Campaña en Irlanda (2): Todos contra el Sinn Féin

Better with SF

A priori, la principal novedad de esta campaña electoral estriba en la irrupción del Sinn Féin de Gerry Adams como fuerza política relevante en la República de Irlanda. Las encuestas de los últimos años le han estado pronosticando duplicar sus votos y alcanzar un segundo puesto, e incluso su victoria en junio de 2014 y febrero de 2015, mientras el Partido Laborista, socio de gobierno del conservador Fine Gael, se desangraba perdiendo la mitad de los votos de 2011. De hecho, el Sinn Féin se aupaba con la hegemonía del voto de la izquierda, convirtiéndose en el único de los cuatro principales partidos en cuestionar la política de austeridad impuesta por la Troika. Ese hecho supone que, a juicio de algunos analistas, solo habría dos opciones en la votación del 26F: el continuismo del gobierno de Fine Gael con uno u otro socio (FG-FF-LAB), o el cambio con un gobierno encabezado por el Sinn Féin (y apoyado con independientes y partidos minoritarios de izquierdas).

Por eso, la campaña se ha polarizado mucho en atacar al SF. Dirigentes de FG, FG y Labour centran sus esfuerzos en desprestigiar al SF y a su líder. A Gerry Adams le han acusado de incapacidad para abordar la política económica, de hacer declaraciones ambiguas en relación con la eliminación del impuesto del agua (un compromiso fundamental de su partido) y, sobre todo, le han acusado de su relación con el IRA y de crímenes cometidos hace más de treinta años. El periodista Paul Williams ha llegado a decir que “los únicos que votarán al Sinn Féin son los traficantes de drogas, los asesinos, los secuestradores y los terroristas”, debido a que el SF reclama la abolición del Tribunal Penal Especial (Special Criminal Court, SCC) por su carácter excepcional. Esta medida de su programa ha resultado especialmente polémica por la coincidencia con la sentencia del SCC que ha condenado por evasión fiscal a Thomas Slab Murphy, presunto exjefe de estado mayor del IRA y a quien Adams definió como “un buen republicano”. Semejante acusación es un buen ejemplo de la campaña del miedo desatada contra el SF. Es probable que el desgaste del partido de Adams que apuntan las encuestas desde que se convocaron las elecciones sea consecuencia de esos ataques. Sin embargo, polarizar tanto la campaña contra el SF podría resultar contraproducente para el establishment.

Mary Lou McDonald, vicelíder del Sinn Féin, ha respondido con contundencia, defendiendo el papel histórico del SF en el conflicto del Norte: “El Sinn Féin fue fundamental para lograr la paz en Irlanda. También somos el único partido que concurre en estas elecciones generales que estaba en pie hombro con hombro con las comunidades del Norte cuando fueron tratados como ciudadanos de segunda clase en un Estado de partido único y apartheid. No nos disculpamos por ello. Por eso gozamos de la confianza y del apoyo de las comunidades del Norte en la actualidad”.

También fue McDonald la que se vio abordada en la calle por un indignado “ciudadano preocupado”, pequeño empresario quejoso de la política fiscal del SF. Luego resultó que aquel hombre era el ejecutivo de la rama irlandesa de una sociedad multinacional suiza de inversiones. Probablemente esa estrategia de sus adversarios les esté obligando a perder demasiado tiempo en responder descalificaciones en lugar de en exponer su propio programa.

Aun así, el Sinn Féin aspira a consolidarse como segunda fuerza, encabezando la oposición, y continuar creciendo cinco años más con el objetivo de acceder al gobierno de Dublín. Lo ha declarado Gerry Adams en una entrevista a la agencia Reuter: “La gente se ha politizado y se ha radicalizado a causa de las medidas de austeridad. Lo vemos en el apoyo a Jeremy Corbin (el líder de la oposición británica), lo podemos ver en Portugal, lo vemos en Grecia y también aquí en Irlanda”, ha señalado. “Está claro que Sinn Fein llegará al Gobierno en algún momento de la próxima década. No hay ninguna duda de eso”. “La certeza de que Fine Gael y Fianna Fáil dominaban la política… eso se ha acabado. Lo tienen complicado y yo disfruto con eso”. Adams ha añadido que el eslogan electoral del Fine Gael, “Seguir con la Recuperación”, no funciona sencillamente porque la gente no ha visto ninguna mejoría durante estos dos años. “No han notado ninguna mejoría porque las medidas de recuperación no les ha beneficiado a ellos”, ha dicho. Sinn Féin se ha opuesto en campaña a los impuestos sobre el agua y sobre el hogar porque asegura que estas tasas perjudican a los pobres y ha prometido aumentar los impuestos en las rentas superiores a los 100.000 euros en un 7%.

 

 

Esta entrada fue publicada en Política irlandesa. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s