El reñido duelo electoral de Fermanagh-Tyrone Sur

Católicos y protestantes norirlandeses, a la caza del escaño más disputado

La estrecha victoria de la republicana Michelle Gildernew en 2011 en Fermanagh-Tyrone Sur explica el nuevo acuerdo unionista para intentar frenar al Sinn Féin

La estrecha victoria de la republicana Michelle Gildernew en 2011 en Fermanagh-Tyrone Sur explica el nuevo acuerdo unionista para intentar frenar al Sinn Féin

Javier Aja, Enniskillen (Irlanda del Norte), EFE. Católicos y protestantes vuelven a luchar en Irlanda del Norte por un escaño en la circunscripción más reñida de las elecciones generales del Reino Unido, donde hace cinco años un solo voto dio el triunfo al Sinn Féin de Gerry Adams.

Se trata del distrito electoral de Fermanagh-South Tyrone, cuyo escaño en juego tiene, además, gran importancia simbólica para los nacionalistas que abogan por la unificación de Irlanda y para los unionistas, partidarios de la permanencia de la región en el Reino Unido.

En esta circunscripción, que comprende el condado de Fermanagh y el sur del de Tyrone -al suroeste de la provincia-, ganó un asiento en el Parlamento británico en 1981 el prisionero del ya inactivo Ejército Republicano Irlandés (IRA) y candidato del Sinn Féin Bobby Sands.

Sands nunca llegó a viajar a Westminster (sede del Parlamento) porque murió poco después de su histórica victoria electoral en la prisión norirlandesa de Maze como consecuencia de la huelga de hambre organizada por miembros del IRA para pedir al Gobierno de la entonces primera ministra británica conservadora Margaret Thatcher (1979-90) el estatus de prisioneros políticos.

“Aún no hay encuestas, pero va estar otra vez muy, muy reñido”, aseguró a Efe la parlamentaria del Sinn Féin Michelle Gildernew, quien aspira a derrotar en esta circunscripción al candidato del Partido Unionista del Ulster (UUP), Tom Elliott, y renovar por cuarta legislatura consecutiva su asiento en Londres.

“Aunque hay otros tres candidatos, Elliott cuenta con el apoyo de todas las fuerzas del unionismo aquí y en Gran Bretaña, por lo que no subestimamos la magnitud del reto al que nos enfrentamos”, afirmó la dirigente nacionalista sobre el pacto firmado por el UUP, tercera formación norirlandesa, y el mayoritario Partido Democrático Unionista (DUP).

El acuerdo entre las dos formaciones protestantes para presentar un candidato conjunto funciona en cuatro de las 18 circunscripciones norirlandesas, entre ellas las de Fermanagh-South Tyrone, y su objetivo es frenar el ascenso del Sinn Féin, segunda formación de la provincia y principal representante de la comunidad católica-nacionalista.

En los comicios de 2010, el DUP obtuvo ocho escaños en la Cámara de los Comunes por cinco del Sinn Féin, mientras que el UUP se quedó sin representación, un duro golpe para el que fue durante décadas el mayor partido unionista en la provincia y el que se considera el “pariente” cercano de los “tories”.

Los otros escaños de Irlanda del Norte en los Comunes fueron en 2010 para el Partido Socialdemócrata y Laborista (SDLP), que sacó tres; la Alianza, 1, y el otro correspondió a un independiente.

En esta ocasión, el frente unionista aspira a través de ese pacto a recuperar su hegemonía en Londres, donde, además, el DUP podría tener un papel destacado si el Partido Conservador del primer ministro, David Cameron, necesita apoyos de otras formaciones para mantenerse en el poder en caso de no conseguir la mayoría necesaria para gobernar en solitario.

“El DUP puede ser la pieza necesaria para coronar al rey porque el resultado puede ser ajustado y dos o tres votos pueden marcar la diferencia”, indicó a Efe Elliott, líder del UUP entre 2010 y 2012.

Gildernew rechazó de plano este escenario y calificó de “patética” la influencia de los unionistas en Westminster, adonde los parlamentarios del Sinn Féin, por su parte, no acuden porque se niegan a prestar juramento de lealtad a la reina Isabel II, requisito imprescindible para ocupar escaño.

“Si ganan los ‘tories’, lo más probable es que busquen apoyos en el (eurófobo) UKIP (Partido de Independencia del Reino Unido). El DUP es irrelevante”, subrayó la candidata del Sinn Féin en su oficina electoral de Enniskillen.

En esta ciudad, capital del condado de Fermanagh, el IRA perpetró uno de sus peores atentados al hacer estallar una bomba durante las celebraciones del llamado Domingo de Recuerdo de los Caídos en 1987 que acabó con la vida de once personas, diez civiles y un policía.

“Yo tenía entonces 17 años -recuerda Gildernew- y sé que nada de lo que diga o haga va a hacer que desaparezca el dolor de las víctimas, pero he dedicado mi vida política a asegurar que eso no vuelva a pasar”.

En su opinión, el proceso de paz iniciado tras la firma del Acuerdo del Viernes Santo en 1998 ha transformado a Irlanda de Norte hasta tal punto que incluso algunos votantes unionistas le van a dar su apoyo en estos comicios.

“Gildernew es bastante popular, afable y carismática y se le reconoce su tarea como ministra de Agricultura en el Gobierno autónomo norirlandés (2007-2011), pero me cuesta creer que le voten unionistas. La provincia ha cambiado mucho, pero no tanto”, apuntó Sarah Saunderson, editora del semanario local “The Impartial Reporter”, uno de los más antiguos de Irlanda.

La periodista recordó que la “mayoría de los norirlandeses” aún rehúsan hablar con sus amigos o vecinos de política porque es “delicado” y porque cuando van a votar todavía lo hacen “de acuerdo a su religión”.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s