa. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s