La ciudad más literaria del mundo: Dublín

La ciudad más literaria del mundo: Dublín, del blog DesequiLIBRiOS. Lectura y cultura.

Hay ciudades que nos resultan familiares sin haberlas visitado, tal es la cantidad de iconos arquitectónicos que atesoran o la sobreexplotación que de sus calles se ha hecho en el cine. Nueva York, Londres, París, Roma, Río de Janeiro, Sydney, Venecia, El Cairo… tienen perfiles que las hacen perfectamente reconocibles para cualquier espectador. Pero hay una ciudad que muy poca gente reconocerá a simple vista pero que merece, sin duda, el título de la ciudad más literaria del mundo: Dublín.

————

¿Por qué Dublín? Pasen y vean.

Su nombre mismo en gaélico es de lo más sugerente: Baile Átha Cliath; [bˠalʲə aːha klʲiəh] si se atreven a pronunciarlo. Fundada por los Vikingos en 841, (aunque ya hay asentamientos documentados en el s. II) originalmente se llamó Dubh Linn, “laguna negra”, en referencia al lugar en el que fue fundada, pero que fue drenada y desecada a principios del s. XVIII debido la expansión de la ciudad.

Por qué su nombre oficial en la lengua local pasó del Dubh Linn original a Baile Átha Cliath (en referencia a un vado del río compuesto de caña y mimbre) es cosa de los documentos medievales. Sin embargo hoy se la conoce en todo el mundo como Dublín y no como BÁC.

Pero volvamos al tema que nos ocupa. Ninguna ciudad ha visto nacer tantos talentos literarios como Dublín, ni tiene entre sus hijos a tantos ganadores del Nobel de Literatura, ni se respira entre sus calles tanto ambiente literario. Por ello, la UNESCO le otorgó en 2010 el título de Ciudad Literaria.

No pretendemos hacer una reseña de cada uno de ellos; ni tan siquiera están todos los que son; solo les mostraremos la puerta para que ustedes, si quieren, la atraviesen. Y ya puestos, para que lean alguna de sus obras.

William B. Yeats. Poeta y dramaturgo, también se dedicó a la política ejerciendo el cargo de senador.
Otro gran poeta, el norteamericano y controvertido Ezra Pound, fue su secretario durante algunos años.

Premio Nobel en 1923, él mismo fue consciente de que ese galardón no le era concedido únicamente por sus méritos literarios, que no son pocos, sino como representante de la literatura de Irlanda, país que había visto reconocida su independencia del Reino Unido en 1922

George Bernard Shaw. Otro Nobel de Literatura. Esta vez en 1925. Su obra más famosa es, seguramente, Pigmalión, de la que él mismo realizó el guión cinematográfico, por el que obtuvo el Oscar de 1938 al mejor guión. Esto le convirtió en el primer hombre en ganar un Nobel y un Oscar.

Años más tarde, y tras el éxito en roadway del musical,  George Cukor dirigió en 1964 otra adaptación, My Fair Lady, protagonizada por Audrey Hepburn.

Una estatua de Shaw se encuentra en la National Gallery of Ireland, institución a la que legó parte de su patrimonio. También podrás tomar una pinta en el Pub que lleva su nombre.

Samuel Beckett. El tercer Premio Nobel de la lista, en 1969.

El teatro contemporáneo tiene una dueda contraída con Beckett por su Esperando a Godot, muestra fundamental del Teatro del Absurdo.

A pesar de no querer contribuir a la “pesadilla de la historia“, firmó en septiembre de 1967 un manifiesto de protesta contra Franco en el diario Le Monde con motivo de la encarcelación en España del dramaturgo Fernando Arrabal.

En Dublín hay un puente en su honor. A ver si adivinan quién fue el arquitecto.

Oscar Wilde. Ingenioso, mordaz, se topó con toda la intransigencia de la sociedad victoriana por su condición de homosexual, lo que le llevó a pasar por la cárcel por sodomita e indecente.

Seguramente les suenan El retrato de Dorian Gray o La importancia de llamarse Ernesto, ambas llevadas al cine. Les dejo con dos frases que retratan bien el genio de Wilde, todavia vigente:

“El periodismo es ilegible y la literatura no se lee”.

“Por norma, me desagradan los modernos libros de memorias. Suelen estar escritos por personas que o bien han perdido por completo la memoria o nunca han hecho nada digno de ser recordado”

Una estatua en su honor se encuentra en Merrion Park en Dublín.

Jonathan Swift. Cronológicamente, el primero de ellos.

En este blog ya hemos hablado de él en un par de ocasiones, así que les dejo con esas dos historias que valen por sí mismas como retrato del personaje, más allá de sus Viajes de Gulliver:

– “Una modesta proposición para que los hijos de los pobres no sean una carga para sus padres o el país
– “El escritor frente al farsante: de cómo Jonathan Swift desenmascaró a John Partridge“.

En la catedral de St. Patrick hay un monumento en su honor.

Bram Stoker. Más famoso que él mismo es su personaje principal, Drácula, que ha tenido muchas más vidas de las que el propio Stoker le dio.
Lo que seguramente no saben es que su paso por la universidad fue para licenciarse en Matemáticas y Ciencias.

Su afición a los relatos de terror le vino desde niño, cuando, obligado a estar postrado largas temporadas por su frágil salud, su madre le entretenía con cuentos de fantasmas y misterio.

James Joyce. Dejamos para el final el, acaso, más relevante de todos ellos. En torno a su figura y su obra se articula parte de la vida cultural y literaria de Dublín.

Aunque su Ulises es considerada como una de las obras maestras de la literatura universal, apuesto a que sus lectores son la minoría más grande de cuantas existen en literatura, quizá a la par de las de Proust o Góngora.
Y si no me creen, intenten encontrar una traducción al castellano de Finnegans wake, tal es su estilo experimental y complejidad literaria y lingüística. Simplemente no existe. Incluso José María Valverde, el mejor traductor del Ulises, declinó participar en ese proyecto.

La novela del Ulises se desarrolla en una única jornada, un 16 de junio. Ese día se celebra el Bloomsday, en honor a Leopold Bloom, personaje principal de la obra. Y desde 1954 se celebra en Dublín y en otros muchos lugares del mundo.

La celebración consiste en emular al personaje, recorrer los mismo lugares, incluso comer y cenar lo mismo que los protagonistas. Una “frikada” literaria, si quieren; pero si se quieren tomar ese día una buena pinta de Cerveza Negra Irlandesa, asegúrense de entrar en un Pub Irlandés, no esconcés, galés o inglés. @calocen puede dar fe.

Si van a estar en Dublín un 16 de junio, aquí les dejo una guía para no perderse.

——
 Bibliografía:
Dublineses famosos.
Dublín, ciudad literaria por la Unesco, página oficial.
Dublín, ciudad literaria de la Unesco.
Dublín, destino literario.
BloomsDay.
William Butler Yeats: The Poetry Foundation.
Museo de los escritores de Dublín.
Dublín: paraíso y edén en la isla mágina.
Los Pubs literarios de Dublín.

Esta entrada fue publicada en Cultura irlandesa, Dublín, Literatura, Turismo de Irlanda. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s