El verdadero 1984 en Irlanda fue más de Flann O’Brien que de George Orwell

El verdadero 1984 en Irlanda fue más de Flann O’Brien que de George Orwell

Papeles del Estado de hace 30 años representan un país más desorganizado que distópico 

Artículo de Joe Humphreys, The Irish Times, 27/12/2014.

Flann O'Brien

La novela 1984 evoca el mundo del Gran Hermano, del crimental y del doblepensar. La novela de George Orwell, terminada en 1948, se imagina el triunfo de un estado militarizado fuertemente controlado.

La visión distópica que nunca se realizó —en Irlanda por lo menos— y los papeles del Estado recién publicados subrayan hasta qué punto Orwell se equivocó. La Irlanda de 1984 parece menos orwelliana y más como algo de un libro de Flann O’Brien.

El gobierno de coalición Fine Gael-Laborista estaba luchando para imponer su autoridad después de la derrota en el referéndum contra el aborto del año anterior. Desinflado por la tibia respuesta a su Foro de la Nueva Irlanda y sumido en el clientelismo que caracterizó gran parte de la política nacional, el Taoiseach [Primer Ministro] Garret FitzGerald admitió en septiembre de 1984 que su cruzada constitucional estaba en “la cámara frigorífica”.

‘Garret el Bueno’

En cuanto a que el gobierno dictara los pensamientos de la gente, estaba más acostumbrado a ser dictado por los ciudadanos. Los archivos están repletos de correspondencia de los sacerdotes que cuestionan la moral de Garret el Bueno.

En la novela de Orwell, la tecnología ha avanzado hasta el punto en que la vigilancia era universal. Incluso si el gobierno en 1984 tuviera el deseo de espiar a todos los aspectos de la vida privada de las personas, no tenía la capacidad ni la experiencia o el hardware.

La Garda Síochána [Policía de la República de Irlanda] tuvo su lado profesional pero también consultó clarividentes y adivinos para tratar de resolver uno de los mayores casos de la época, el robo del ganador de Derby Shergar en 1983.

El escándalo de los pinchazos telefónicos también mostró un grado de ineptitud, cualquiera que sea la malicia, dentro del aparato de gobierno. Una acción legal iniciada contra el Estado en 1984 por la violación de la privacidad debido a las escuchas tendría éxito en el Tribunal Supremo tres años después.

Parte de este material pintoresco que emergió de los archivos se refiere a la tecnología y aquí el tufillo de Flann O’Brien es más fuerte. Documentos preparados para el Presupuesto de 1984 revelan que una de las mayores preocupaciones a nivel de gabinete fue la retirada prevista de un subsidio para las cabinas de teléfonos rurales.

Se señaló que la gente tenía que esperar por lo menos tres meses para conseguir un teléfono instalado en casa y cualquier intento de detener el suministro de cabinas —aunque estaban infrautilizadas— era “probable que provocara una fuerte reacción”. Así que el subsidio se quedó.

Los motores de búsqueda

En un recordatorio de lo que era la vida antes de los motores de búsqueda, el ministro Fianna Fáil Michael J Noonan remitió al departamento del Taoiseach una carta que recibió de un joven elector: “¿Sería tan amable de decirme cuántos artículos hay en la Constitución?”, escribió el colegial del Condado de Limerick. “He preguntado a los profesores y a personas bien formadas y no lo saben.”

Esta entrada fue publicada en Curiosidades, Historia de Irlanda, Literatura. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s