El fiscal de Irlanda del Norte propone cerrar los procesos por muertes previas al acuerdo de paz

Manifestaciuón convocada por las víctimas del Bloody Sunday en Derry esta mañana, antes de conocer el Inforne SavilleEl fiscal general de Irlanda del Norte, John Larkin, propuso el pasado día 20 abandonar los procesos en relación con las muertes en el conflicto previas a los Acuerdos de Viernes Santo de 1998, ya que considera que las opciones de que los autores sean condenados son cada vez menores. “Han pasado más de 15 años desde el acuerdo de Belfast, ha habido muy pocos procesos, y todos los abogados penales competentes dicen que las perspectivas de condena disminuyen, quizá exponencialmente, con cada año que pasa, así que estamos en una posición ahora en la que creo que tenemos que evaluarlo”.

El fiscal, que dejó claro que no plantea una amnistía, defendió su postura en relación a las muertes que ocurrieron antes de 1998 y que fueron obra tanto de los grupos paramilitares como de la Policía o el Ejército británicos. Se estima que unas 3.500 personas murieron durante las tres décadas que duró el conflicto en el Ulster. En opinión del fiscal, “ha llegado el momento de trazar una línea, fijada en el Viernes Santo de 1998, con respecto a las persecuciones, investigaciones y otros procedimientos”.

Larkin, que es el principal asesor legal del Gobierno norirlandés para cuestiones civiles y penales, defendió que su propuesta es una consecuencia lógica de los términos del acuerdo de paz. En este sentido, recordó que dicho acuerdo incluye el estatuto de desmantelamiento de armas de 1997, que estipula que las armas entregadas serán destruidas sin realizarles análisis forenses que puedan ser empleados como pruebas en procesos penales. Además, la legislación introducida en 1999 respecto a la recuperación de los desaparecidos -asesinados y enterrados en secreto por los grupos paramilitares- estipula que la información que lleve a estos restos solo puede ser examinada para aclarar la identidad, no para realizar pruebas forenses y por tanto emplearse en juicios.

Reacciones La propuesta del fiscal general de Irlanda del Norte ya ha recibido reacciones a favor y en contra. El ex ministro británico para Irlanda del Norte Peter Hain la calificó de “sentido común”. Sin embargo, Patrick Corrigan, de Amnistía Internacional, dijo que constituye una “total traición al derecho fundamental de las víctimas a acceder a la justicia”.

Desde el nacionalista Partido Social Demócrata y Laborista (SDLP) su portavoz Alban Maginness, defendió que las víctimas y supervivientes de la violencia paramilitar “merecen justicia independientemente del paso del tiempo”. Por su parte, el diputado del DUP, Jeffrey Donaldson, subrayó que “no hay ningún país en el mundo libre en el que un asesinato no sea un delito, no se puede decir que un asesinato no es un delito, porque lo es”.

Los gobiernos de Londres y Dublín se desmarcaron ayer de una especie de ley de punto y final, que en el caso del primer ministro británico, David Cameron, no tiene intención alguna de presentar al Parlamento de Westminster en un futuro próximo. Su colega irlandés, Enda Kenny, pidió respeto hacia la propuesta pero advirtió de que, si sale adelante, será duro de aceptar para las víctimas y sus familias.

Por su parte, Gerry Adams, presidente del Sinn Féin, ha declarado que “hace diez años que el SF propuso intentar un acuerdo sobre el pasado. (…) El gobierno británico también ha roto los acuerdos y compromisos para hacer frente a los casos pendientes, como el asesinato del abogado de derechos humanos Pat Finucane y se ha negado a entregar los archivos en los atentados de Dublín y Monaghan. No he tenido la oportunidad de leer la presentación del fiscal general, pero este problema es mucho más grande que simplemente la cuestión de los enjuiciamientos. Sean cuales sean los mecanismos que se acuerden en el futuro tienen que estar centrados en las víctimas. Los puntos de vista de las víctimas deben ser centrales en cualquier esfuerzo para hacer frente a la herencia del pasado. Sus voces deben ser escuchadas y respetadas y todas las víctimas deben ser tratadas sobre la base de la igualdad. Actualmente no hay una visión única de las víctimas y supervivientes y es poco probable que haya una en el futuro. Algunas familias buscan la verdad, otros buscan un proceso judicial. El Sinn Féin ha propuesto un proceso de Recuperación de la Verdad Internacional e  Independiente. Nuestra opinión es que este tipo de enfoque ofrece el mejor camino a seguir para las víctimas y los supervivientes y el mejor camino a seguir para tratar de afrontar el legado del conflicto y el efecto que tiene sobre el proceso político en el aquí y ahora. Los dos gobiernos deben facilitar esto. El pasado no puede ser un obstáculo para hacer frente al presente o en un pretexto para negarse a construir un nuevo futuro”.

Esta entrada fue publicada en Conflicto de Irlanda del Norte, Proceso de paz. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s