“Y 25 minutos menos en Irlanda” (la hora de Dublín)

reloj Irish Times«Son las 12 del mediodía, veinticinco minutos menos en Irlanda». Imaginaos cómo darían la hora en los partes de noticias de la BBC si hubiera sobrevivido la hora de Dublín, que rigió en Irlanda durante muchos años.

Hasta finales del siglo XIX, la hora en Irlanda y en Gran Bretaña se definía a nivel local de acuerdo con la salida y la puesta del sol. Pero el desarrollo de los horarios de trenes y de la telegrafía requirió que se normalizara la hora, por lo cual, en 1880, la Cámara de los Comunes de Westminster aprobó por ley que en toda la isla de Gran Bretaña se definiría la hora según la del meridiano de Greenwich (Greenwich Mean Time, GMT), mientras que en Irlanda, donde el sol, según lo medido por el Observatorio de Dunsink, sale 25 minutos y 21 segundos más tarde que en Greenwich, la hora se definiría oficialmente como la hora media de Dublín (Dublín Mean Time, DMT).

No obstante, el acuerdo sólo sobrevivió 36 años, pues en 1916, meses después del Levantamiento de Pascua, desde Londres la Cámara de los Comunes introdujo la hora de Greenwich en Irlanda y abolió la hora de Dublín (Dublín Mean Time). En consecuencia, cuando los relojes británicos, para adaptarse al horario de invierno, se retrasaron una hora a las 2 de la madrugada del domingo 1 de octubre de 1916, los relojes irlandeses sólo se retrasaron 35 minutos para sincronizar su hora con la de Gran Bretaña.

Por supuesto, semejante medida provocó en su momento la oposición de agricultores, políticos, ayuntamientos y diversos grupos empresariales. Sin embargo, contó con el apoyo de The Irish Times.

Recientemente ha aparecido una carta inédita de la Condesa Markievicz, uno de los líderes rebeldes del Levantamiento de 1916 e icono de la lucha por la independencia irlandesa, en la que se queja amargamente del cambio horario. En 1918, escribiendo a J. H. MacDonnell, un abogado irlandés de Londres, conocido por sus simpatías republicanas, la Condesa afirma que la abolición de la hora media de Dublín era una de las diversas acciones emprendidas por el gobierno inglés para “poner todo el país en el bando del Sinn Féin” y que el “sentimiento público irlandés estaba indignado por la imposición por la fuerza de la hora inglesa”. Los hechos le darían la razón, pues el Sinn Féin, el movimiento que reunía a todo el nacionalismo irlandés, ganaría las elecciones legislativas de diciembre de 1918 con el 70% de los votos en Irlanda. La carta escrita a mano por la condesa Constance Markievicz sale a subasta el mes que viene en Dublín.

Esta entrada fue publicada en 1916, Curiosidades, Historia de Irlanda. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s