La policía retuvo información relevante sobre el atentado de Omagh, según un informe

Imagen tras el atentado de OmaghAgentes de inteligencia de la antigua Policía norirlandesa (RUC) no entregaron “información relevante” a los colegas que investigaron el atentado de Omagh de 1998, que provocó la muerte de 29 personas, dos de ellas españolas, reveló ayer un informe, según la agencia EFE.

El documento, elaborado por la Oficina del Ombudsman de la Policía de Irlanda del Norte (NIPO), precisa que la entrega de datos, como números de teléfono de los supuestos implicados, no hubiese evitado el ataque del IRA Auténtico, escisión del ya inactivo Ejército Republicano Irlandés (IRA), pero su retención sí entorpeció las pesquisas.

“En consecuencia, la investigación policial se vio obligada a invertir importantes recursos en el análisis de registros (telefónicos) relacionados, recursos que podrían haber sido mejor utilizados al comienzo de la investigación”, dijo en el informe el responsable de la NIPO, Michael Maguire.

El Royal Ulster Constabulary (RUC), el antiguo cuerpo policial de mayoría protestante y considerado sectario por la comunidad católica, fue desmantelado tras la firma del acuerdo del Viernes Santo (1998) para crear un nuevo servicio de Policía (PSNI) que tuviera el apoyo de toda la sociedad al comienzo del proceso de paz.

El Defensor del Pueblo indicó hoy que elementos del servicio de inteligencia del RUC no facilitaron toda la información que tenían sobre el atentado porque entendían que, por ley, debían retenerla y “actuar con cautela”, al tiempo que explicó que esa era “una postura razonable, teniendo en cuenta la circunstancias”.

Como su predecesor en el cargo, Maguire recalcó que no halló en sus pesquisas evidencias que demuestren que la policía tuvo información que podría haber ayudado a evitar el atentado, el más sangriento en la historia del conflicto norirlandés.

Hasta ahora, la Justicia de Irlanda del Norte y de la República de Irlanda no han castigado por la vía penal a los responsables del atentado perpetrado el 15 de agosto de 1998 con un coche bomba por el IRA Auténtico (RIRA).

Solo el norirlandés Sean Gerard fue acusado por el asesinato de esas 29 personas en Omagh, pero fue absuelto en 2007 por irregularidades en la investigación policial.

Ante la falta de avances por la vía penal, familiares de las víctimas ganaron en 2009 una demanda civil en la que los tribunales identificaron como responsables de la tragedia a cuatro miembros del RIRA, que fueron obligados a pagar una compensación de 1,5 millones de libras (1,8 millones de euros).

Las familias también han acudido a los tribunales para obligar al Gobierno británico a que establezca una investigación independiente sobre el atentado.

Esta entrada fue publicada en Conflicto de Irlanda del Norte. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s