Censo 2011: fin de la hegemonía protestante, pero clara ventaja unionista

Hace unas semanas se hizo público el Censo del Reino Unido correspondiente a 2011. La información suministrada sobre el Norte de Irlanda arroja un significativo cambio producido a lo largo de la última década. La distancia entre protestantes y católicos se ha estrechado notablemente y la prensa en general ha repetido el titular «Los protestantes solo superan a los católicos por 3 puntos», aunque los datos del censo presentan casi un empate. Ahora lo explico. Existen dos cuadros de datos: por un lado, religión declarada (Stated Religion) y, por otro, religión o religión en la que se ha educado (Religion or Religion Brought Up In). Es en esta segunda pregunta en la que se arroja una ventaja protestante de 3 puntos: Los católicos o educados en la fe católica son un 45%, mientras que los protestantes o educados en la fe protestante suman un 48%. En el censo de 2001 la diferencia era de 10 puntos: entonces había un 43,76% de católicos y un 53, 13% de protestantes. El hecho de que la población total de Irlanda del Norte se haya incrementado en un 7,5% en esta década refuerza aún más la percepción del retroceso protestante y del crecimiento católico.

Sin embargo, cuando se pregunta solo por la Religión declarada (no incluyendo la religión en la que se ha sido educado) el estrechamiento es todavía más notable: solo 8 décimas separan al 40,8% de católicos del 41,6% de protestantes (obtenidos de la suma de presbiterianos, 19,1%, anglicanos, 13,7%, metodistas, 3%, y otros cristianos, 5,8%). ¡Solo 8 décimas!, cuando hace diez años la diferencia era de 5,4 puntos porcentuales (40,2% de católicos y 45,6% de protestantes). Mientras los católicos crecen ligeramente (apenas 6 décimas), cada una de las iglesias protestantes retrocede (1,6 puntos los presbiterianos y 1,6 puntos los anglicanos, por citar los grupos principales).

Mucho ha cambiado el escenario desde que en los años 1920 la mayoría protestante superara los dos tercios. Entonces la Partición creó un miniestado unionista-protestante, donde el partido hegemónico podía imponer una legislación de apartheid anticatólica. Década tras década se esperaba que el auge demográfico propio de las familias católicas fuera acortando distancias a costa del estancamiento de las protestantes más acostumbradas a la planificación familiar. Ahora se vislumbra el empate. Sin embargo, esos datos de carácter religioso no se corresponden con los datos de carácter político. Evidentemente los habituales de este blog ya saben que la religión forma parte de las señas de identidad de las comunidades que protagonizan el conflicto norirlandés, pero que nos encontramos ante un conflicto político de identidad nacional y no ante una guerra de religión.  

Por eso resulta muy interesante la pregunta relativa a la identidad nacional que, por vez primera, se ha incluido en el censo: el 39,9% de los residentes en Irlanda del Norte se consideran británicos, el 25,2% irlandeses, el 20,9% norirlandeses, el 6,2% británicos y norirlandeses, el 1% irlandeses y norirlandeses, el 1% británicos, irlandeses y norirlandeses, el 0,7% británicos e irlandeses y el 5% otros. Es decir, muchos católicos y también bastantes protestantes se consideran solo norirlandeses, lo que parece consolidar el status quo.

A modo de conclusión podemos ver cómo el unionismo más tradicional ve en peligro sus privilegios por los acuerdos derivados del proceso de paz, que les obligan a compartir el poder con partidos nacionalistas irlandeses, y llega a estallar ante las consecuencias lógicas del nuevo escenario como es la retirada de la bandera británica del Ayuntamiento de Belfast. Los disturbios que se suceden noche tras noche desde el 3 de diciembre así lo demuestran. La vieja pesadilla de que la minoría católica pueda convertirse en mayoría está a punto de hacerse realidad.

No obstante, este censo también podría preocupar al republicanismo irlandés, pues el casi empate entre confesiones religiosas no se traduce en una proporción similar entre las comunidades políticas por su identidad nacional. Ese 45% de católicos no se convierte en un idéntico porcentaje de “irlandeses”. El hecho de que buena parte de los miembros de la comunidad católica se definan nacionalmente como “norirlandeses” podría suponer un alejamiento del objetivo nacionalista de avanzar hacia la unidad de Irlanda.

¿Asistimos a un agotamiento del eterno conflicto en buena parte de la sociedad norirlandesa, sobre todo en amplios sectores de la comunidad nacionalista/católica, que, superada ya la violencia y al discriminación sectaria, optarían por mantener la especificidad de Irlanda del Norte renunciando a sus respectivos perfiles identitarios y, por tanto, a sus objetivos nacionales (la unidad irlandesa para unos y la Unión con Reino Unido para otros)? ¿Qué lectura harán de los datos censales los diversos partidos políticos?

Esta entrada fue publicada en Actualidad de Irlanda, Proceso de paz, Sociedad irlandesa. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Censo 2011: fin de la hegemonía protestante, pero clara ventaja unionista

  1. Adrià dijo:

    Dia Dhuit, a Chesús.
    Bueno, en primer lugar me gustaría manifestar mi más sincera sorpresa por los presentes resultados. No sé en qué contexto se desarolló esta encuesta, pero imagino que no se convocaría a los norirlendeses ‘a las urnas’. Es decir, sería descabellado hacer votar a la población para constatar cuál es la religión predominante en esta parte del Ulster, aunque desde el punto de vista demogràfico-social sería muy interesante conocerlo; todos sabemos que las religiones, los partidos políticos, etc., siempre llevan a cabo sondeos y encuestas para sondear, valga la redundancia, a fin de conocer la opinión y los posicionamientos de la ciudadanía. ¿Qué quiero decir con todo ello?, únicamente expresar que por una parte me alegro de que el sentimiento ‘irlandés’ esté presente en el Norte de Irlanda (habituado, personalmente, a decir Irlanda del Norte), pero son sólo ellos quienes pueden decidir su futuro, junto a Irlanda, junto a Reino Unido o, raramente, como una nacionalidad independiente de otros Estados. Espero que el gobierno de Belfast -Beal Feirste- decida, sin demorar tanto tiempo, convocar legalmente algún tipo de votación para conocer la opinión de los conciudadanos norirlandeses, con el objetivo de concluir un conflicto latente, que no hace sino causar tensiones, elucubracions y conjeturas.

    Slán agat🙂

    • No es una encuesta. Es el Censo. Un entrevista personal a todos y cada uno de los habitantes del territorio.
      En todo caso, más allá del interés estadístico, no sirve como ejercicio de un derecho a decidir por parte de la ciudadanía. La posibilidad de que el pueblo ejerza ese derecho en un referéndum está recogida en los acuerdos de paz. Pero, en mi opinión, habría que ejercerlo en el momento más conveniente. Y todavía no lo es.😉

  2. Sin Fin dijo:

    Los resultados son transversales pero a priori son bastante consistentes: la población protestante se declara contundentemente británica o probritánica (39,9+6,2) y la católica irlandesa o norirlandesa (25,2+20,9), aquí el punto en cuestión es qué es “norirlandés”, porque británico e irlandés está claro, pero norirlandés parece más bien una forma confusa de definir lealtades compartidas. Vamos, lo que cabe esperar: que la comunidad unionista sigue formando piña y la republicana sigue estando más colonizada. Nada nuevo, eso sí, el estrechamiento de las cifras.

    Y esto teniendo en cuenta la fenomenal crisis que está teniendo lugar en la república.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s