El sector inmobiliario de Irlanda sale del coma gracias al dinero en efectivo

El sector inmobiliario de Irlanda sale del coma gracias al dinero en efectivo

  • El precio de los pisos ha repuntado en los tres últimos meses
  • Los expertos creen que el mercado podría haber tocado fondo
  • Pero para consolidar esta mejora, los bancos deberían reactivar el crédito

(El Economista, 7/11/2012). La alta exposición al ladrillo y la época de préstamos indiscriminados en Irlanda quedan cada vez más lejos. Tras el estallido de la burbuja y la nacionalización de los bancos, el sector inmobiliario empieza a pasar página. Los precios y la demanda de hipotecas han repuntado ligeramente en los últimos meses, pero la recuperación no será completa sin la reactivación del crédito. De momento, solo las transacciones en efectivo sostienen esta mejora.

En Dublín, epicentro de la peor caída del mercado inmobiliario europeo, están surgiendo ya los primeros signos de recuperación, que llaman la atención de aquellos que tienen acceso a dinero en efectivo.

“Realmente creemos que el mercado inmobiliario podría haber tocado fondo” señalan Owen Callan y Frank Hansen Oeland, analistas de Danske Bank, en declaraciones que recoge Bloomberg. “Los compradores potenciales podría empezar a ver esto como una oportunidad de oro”, añaden.

En septiembre, el precio de los pisos subió un 0,9%, tras un avance del 0,5% en agosto y del 0,5% en julio, según la oficina de estadísticas. El Banco de Irlanda destaca, además, un repunte de la demanda de hipotecas tanto en septiembre como en octubre.

“Es la primera vez que he comprado en Irlanda”, señala Neil Cotter, un contable de 47 años que compró tres pisos en Dublín el mes pasado en una subasta. “Eché un vistazo a todos los mercados de Europa y me pareció la oferta más atractiva”. Cerca del centro de la capital, el mes pasado también se vendió una casa de estilo victoriano de cinco dormitorios por 2,6 millones de dólares.

Razones para este cambio

Una mezcla de razones pueden estar detrás de estos primeros signos de recuperación. La oferta de viviendas es bastante limitada en algunas partes de Dublín. El año pasado se terminaron alrededor de 10.000 casas, frente a las 93.000 de 2006, según cifras del Gobierno.

El paro, que se triplicó entre 2007 y 2011 hasta el 14,8% ha frenado su escalada. Y el Ejecutivo irlandés planea eliminar una rebaja fiscal a la compra a finales de este año, lo que impulsa compras de última hora.

Eso sí, respecto a la evolución de precios, aún existen previsiones dispares. Los analistas de Danske Bank dicen que los precios han caído un 15% más de donde deberían estar; otros piensan que podrían caer aún más.

Escasez de crédito

Desde máximos, el precio de la vivienda ha caído en Irlanda un 50%, arruinando a los bancos del país y obligando al Gobierno a seguir los pasos de Grecia y solicitar un rescate internacional. Banqueros y analistas coinciden hoy en que consolidar la recuperación dependerá de la reactivación del crédito hipotecario, que ha caído un 95% desde su pico, según la Federación Bancaria Irlandesa.

“No estoy pidiendo una recuperación masiva, pero la gente va a mirar hacia atrás y verá un montón de oportunidades perdidas si hubieran tenido dinero”, señala Keith Lowe, director ejecutivo de la empresa inmobiliaria Douglas Newman Good. “Los bancos deben entender que para lograr una recuperación adecuada, deberían prestar”.

En el primer trimestre, los préstamos hipotecarios se redujeron a 950 millones de euros desde los 18.500 millones del mismo periodo de 2006, según datos de la Federación Bancaria. El pago en efectivo supone ya la mitad de todas las ventas ya que los bancos se resisten a asumir una mayor deuda hipotecaria, según estimaciones de Goodbody Stockbrockers que recoge Bloomberg.

Cotter explica que pagó entre 100.000 y 200.000 euros por pisos de uno y dos dormitorios en la subasta y que ya los está alquilando. Cotter espera una rentabilidad del 10% en Dublín.

Hay propiedades a buen precio disponibles en las afueras del centro de la ciudad. Un apartamento de dos dormitorios en un suburbio al oeste de Dublin fue vendido el mes pasado por 50.000 euros.

De la burbuja al estallido

Los precios inmobiliarios de Irlanda se cuadriplicaron durante el periodo comprendido entre 1996 y 2006. La contrucción se disparó, ayudando a transformar la economía irlandesa en la de más rápido crecimiento de la Eurozona. Pero el auge del sueldo se detuvo en 2008, a raiz del colapso de Lehman Brothers y la sequía de crédito posterior.

En Dublín, los precios de las casas han bajado un 55% desde sus máximos en 2007, mientras que los de los pisos ha caído un 63%, según la oficina de estadísticas. Fuera de la capital, los precios han bajado un 46%.

En el pico del mercado, los bancos estaban ofreciendo hipotecas por el 100% del valor de una propiedad. En estos días gira en torno al 80%, de acuerdo con Karl Deeter, gerente de Irish Mortgage Brokers.

“Ahora es casi imposible para las familias con pocos niños y viviendo de un ingreso obtener una hipoteca, a menos que la persona que está trabajando gane más de 100.000 euros”, concluye Deeter.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.