Los unionistas abandonan las conversaciones de paz y calientan las marchas orangistas

Richard Haass y Meghan O'SullivanLa semana pasada, mientras el Premier británico David Cameron se reunía con los coprimeros ministros norirlandeses, Robinson y McGuinness, y con una delegación del Sinn Féin de Gerry Adams, los cinco grandes partidos norirlandeses retomaban en Stormont unas conversaciones que estaban paralizadas desde hacía seis meses. Entonces, las dos principales fuerzas unionistas y las dos grandes fuerzas nacionalistas, además del partido aconfesional Alianza, no lograron alcanzar un acuerdo en torno a las propuestas de diplomático estadounidense Richard Haass, que puso sobre la mesa una serie de mecanismos para alcanzar acuerdos en asuntos como el de las banderas, los desfiles y el legado de 30 años de un conflicto que causó más de 3.500 muertos.

Sin embargo, la nueva ronda de conversaciones apenas ha durado una jornada, pues los partidos unionistas (protestantes) de Irlanda del Norte decidieron abandonar después de que la Comisión de Desfiles modificase la ruta de una marcha de la protestante Orden de Orange para que no pase por un barrio católico del norte de Belfast el próximo 12 de julio, el “día grande” de los unionistas, partidarios de la permanencia de la región en el Reino Unido, según informa la agencia EFE.

Los partidos tenían previsto mantener intensas negociaciones la semana pasada y también se esperaba que esta semana se hubiesen celebrado otras tres jornadas de conversaciones.

La cuestión de las banderas, los desfiles y el legado del conflicto mantienen enfrentadas a las formaciones que integran el Gobierno autónomo de poder compartido entre unionistas y nacionalistas, protestantes y católicos, y amenazan la buena marcha del proceso de paz en la todavía provincia británica.

En estos encuentros participaban los cinco partidos del Ejecutivo, a la cabeza del cual se sitúan el mayoritario Partido Democrático Unionista (DUP) y el Sinn Féin, los principales representantes de las comunidades protestante y católica, respectivamente. También se sientan en la mesa el Partido Unionista del Ulster (UUP), el nacionalista Partido Socialdemócrata y Laborista (SDLP) y el intercomunitario Partido Alianza.
En un comunicado conjunto, el DUP y el UUP anunciaron que “han concluido su participación en las ya infructuosas conversaciones entre los líderes”.

El texto, que está firmado también por otros partidos unionistas minoritarios que no están en las conversaciones, califica de “muy grave” la situación creada por la decisión de la Comisión de Desfiles, organismo creado para regular las marchas en la provincia tras la firma del acuerdo de paz del Viernes Santo (1998).

Según los unionistas, la Comisión habría cedido a las “amenazas” planteadas por el Sinn Féin, antiguo brazo político del ya inactivo IRA, que aseguraba, dicen, que habría violencia callejera y enfrentamientos con la Policía si los orangistas pasaban por el barrio católico de Ardoyne en la marcha prevista para el 12 de julio. En los últimos años, jóvenes católicos han protagonizado disturbios cuando esa marcha transcurrió por su ruta tradicional, mientras que los protestantes hicieron lo mismo cuando se impusieron restricciones.

Además de lograr un acuerdo definitivo para el futuro, el objetivo inmediato de esta nueva ronda de conversaciones era rebajar la tensión ante el comienzo de los desfiles protestantes de la Orden de Orange.

Los partidos ya abordaron el pasado año estos asuntos en unas negociaciones presididas por el exdiplomático estadounidense Richard Haass, pero sus propuestas de acuerdo fueron rechazadas y el estancamiento que sufre el proceso de paz amenaza la estabilidad de la región.

A principios del pasado año cientos de policías norirlandeses resultaron heridos en enfrentamientos con jóvenes protestantes y católicos por la retirada de la bandera británica del Ayuntamiento de Belfast, que solo ondea ya en días señalados.
Aunque la calma regresó en los meses siguientes, la tensión en las calles de la región cobró de nuevo protagonismo durante la temporada veraniega de desfiles de la orden protestante de Orange.

Esta entrada fue publicada en Conflicto de Irlanda del Norte, Proceso de paz. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s