Irlanda, abocada a incumplir el objetivo de déficit por el parón económico

El Gobierno irlandés podría incumplir este año el objetivo de déficit marcado en su rescate económico, lo que le obligaría a introducir más medidas de ajuste para 2012, según afirmó el 3 de abril un comité parlamentario en Dublín, según informa la agencia EFE.

El Ejecutivo de coalición entre conservadores y laboristas presentó en diciembre unos presupuestos generales encaminados a ahorrar 3.800 millones de euros y reducir su déficit público hasta el 8,6% del PIB en un contexto del crecimiento del 1,3%. Esas son las condiciones fijadas en el programa de ayuda a este país de la UE y el Fondo Monetario Internacional (FMI), cuantificado en 85.000 millones de euros.

El llamado Consejo Asesor Fiscal del Parlamento irlandés, establecido recientemente para supervisar la política presupuestaria, indicó hoy que la mayoría de los analistas prevén ahora un crecimiento de apenas el 0,5%, muy por debajo del 1,3% del Gobierno de Dublín. Así, el Consejo cree que el Estado debe ingresar unos 400 millones de euros adicionales en 2012 aumentando la fiscalidad y reduciendo aún más del gasto para marcar la cifra de déficit del 8,6%.

La hoja de ruta diseñada por la UE y el FMI para Irlanda en el rescate económico también obliga a Dublín a seguir un plan de ajuste valorado en 12.400 millones de euros hasta 2015 con el fin de reducir para entonces el déficit público hasta el 3% del PIB.

En este sentido, el Consejo Asesor Fiscal vuelve a recomendar al Gobierno aumentar esa cifra en 2.800 millones de euros para dejar el déficit público en el 1,7% del PIB.

Hasta la fecha la “troika” del Banco Central Europeo (BCE), el FMI y la Comisión Europea (CE) ha ratificado los progresos alcanzados por Irlanda para cumplir con las condiciones de su programa de ayuda.

Un endurecimiento de las medidas de austeridad podría complicar la victoria del “sí” en el referéndum del próximo 31 de marzo para la ratificación del nuevo tratado de la Unión Europea (UE) sobre disciplina presupuestaria. Aun en el caso de que la mayoría del electorado irlandés rechace el tratado, esa decisión no impedirá que entre en vigor, pues solo se precisa el apoyo de doce países de la UE.

El Gobierno ha advertido, sin embargo, de que si Irlanda decide quedarse fuera del pacto, no podrá acceder a los fondos del Mecanismo Europeo de Estabilización Financiera en caso de que necesite más dinero o, en el peor de los casos, un segundo rescate. Y aunque seguiría formando parte la zona euro, su posición quedaría seriamente dañada, sobre todo cuando Dublín confía en regresar el próximo año a los mercados de deuda internacionales para buscar fuentes de financiación independientes.

Esta entrada fue publicada en Actualidad de Irlanda, Economía irlandesa. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s