“El Buen Viejo IRA”, un artículo de Gerry Adams

anti_treaty_iraInteresante artículo en el blog de Gerry Adams, presidente del Sinn Féin, donde reflexiona sobre el IRA histórico (el de 1916 y los años ’20), que recibe homenajes por parte del Estado irlandés, y compara su violencia con la del IRA de 1970 y siguientes. Recordemos que todo el sistema de partidos de la República de Irlanda nace de las sucesivas escisiones del IRA. El artículo viene a responder a la última polémica en la que la nieta del histórico dirigente republicano Joe Cahill, Mairia Cahill, acusa al IRA de encubrir a quienes la violaron. Por eso Adams habla de la actitud del IRA de su generación con respecto a los delincuentes sexuales. La traducción y las notas entre corchetes son mías.

El Buen Viejo IRA

Gerry Adams El pasado sábado fue el aniversario de la ejecución por los británicos de Kevin Barry, a los 18 años. Fue ahorcado el 1 de noviembre de 1920. Kevin Barry era uno de los “Diez Olvidados”, voluntarios del IRA que fueron ejecutados en la prisión de Mountjoy y enterrados allí por el Gobierno británico. Él y otros nueve luchadores por la libertad recibieron un funeral de Estado hace unos años [en 2001], cuando sus restos fueron trasladados desde Mountjoy al cementerio de Glasnevin. Yo estuve allí ese día y, más importante que toda la pompa y ceremonia propia de un acto de estado, fue la enorme concurrencia de ciudadanos que se alineaban en las aceras y se unieron a la ceremonia fúnebre. Kevin Barry era una víctima y un héroe de la Guerra de Independencia, un conflicto que duró dos años y que fue seguido por una sangrienta guerra civil que vio atrocidades cometidas por ambos bandos. Su vida y muerte y el papel de los Voluntarios del IRA fue inmortalizado en una canción poco después de su muerte. “Kevin Barry” se convirtió en una de las canciones rebeldes más populares de aquella y de las siguientes generaciones. Os recuerdo este aniversario, porque uno de los aspectos de la controversia actual en torno a cómo el IRA manejó a los abusadores sexuales durante los últimos años de la guerra es la forma en que el Fine Gael, Fianna Fáil y Partido Laborista se han apresurado a condenar al IRA de ese período, al tiempo que elogian las acciones de aquellos que lucharon en 1916 y en la posterior Guerra de Independencia. El ministro de Finanzas Michael Noonan, hablando en Beal na mBlath [escenario de la muerte de Michael Collins, cuyos seguidores fundaron el partido Fine Gael, ahora en el gobierno] en agosto de 1984, dijo: “Los irlandeses de nuestra generación deben más a (Michael) Collins que a cualquier otro héroe irlandés”. Noonan citó con aprobación las palabras de Arthur Griffith: “Collins era el hombre cuya voluntad inigualable e indomable llevó a Irlanda a través de la terrible crisis. Él era el hombre que luchó contra el terror Black and Tan [tropas británicas de ocupación] hasta que Inglaterra se vio obligada a ofrecer condiciones”. En julio del año pasado en Cork el Taoiseach Enda Kenny elogió la actuación de las “Columnas Volantes de Cork Rebelde y de su hijo más famoso, Michael Collins”. Un año antes, frente a la conmemoración anual de Michael Collins en Beal na mBlath describió a Collins como un “reformador. Un pensador. Un modernizador” y alabó “la ambición, la fuerza mental y la elevada idea de Collins”. El Partido Laborista se apresuró a conmemorar la fundación del Ejército Ciudadano Irlandés. Un cuerpo armado privado, de hombres y mujeres, fundado por James Connolly, que luchó en el Levantamiento [de Pascua de 1916], muchos de sus miembros se unieron al IRA. El líder de Fianna Fáil Micheál Martin, hablando en Arbour Hill, donde están enterrados los líderes de 1916, calificó al Levantamiento como “uno de los eventos más nobles y valientes en la historia de Irlanda. Los líderes del Levantamiento eran patriotas de honor e integridad que estaban dispuestos a sacrificar todo para que el pueblo irlandés pudiera ser libre”. Y los líderes eran “héroes”. Pero aquellos, como Bobby Sands y Mairead Farrell y Máire Drumm y un sinnúmero de otros, que se enfrentaron contra de la injusticia y lucharon valientemente contra el gobierno británico y su maquinaria militar en la década de los 1970, ‘80 y ‘90 formaban parte de una “campaña terrorista”. Eso “no fue una pelea limpia. Fue sucia y desagradable. Y ningún nuevo revisionismo histórico, amnesia deliberada o indiferencia de los medios puede alterar ese hecho”. Es justo que recordemos a aquellos de generaciones anteriores que lucharon y murieron o fueron encarcelados o exiliados por sus esfuerzos para liberar a Irlanda de la dominación británica. Pero, si hay una amnesia deliberada, está dentro de los partidos del establishment de Dublín. Tiene sus raíces en la partición y el abandono por parte del establishment de Dublín de los nacionalistas y unionistas en el Norte y el ideal de una república irlandesa independiente de 32 condados. No es de extrañar que el Gobierno de Dublín todavía ha de llevar adelante los planes para conmemorar el Levantamiento de 1916, ahora a sólo dieciocho meses. No se siente la Proclamación en la Irlanda moderna oficial. O su promesa de igualdad para todos. Excepto en los corazones y las mentes de los irlandeses amantes de la libertad. Noonan, Enda Kenny y Micheál Martin ignoran hipócritamente la brutalidad y la violencia que los hombres y mujeres de esa generación del IRA, liderada por Collins y otros, utilizaron para hacer la guerra contra un ejército británico numéricamente más fuerte, mejor equipado y profesional, y apoyado por la RIC [policía británica en Irlanda], los Black and Tans y la Sección Especial. Dicen que era el Buen Viejo IRA. Diferente, según ellos, del IRA de los años ‘70, ‘80 y ‘90. El hecho es que el Levantamiento de 1916, la Guerra de Independencia y la guerra civil no eran peleas “limpias”. Eran sucias y desagradables y miles de ciudadanos irlandeses y soldados británicos murieron, en los dos años de la Guerra de Independencia, murieron más de dos mil quinientos, incluyendo unos 700 civiles. Durante ese periodo, el IRA funcionó con lo que hoy se llama tribunales canguro [ilegales, no oficiales] para satisfacer a la justicia sumaria en un clima en el que a la Real Policía Irlandesa (RIC) se le consideraba como poco diferente de la RUC de años posteriores. El IRA de la época, al igual que sus sucesores de nuestro tiempo, ejecutó a montones de personas como informadores y agentes que trabajaban para los británicos, a menudo dejando sus cuerpos en lugares públicos con pancartas que declaraban “espías e informadores, cuidado.” La mayoría fueron fusilados, pero uno fue detenido en un barco en medio del río Barrow y ejecutado por ahogamiento. El IRA de ese periodo hizo desaparecer a montones de presuntos informantes, hombres y mujeres. Se afirma que este número puede ser tan alto como 200. Tras el conflicto, no hubo ningún intento de recuperar los restos, a diferencia de los republicanos de esta generación que han ayudado a asegurar el regreso de 10 de los 15 que fueron enterrados en secreto en la década de 1970. Y bajo ese mismo Michael Collins, que Noonan y Kenny agasajan, y el mismo IRA alabado por Martin, el IRA importaba armas desde los Estados Unidos, robaba bancos y oficinas de correos y recaudaba “impuestos”. La falta de pago de este impuesto se respondía con medidas severas, incluidas palizas. Collins ordenó los ataques contra miembros de la RIC, muchos de los cuales fueron tiroteados en una emboscada, por la espalda, en la oscuridad, cuando estaban desarmados, en presencia de sus familias, en sus camas, y sin misericordia. El IRA mató a civiles, incluso por accidente a niños. En un período de cinco meses, 46 civiles fueron asesinados por el IRA y 163 resultaron heridos. Y cuando el Irish Independent condenó sus acciones como “asesinato más indecente”, ¿qué hizo Michael Collins? Envió a sus hombres a la sede del Independent y retuvieron al editor a punta de pistola, mientras desmantelaban toda la maquinaria de impresión y la destruían. ¿Y si el Fine Gael, el Fianna Fáil y el Partido Laborista hablan de un mandato para librar esa guerra? Se les debe recordar que nadie votó a favor de la guerra en las elecciones de 1918. Al igual que en los años ‘70 los republicanos de la época no fueron a la guerra. La guerra vino a nosotros.

Esta entrada fue publicada en Conflicto de Irlanda del Norte, Historia de Irlanda. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s