Irlanda, en la revista Altaïr

Como ya os anticipé, el número de julio de la revista de viajes Altaïr [web] se dedica monográficamente a Irlanda. Firme en sus raíces. Os la recomiendo. Encontraréis 162 páginas, por 5, 95 euros, con fotografías espectaculares a todo color y con el siguiente índice de artículos y autores (entre quienes aparezco en buenísima compañía, como el maestro León Lasa):

  • Embarque: Belfast y el Titanic. / Croagh Patrick. / Escritores.
  • Introducción: Lo que esperas… y mucho más. Sergi Ramis.
  • Cristianismo primitivo: En busca de Dios donde manda la naturaleza. David Fernández de Castro.
  • Dublín: La prosperidad fue un espejismo. Adolfo Barberá del Rosal.
  • Más que cerveza: Guinness, en boca de todos. Rafa Conde.
  • Yacimientos neolíticos: Cinco mil años de historia nos contemplan. Jesús Sánchez Jaén.
  • Sociedad: Devoción popular por los caballos. Seán Golden.
  • Derry: Cuando se toca la paz después de tanta guerra. Rafael Ramos.
  • Islas Aran: Donde la lengua irlandesa se salvó del abismo. Seán Golden.
  • Mitos celtas: Yo soy Tuan mac Cairill. Jaume Bartrolí.
  • Isla de Achill: Acostumbrados a quedarse solos. León Lasa.
  • Deportes tradicionales: Juegos que reafirman identidades. Óscar López-Fonseca.
  • Donegal: La esencia del fin del mundo. Chesús Yuste.
  • Guía de Irlanda. María Eugenia Casquet.

Para abrir boca aquí tenéis el artículo editorial:

Nostalgia del edén que nunca existió

Para más de setenta millones de personas, encarna el paraíso en la Tierra. Son hijos, nietos, bisnietos y tataranietos de emigrantes irlandeses, quienes todavía fantasean con una supuesta Arcadia que sus antepasados abandonaron por culpa de una jugarreta del destino —cuando no de la perfidia inglesa—. Los isleños, muy cucos, han cultivado esa nostalgia, silenciando la avaricia del suelo, el aislamiento crónico, el feroz individualismo local, la lluvia, el frío… En realidad, ganarse la vida nunca fue una bicoca en Irlanda. El viaje a la isla, en cambio, sí es una delicia. Tal vez el suelo sea estéril y poco profundo, pero el paisaje simula la perfección de maravilla; sin duda, el Dios de san Patricio tuvo un día juguetón cuando se ocupó de esta tierra. Luego la población acabó de idealizar el escenario con sus aportaciones: megalitos prehistóricos, fuertes celtas, monasterios y fortalezas medievales, mansiones románticas… Cada piedra puesta por el hombre parece responder a una voluntad de armonía y mesura.

El tópico sugiere que los isleños se pasan el día en el pub, trasegando una pinta de cerveza tras otra, intercambiando chascarrillos ingeniosos y vociferando lacrimógenas baladas tradicionales. En realidad, hay pocos pueblos tan laboriosos y sufridos. Generación tras generación, los irlandeses se han deslomado arrancando pedruscos de los campos o han encarado la furia violenta del Atlántico. Y todo a cambio de muy poco; hasta se les negó el derecho a llamar las cosas por su nombre original. Confinado durante siglos a las regiones más remotas y pobres del país, aquellas sin interés para los ocupantes británicos —como Donegal o las islas Aran—, el idioma insular recupera hoy su espacio en la cotidianeidad local. El lector lo encontrará a lo largo de este monográfico, acompañando la toponimia inglesa de la isla.

Perteneciente a la familia de las lenguas gaélicas, el irlandés hunde sus raíces en la herencia cultural céltica. De ella, los isleños no extraen solo la palabra, sino, tal vez, el gusto por las historias: Irlanda es un país de grandes fabuladores.

En 2001, ALTAÏR dedicó su monográfico número 7 —agotado hace más de ocho años— a una Irlanda próspera después de siglos de pobreza. Hoy viajamos a una isla de nuevo pobre, tras una opulencia fugaz. Para comprender esa evolución, hemos disfrutado del desinteresado magisterio de David Càmara y Seán Golden, a quienes agradecemos sus generosas explicaciones.

Esta entrada fue publicada en Turismo de Irlanda. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Irlanda, en la revista Altaïr

  1. fertxu dijo:

    Se añadirá a la hibernoteca, junto con el preciado Altair de 2001, jeje

  2. Belenbp dijo:

    En cuanto vi que la anunciabas hace unas semanas fui corriendo a reservarla, no puedo esperar a tenerla entre manos!!

  3. maria fernanda medina dijo:

    pase por la web de la revista,pero hay muchos numeros agotados,de los que hay sobre el tema,quisiera saber como conseguirlos.

  4. Pingback: “Donegal: La esencia del fin del mundo” (mi artículo para Altaïr) | Innisfree

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s