“La Paz de Irlanda del Norte es perseguida por fantasmas que no serán silenciados”

La Paz de Irlanda del Norte es perseguida por fantasmas que no serán silenciados

El arresto de Gerry Adams ha sumido al país en los horrores del pasado . ¿Podrá alguna vez escapar de esas sombras?
Susan McKay | The Observer (dominical del diario progresista The Guardian), domingo 4 de mayo de 2014
manifa por Gerry 2En una noche de invierno hace unos años, en un hospital en el norte de Irlanda, una lluvia de granizo resonó brevemente contra las ventanas. La gente miraba hacia arriba, observando su repentina fiereza. Pero un hombre, de 75 años y moribundo, llegó a estar tan angustiado que las enfermeras se apresuraron a su lado para calmarle. Después de su muerte, una enfermera le dijo a su hija que el hombre había pensado que el granizo eran disparos.

Cuarenta años antes, ese hombre había sido testigo del asesinato de uno de sus hijos en un ataque de pistola y bomba en la casa y negocio de la familia. En las semanas siguientes, la hija de aquel hombre me contó que su padre solía caminar kilómetros descalzo en medio de la noche para regresar a las ruinas. Él trepaba por los restos ennegrecidos y allí sollozaba, gritaba e imploraba que su hijo volviera.

La detención del presidente del Sinn Féin , Gerry Adams, para ser interrogado en relación con el secuestro y el asesinato de Jean McConville por el IRA en 1972, nos ha sumido de nuevo en la contemplación de los horrores de un pasado colectivo que muchos estaban en el buen camino para olvidar. Aceptamos la liberación de los presos y la destrucción de las armas (y, por tanto, las pruebas forenses) , como parte del Acuerdo de Viernes Santo en 1998.

Habíamos entrado con alegría en la fase maravillosa de las ceremonias simbólicas: la reina Isabel en Dublín hace tres años, depositando una ofrenda floral en el jardín donde se conmemora a los republicanos irlandeses que murieron luchando contra Gran Bretaña; Martin McGuinness asistiendo a la cena en el castillo de Windsor para celebrar la visita de estado a Londres por el presidente de Irlanda, Michael Higgins, el mes pasado.

Sin embargo , el crudo dolor evidente en las voces del hijo y la hija de Jean McConville mientras hablaban la semana pasada acerca de su necesidad de que se diga la verdad, que se haga justicia, y haya compensación, es algo con lo que miles de personas en este lugar luchan día y noche. Los McConvilles han luchado largo y duro para que Gerry Adams sea interrogado, sin embargo, cuando hablaban, todavía sonaban como los niños aterrorizados que se aferraban a las piernas de su madre mientras se la llevaban. (Unionistas que disfrutan de la vergüenza republicana por su asesinato deben recordar que los McConvilles habían sido desalojado por la fuerza de una zona protestante porque Jean era protestante y su marido católico).

A veces, en el norte de Irlanda ves personas que parecen fantasmas. Es como si hubieran permanecido fielmente en el pasado a la espera de que regresara un ser querido que nunca podrá volver. Hablé hace poco en una reunión sobre el relato y el conflicto en Belfast, y después una mujer se acercó a charlar conmigo. Sus ojos estaban llenos de dolor y cólera. Llevaba el pelo oscuro en alto, estilo cardado detrás, como una mujer joven que va a un baile country a principios de los setenta, pero el cabello estaba veteado de gris y su rostro pálido y demacrado decía que era de mediana edad. Ella dijo que nunca podría perdonar a los asesinos de su marido o aceptar que ahora estén en el gobierno del país.

