Nacionalistas y unionistas llegan a un acuerdo integral sobre Irlanda del Norte

equipo negociador del SF

Los nacionalistas y unionistas de Irlanda del Norte han llegado este martes a un acuerdo integral acabando así con la amenaza de colapso que se cernía sobre el Gobierno de coalición creado en 1998 para poner fin a la violencia sectaria. El acuerdo ha sido posible una vez que Londres ha aprobado un paquete de 2.000 millones de libras (2.547 millones de euros) para el Gobierno autónomo de poder compartido entre unionistas y nacionalistas, así como la devolución de competencias sobre el impuesto de sociedades, para poder competir mejor con la República de Irlanda, donde el gravamen se encuentra en el 12,5% (frente al 21% del Reino Unido).  También se va a crear una comisión especial que investigue todas las muertes violentas ocurridas durante el conflicto norirlandés, así como un archivo histórico para resolver el controvertido “legado del pasado”. Asimismo se ha acordado traspasar a la Asamblea norirlandesa de Stormont la responsabilidad de gestionar las polémicas marchas orangistas protestantes.

El líder del Sinn Féin Gerry Adams [en la foto al frente del equipo negociador de los republicanos] ha declarado en su cuenta de Twitter que se trata de un buen acuerdo (“un buen progreso el de hoy”) para el que pedirá el apoyo de la Ard Chomhairle (gran consejo, máximo órgano de dirección del partido), pero que se debe continuar trabajando en Año Nuevo.

El primer ministro de Irlanda del Norte, el unionista Peter Robinson, anunció que los cinco partidos que forman parte del Gobierno autónomo han alcanzado un amplio acuerdo económico y político tras once semanas de diálogo con los gobiernos de Londres y Dublín. La hoja de ruta acordada, que ahora deberá aprobar cada formación en procesos internos, establece un plan financiero a largo plazo para Irlanda del Norte, así como un marco de actuación para solventar aspectos aún pendientes del proceso de paz en la provincia británica, según informa la agencia EFE.

“Es un acuerdo muy significativo”, dijo Robinson, que admitió que “todavía queda trabajo por hacer”, mientras que el primer ministro británico, David Cameron, se mostró “encantado por haber alcanzado un acuerdo sobre el que se puede trabajar”. “Este acuerdo significa que el Gobierno británico ha sido capaz de ofrecer un paquete financiero significativo que abre la puerta a mayor prosperidad, estabilidad y seguridad económica para Irlanda del Norte”, indicó Cameron.

Con el acuerdo de Robinson y Adams

Tanto el primer ministro noirlandés y líder del conservador Partido Democrático Unionista (DUP), Peter Robinson, como Gerry Adams, presidente del partido republicano Sinn Féin, aseguraron que recomendarán a las direcciones de sus formaciones que ratifiquen un pacto que aspira a desbloquear la toma de decisiones en el Ejecutivo autónomo de poder compartido.

“A todos nosotros nos habría gustado un acuerdo más exhaustivo y completo, pero esto es mucho más de lo que habíamos logrado hacer sobre estas cuestiones en el pasado”, subrayó Robinson.

La última ronda de conversaciones, que se inició ayer, se ha alargado durante 30 horas antes de que los partidos llegaran a puntos en común en el amplio rango de temas.

El acuerdo permitirá comenzar a aplicar las reformas en el sistema de bienestar social a las que hasta ahora se había opuesto el Sin Féinn, al tiempo que otorgará a Irlanda del Norte un modelo de financiación a diez años vista consensuado con Londres.

La resolución de esas cuestiones financieras, que separaba a los partidos en el Gobierno, facilita además que se continúe avanzando en los flecos que todavía quedan pendientes en el proceso de paz norirlandés.

En ese sentido, el pacto sobre la resolución de problemas que todavía continúan generando disturbios en la región fue más limitado que en los aspectos económicos.

Memoria histórica

El documento acordado bosqueja nuevos mecanismos para investigar las muertes ocurridas durante un conflicto armado que duró casi 30 años.

El progreso es sin embargo escaso en cuanto a la cuestión de las banderas en los edificios públicos y la organización de los desfiles protestantes.

El pacto en esos aspectos se ha pospuesto para nuevas reuniones en favor de firmar un acuerdo cuando ya se había cumplido el plazo límite que las partes se habían marcado para consensuar una hoja de ruta.

Las fiestas navideñas impedían proseguir los encuentros en los próximos días, mientras que ya en enero los partidos se centrarán en la campaña para los comicios generales de mayo en el Reino Unido, un ambiente electoral en el que veían imposible hacer concesiones a sus rivales políticos.

Esta entrada fue publicada en Proceso de paz. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s