’71, una película de guerra en el Belfast de 1971

Cuando Belfast era Basora o Bagdad… El próximo viernes estrenan en España ’71, una película bélica ambientada en el conflicto de Irlanda del Norte desde el punto de vista inglés. Un thriller ajeno al contexto político, según dicen. Aquí tenéis el trailer y la crítica de Eulàlia Iglesias en elconfidencial.com.

Cómo sobrevivir al infierno irlandés

Eulàlia Iglesias

En 1971, por primera vez desde 1921, un soldado británico era abatido en el Ulster. Los setenta del siglo pasado suponen la escalada del conflicto de Irlanda del Norte, lo que allí han denominado popularmente The Troubles. El primer largometraje de Yann Demange alude al año de inicio de esta década sangrienta en un escenario de ficción que sin embargo bien podría explicar la muerte de ese soldado desde el punto de vista de un compañero que, por azar, es abandonado por el resto de su pelotón en plena zona conflictiva de Belfast.

’71 arranca con un entrenamiento de alta intensidad en el ejército del Reino Unido. Los soldados se preparan para ir al Ulster, territorio oficialmente británico, como si fueran destinados a una guerra en un estado lejano. Cuando el comandante apostilla las instrucciones a su pelotón con un “en el fondo no os movéis de este país”, Gary, el protagonista, responde con una mueca de escepticismo. Este joven británico recibe el anuncio de que lo enviarán a Irlanda con las mismas emociones que un muchacho estadounidense debía experimentar cuando lo mandaban al Vietnam.

Jack O’Connell, uno de los actores del año gracias a ‘Invencible’, estrena ’71. Un thriller bélico sobre el conflicto en Irlanda del NorteEn este aspecto, ’71 se distancia de otros films anteriores sobre el conflicto en Irlanda del Norte. No solo adopta un punto de vista británico, también las formas de una película de guerra. Con la diferencia que el joven protagonista no tendrá que sobrevivir en las selvas de Indochina sino en las calles de Belfast.

En su primer día en la capital del Ulster, Gary debe cubrir junto a otros soldados una operación de búsqueda de armas en una casa del barrio católico. La hostilidad de los residentes se manifiesta a través de protestas de todo tipo, desde chavales que les lanzan bolsas con excrementos a amas de casa que percuten las tapas del cubo de la basura contra el suelo. En medio de la confusión, Gary y otro soldado acaban persiguiendo a un chaval que les ha robado un fusil. Otro chico joven dispara contra su compañero. Y su destacamento se retira abandonando a Gary en territorio enemigo. ’71 deviene así un film de supervivencia: la de un soldado británico solo y perdido en Belfast.

El cambio de siglo ha proporcionado una nueva perspectiva cinematográfica al conflicto norirlandés. Por un lado, ha dejado de ser un tema recurrente en la cinematografía de aquel país en la misma medida que la situación en las calles se iba calmando. Por el otro, las películas al respecto han tomado nuevos ángulos. En 2002, el británico Paul Greengrass demostraba con Bloody Sunday que se podían reconstruir los hechos del Domingo Sangriento de 1972 aunando la vocación de verismo de un documental y la denuncia política con la tensión propia de los thrillers de acción.

En 2008, Steve McQueen aplicaba una mirada propia de su experiencia como videoartista a la reconstrucción de las huelgas de hambre de Bobby Sands y sus compañeros en la cárcel de Maze: en Hunger se subraya la naturaleza performativa de la resistencia política de unos presos que convertían su cuerpo en el nuevo campo de batalla. Series televisivas contemporáneas como The Fall sitúan la acción en el Belfast de hoy en día para dejar patente que la policía allí tiene ahora otros asuntos que resolver, aunque la resaca de los Troubles siga notándose en el paisaje de fondo…

En ’71, Yann Demange se sitúa más cerca de Greengrass y de McQueen que de la tradición que representarían thrillers políticos como En el nombre del padre (Jim Sheridan, 1993) o Agenda oculta (Ken Loach, 1990), rodados todavía en pleno conflicto. Como Bloody Sunday, ’71 adopta un tono y un ritmo propio del thriller de acción, con espléndida secuencias de persecución por estrechos callejones o por los laberínticos edificios de los pisos de protección oficial donde viven algunos personajes. Pero en este caso la película no muestra la misma querencia por el naturalismo y va situándose a medida que avanza el metraje en un terreno más abstracto. Ambientada casi toda ella en una única noche, ’71 adquiere para el protagonista los visos de una pesadilla infernal en la que se diluyen los contornos históricos.

Como la película de McQueen, ’71 es también a su manera una obra muy física y sensorial, donde el cuerpo del protagonista deviene el recipiente de la violencia en ambos bandos. Demange mantiene el punto de vista al lado del personaje principal como si éste en el fondo fuera un agente externo al  enfrentamiento,  de manera que transmite al espectador su estado de confusión, alerta y miedo. Mientras intenta ponerse a salvo, Gary queda atrapado en una maraña de divisiones internas, dobles juegos y traiciones en los dos bandos que complican todavía más la lucha entre republicanos y unionistas.

Como si recogiera todas las enseñanzas de los mejores films sobre Irlanda del Norte, ’71 incluso establece un vínculo con la película más insólita al respecto, Elephant de Alan Clarke. En este telefilm de 1989, el malogrado director británico depuraba la trama de cualquier contexto político para reducir la violencia a una serie de asesinatos en loop donde ya no se distinguían ni bandos ni motivaciones.

En ’71, una vez perdido en el infierno, las tribulaciones de Gary (caer en el barrio protestante, sobrevivir a una explosión, encontrarse a un médico buena persona…) responden más al azar y a la ética personal de los diferentes individuos que se cruza que a las consecuencias concretas de una estrategia política. El dilema colectivo de la integración del Ulster en la República de Irlanda o en el Reino Unido poco acaba teniendo que ver con el encadenamiento de muertes del que es testigo Gary en su temporada en el infierno.

 

 ‘71

  • Dirección: Yann Demange
  • Duración: 100 minutos
  • Género: Drama. Thriller
  • Nacionalidad: Reino Unido
  • Reparto: Jack O’Connell, Sean Harris, Paul Anderson, Charlie Murphy, David Wilmot, Sam Reid, Sam Hazeldine
Esta entrada fue publicada en Cine, Conflicto de Irlanda del Norte. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a ’71, una película de guerra en el Belfast de 1971

  1. Pingback: La película “’71”, vista por Luis Antonio Sierra | Innisfree

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s