Los medios de comunicación del mundo se reunieron la semana pasada en torno al búnker fortificado de hormigón de una comisaría de policía donde se retenía a Adams. Irlanda del Norte era una historia que se suponía que había terminado. Pero para los periodistas locales, las historias del conflicto irrumpen casi todos los días. La semana pasada, incluyeron la noticia de que no va a haber ninguna investigación sobre la masacre de 11 civiles por el ejército británico en Ballymurphy en 1971, ni sobre la muerte quemados de 12 civiles por el IRA en el hotel La Mon en 1978. Se informó brevemente el jueves que Adams había sido puesto en libertad sin cargos, pero resultó ser otro hombre de unos 60 años, que habían sido detenidos en relación con la matanza de 15 civiles en el atetando lealista con bomba en el McGurk’s Bar en 1971.

En la secuencia del purgatorio de Station Island, Seamus Heaney escribió un poema en movimiento sobre un hombre que sabía que fue asesinado, a quien describió como “la víctima perfecta, limpia, impensable”. La banda que mató a ese hombre incluía policías y soldados. Hoy en día, los unionistas hieren a las víctimas católicas al insistir en que sólo algunas víctimas merecen la designación de “inocentes”.

Los republicanos echan sal en las heridas de los protestantes también. Durante un debate radiofónico acalorado hace un par de semanas, un destacado político Sinn Féin insistió agresivamente en que el joven miembro del IRA que murió colocar la bomba de Shankill Road en 1994 era tan víctima como los nueve civiles que también fueron asesinados. El debate incluía a un hombre cuyo hijo estaba entre los muertos.

Existe un dignificado  Foro de Víctimas y Supervivientes y hay muchas buenas organizaciones de apoyo, pero hay quienes utilizan a los muertos para luchar viejas batallas. Algunas de las víctimas y supervivientes intercambian insultos escandalosos en escaramuzas en Twitter y Facebook. Durante los años más violentos del conflicto, a principios de los años 1970, las tasas de suicidio en Irlanda del Norte fueron sorprendentemente bajas. Hoy en día, en contraste con las tendencias en el Reino Unido e Irlanda, están aumentando sin cesar, y el mayor incremento se encuentra entre aquellos que vivieron esa época, sobre todo en las áreas que fueron más afectadas.

Sinn Féin ha reaccionado con furia a la detención de su líder. Adams desempeñó un papel central en el proceso de paz, y es una de las tristes ironías de la crisis actual que algunos de los que con mayor insistencia lo denunciaban por el asesinato de Jean McConville se opusieron a ese proceso y no puede perdonarlo por detener la “lucha armada”. Sinn Féin afirma que la detención representa “policía política” por “fuerzas oscuras”, a pesar de que forma parte del consejo que supervisa a la policía.

Sin duda, el fracaso de los políticos para ponerse de acuerdo sobre un mecanismo para lidiar con el pasado del norte ha dejado el Servicio de Policía de Irlanda del Norte con un nivel completamente inadecuado de responsabilidad. Hace un año, en medio de las perturbaciones sobre las banderas y conmemoraciones, el primer ministro y el viceprimer ministro norirlandeses iniciaron el proceso Haass. Este mes de enero, los partidos unionistas irresponsablemente se negaron a apoyar las propuestas que surgieron. La credibilidad del apoyo del Sinn Féin para un proceso de verdad está fatalmente socavada por la insistencia de Adams en que él nunca estuvo en el IRA. El gobierno británico y el irlandés han resistido con nerviosismo.

El Norte de Irlanda no es la primera sociedad post-conflicto que encuentra que su paz es perseguida. Tampoco será la primera en intentar sin éxito silenciar a sus fantasmas. En su viaje a Londres el mes pasado, el presidente Higgins dijo que el legado del pasado debe ser abordado. “Fingir una especie de amnesia no tiene ningún valor para ti, es mejor tratar honestamente con los hechos que están de pie tras de ti como sombras”, dijo. “¿Cómo decirle a cualquier familia con un miembro que podría estar en una silla de ruedas o estar muerto, que debe dejarlo atrás?”.

___________________________________________________________

Susan McKay es autora de Bear in Mind These Dead, on the legacy of the Troubles (Tened en cuenta estos muertos, en el legado del conflicto).

Esta entrada fue publicada en Conflicto de Irlanda del Norte, Política irlandesa, Proceso de paz. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s