La película “’71”, vista por Luis Antonio Sierra

Interesantísimo artículo de nuestro amigo Luis Antonio Sierra (autor de Irlanda: una nación en busca de su identidad y de Irlanda del Norte: Historia del conflicto, cuya actualización está a punto de salir) sobre la película ’71, publicado en la web de Punto de Vista Editorial:

Extraños compañeros de cama: las (im)posibles connivencias en el conflicto norirlandés

Luis Antonio Sierra

71

El otro día fui al cine a ver ‘71, el primer largometraje de Yann Demange. Aunque hay muchísimas películas que han tratado el conflicto norirlandés desde múltiples perspectivas, esta mostraba algo que no había visto antes. Es un thriller en el que un soldado recién llegado a Belfast se ve envuelto en una “caza al hombre” tras perder contacto con su unidad durante el registro de una vivienda en la zona católica de Falls. No voy a contar nada más sobre la trama no vaya a ser que a alguien le dé por ir y se la reviente.

Entre las pocas críticas que he leído de ‘71 ha habido una que me ha llamado poderosamente la atención. Dice Eulàlia Iglesias en elconfidencial.com que una de las novedades de la película es que esta adopta un punto de vista diferente: el británico. Yo no lo vi. Quizás sea mi miopía galopante la que me haya impedido percibir dicho matiz.
Lo que sí vi en este trabajo de Demange es la plasmación de un hecho que ha sido normalmente acallado por el ruido de las armas y la política, esto es, la connivencia entre las diferentes partes implicadas en el conflicto.

En Irlanda del Norte, dicha complicidad llegó a un punto casi paranoide ya que, en lugar de encontrarnos con el enfrentamiento tradicional entre dos bandos, aquí fueron tres los que se dieron cita: por un lado, los republicanos-nacionalistas; por otro, los lealistas-unionistas; y el tercero en discordia, el Gobierno británico con sus fuerzas de seguridad (RUC, UDR y Ejército). Esta dimensión dio (da) al conflicto norirlandés una de sus características más destacables a pesar de los esfuerzos de los diferentes gobiernos británicos de presentar la confrontación como un choque entre católicos-nacionalistas –partidarios de la unidad de Irlanda– y protestantes-lealistas –defensores de seguir perteneciendo al Reino Unido.

La participación del Gobierno británico en esta guerra ha tenido múltiples facetas. El papel oficial del Ejército, desde que salieron los primeros soldados a patrullar las calles norirlandesas, fue el de fuerza de interposición entre católicos y protestantes. Tanto es así que, al principio, los nacionalistas le dieron la bienvenida y creyeron la versión de Westminster. Pero poco después se dieron cuenta de que no solo iban a luchar contra los lealistas, sino también contra ese mismo ejército que, de la noche a la mañana, se había convertido en una fuerza de ocupación –no deja de ser curioso utilizar el término “ocupación” cuando se estaba actuando dentro de las fronteras del Reino Unido.
Este cambio de perspectiva vino provocado por el tremendo error de Londres al dejar, al principio, la operatividad de los militares bajo las órdenes del Gobierno unionista de Stormont que, lógicamente, barrió para casa y utilizó a las fuerzas de “su graciosa majestad” para defender sus intereses. Aunque en 1972 se solventó el error, o sea, los unionistas fueron apartados del poder y la gobernabilidad de Irlanda del Norte pasó a estar dirigida directamente desde Londres, el daño ya estaba hecho.

Por otro lado, desde el principio de los Troubles, la labor de Londres se centró en acabar con el conflicto como fuera y para ello no dudó en echar mano de los servicios de inteligencia militar, los cuales utilizaron todos sus medios –legales y no tanto– para vencer a los paramilitares. Así, se establecieron contactos secretos con todos los actores del conflicto, paramilitares y políticos, y aparecieron compañeros de cama que rayaban en lo surrealista. Pero bueno, son las cloacas y allí todo vale.

Este es, bajo mi humilde punto de vista, el punto fuerte de esta película. Ken Loach ya introdujo en su magnífica Agenda oculta el tema del terrorismo de Estado en el contexto del conflicto en Irlanda del Norte. Demange va un poquito más allá y llega hasta el fondo de esas cloacas de las que hablábamos unas líneas más arriba.

No debería sorprendernos que la realidad sea tan desagradable y que normalmente este tipo de informaciones no aparezcan en el telediario. Imagínense que durante años hubiéramos almorzado y/o cenado sabiendo que Adolfo Suárez, Leopoldo calvo-Sotelo, Felipe González, José María Aznar, José Luis Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy han tenido –y siguen teniendo– contactos relativamente frecuentes con ETA. ¿Cuánto hubieran durado esos gobiernos? Bueno, estas cosas –o solo algunas– acaban sabiéndose, pero siempre a posteriori, cuando el daño político ya es menor. Pues eso.

Esta entrada fue publicada en Cine, Conflicto de Irlanda del Norte. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La película “’71”, vista por Luis Antonio Sierra

  1. luisansierra dijo:

    Muchas gracias, Chesús, por la difusión y por lo de “interesantísimo”. Slainte

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s