‘Las chicas de campo’, de Edna O’Brien: la novela que sacudió a la Irlanda más pacata

1380204_10151721485168877_1058505789_nMe la regalaron en diciembre por acudir a una cena-coloquio en el Colegio Mayor Chaminade, de Madrid, donde hablamos durante unas cinco horas con una veintena de chicos y chicas sobre política y aragonesismo, pero también sobre mi vocación literaria y mi pasión irlandesa. La leí de inmediato, me encantó y por eso me hago eco aquí de la reseña que escribió Eugenio Fuentes para el diario asturiano La Nueva España:

La novela que sacudió a la Irlanda más pacata. De la irlandesa Edna O’Brien (1932) suele decirse que es la gran dama de las letras de su país. Para ser del todo justos habría que precisar que, más allá de los estrechos confines de una isla que dejó en 1964, O’Brien es una de las voces anglosajonas de verdad relevantes de la segunda mitad del siglo XX. Y eso, dada la calidad de la cosecha, es decir mucho. O’Brien, autora de dos admirables biografías de Joyce y lord Byron, se estrenó en la narrativa con Las chicas de campo (1960), un volumen que habrán visto en muchos escaparates durante estas Navidades. Pues bien, si con el ajetreo lo han dejado pasar, es el momento de rescatarlo. Las chicas de campo escandalizó a una Irlanda pacata por su tratamiento del sexo, hasta el punto de ser prohibida y de quemarse ejemplares en público. Como otras obras posteriores de la autora, está marcada por la indagación en el punto de vista femenino ante los hombres y el mundo. Pero más allá, es el magno relato de dos vidas -la una soñadora, vividora la otra- en un largo periplo del campo a la ciudad.

La cuidadosa editorial Errata Naturae, que va a publicar próximamente otras obras de esta autora (The Lonely Girl, Girls in their Married Bliss y A Pagan Place), dice de Las chicas de campo en su web: Irlanda, años 50. Lejos de la capital, Dublín, y en medio de un verde paisaje, bellísimo pero exigente, la joven y aplicada Caithleen ha crecido llena de encanto gracias a la sabiduría y humildad de su madre; una madre obligada, por las duras condiciones del campo, a ser fuerte en cada momento, a sobreponerse a toda desgracia. Pero algo va a suceder que transformará la vida de Caithleen. Y en esa nueva vida, la de la única hija de una familia venida a menos, estará acompañada por su amiga de la infancia Baba, por la sofisticada madre de ésta, por el peculiar Hickey… y por una docena de personajes soberbiamente retratados que hoy día nos siguen pareciendo muy vivos; y entrañables, como en toda vida que merezca la pena rememorar.

Caithleen recuerda para nosotros su pasado: unas veces lleno de risas; otras, superando las lágrimas. Recuerda los ritos de paso que la llevaron hasta la madurez: los días de internado, el descubrimiento del amor, la necesidad de aventuras e independencia y, al fin, la gran ciudad, con sus brillantes promesas de futuro.

Estamos, sin duda, ante una extraordinaria novela, iluminada tanto por el humor como por una dulce melancolía; un relato repleto, además, de esa poderosa fuerza que tan sólo concede la juventud. Únicamente El hombre tranquilo, de John Ford, ofrece paisajes y momentos como esta obra cumbre de la literatura irlandesa del siglo XX.

  • «Edna O’Brien es la escritora de lengua inglesa con más talento de nuestros días». Philip Roth
  • «Edna O’Brien escribe las historias más bellas. Ningún escritor o escritora puede compararse a ella, en ningún lugar». Alice Munro
  • «Las novelas de Edna O’Brien son absolutamente memorables porque su genialidad procede del dolor mismo de la memoria». John Berger
  • «Las chicas de campo ejerce una fascinación sin trampas, tiene una originalidad espontánea». Kingsley Amis
  • «Un tesoro de potencia, inteligencia e ironía». The New York Times Book Review
  • «Está tan bien escrito que no te decepcionará busques lo que busques». Literary Review
Esta entrada fue publicada en Cultura irlandesa, Literatura. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s