Enda Kenny, en su peor momento político

El primer ministro irlandés Enda Kenny está siendo cuestionado por su propios diputados y, tras varios errores políticos y una encuesta muy desfavorable, aborda su etapa más difícil desde que fue investido Taoiseach por primera vez en 2011. Dado el interés, me hago eco del artículo de Deaglán de Bréadún en Irish Central

kenny se muerde las uñasUn encuesta de opinión que pone en cabeza a su archirrival Fianna Fáil tras ganar 9 puntos, una iniciativa transfronteriza sobre el Brexit que quedó en ridículo, la selección fallida de un nuevo vicelíder, una revuelta interna y  el temor acerca de la lealtad de los independientes en su gabinete nos anuncian un periodo espantoso para Enda Kenny, el hombre que ha guiado el Fine Gael desde 2002 y el gobierno irlandés desde 2011.

La oposición a Enda Kenny en su propio partido, el Fine Gael, se está endureciendo y se ha puesto en marcha para asegurarse de que su tiempo en el cargo termine más pronto que tarde. Kenny había dicho que no sería el candidato del Fine Gael en las próximas elecciones generales, por lo que se le está presionando para que sea más específico y fije su fecha de salida.

Y eso que Kenny es considerado ampliamente como el líder del Fine Gael de mayor éxito, pues ha sido el único de su partido en ser elegido Taoiseach en dos elecciones generales consecutivas. Sin embargo, parce haber caído en desgracia. Su gobierno, de coalición entre FG e independientes, carece de mayoría absoluta y su supervivencia depende de Fianna Fáil, el principal partido de la oposición, que se ha comprometido a facilitar la aprobación de los presupuestos anuales, así como a rechazar o abstenerse en cualquier moción de no confianza (censura) que pudieran presentar otros grupos de oposición Este acuerdo está destinado a durar hasta el final de 2018, pero los observadores creen que Fianna Fáil se verá tentado de romper la baraja si logra una ventaja relevante sobre el Fine Gael y el resto de partidos en las encuestas.

Las luces de alarma se encendieron en el Fine Gael con la encuesta del 7 de julio de Ipsos MRBI para The Irish Times, en la que se mostraba un crecimiento importante de Fianna Fáil, que había subido nueve puntos hasta el 33%, mientras que el Fine Gael retrocedía dos puntos y se quedaba en el 24% y el Sinn Féin subía dos hasta el 16%.

Mientras tanto, Kenny ha sufrido varios reveses en su actuación política. Después de la reciente votación en el Reino Unido en favor de “Brexit”, el gobierno irlandés estaba promoviendo la idea de un foro en el que los partidos de ambos lados de la frontera irlandesa discutieran las implicaciones de la salida británica de la Unión Europea. De hecho, en una comunicado de prensa del departamento de Kenny antes de una reunión del Consejo de Ministros Norte-Sur, se decía: “El Taoiseach planteará la posibilidad de desarrollar un foro para toda la isla con el apoyo de los partidos políticos, del Norte y del Sur, para discutir los desafíos conjuntos que surgen de la decisión del Reino Unido “. Sin embargo, en la reunión que tuvo lugar la semana pasada en el Castillo de Dublín con la presencia de la primera ministra de Irlanda del Norte Arlene Foster (del Partido Democrático Unionista, DUP), nadie formuló dicha propuesta, lo que se ha considerado como un grave error del Taoiseach Enda Kenny.

Otro problema fue cuando varios diputados independientes que apoyan al gobierno discreparon abiertamente en relación con la legislación sobre el aborto. La Fiscal General Máire Whelan había considerado que era inconstitucional la proposición de ley presentada por el diputado independiente Mick Wallace para permitir el aborto en casos de anomalía grave del feto. Inicialmente, fuentes de Fine Gael afirmaban que Kenny había insistido a los ministros independientes Shane Ross, Finian McGrath y John Halligan que cumplieran con la responsabilidad colectiva y no apoyaran la proposición de ley. Sin embargo, los independientes se mantuvieron firmes y votaron a favor, aunque la mayoría de la Dáil (Parlamento irlandés) se opusiera. En circunstancias normales, un ministro desobediente sería cesado, pero en la situación actual se provocado una convocatoria inmediata de elecciones generales.
Kenny y el Fine Gael se echaron atrás antes de la votación y el gabinete simplemente “tomó nota” del consejo de la Fiscal General, sin adoptar ninguna decisión formal de rechazo a la ley Wallace. Este episodio ha sido visto como una debilidad de la autoridad del Primer Ministro y la desestabilización del gobierno que preside.
Mientras, se produjo otro episodio extraño cuando Kenny volvió a nombrar al exministro de Salud James Reilly como vicepresidente del partido Fine Gael. El doctor Reilly perdió su escaños en la Dáil en las elecciones de febrero, pero desde entonces se ha convertido en senador nombrado por el Primer Ministro. Hace sólo unas semanas, Kenny declaró en una sesión informativa para corresponsales políticos que el doctor Reilly ya no era el vicelíder. Sin embargo, esa decisión no había sido trasladada por el Taoiseach al propio Reilly, a quien dio la noticia su esposa, que la había escuchado en la radio.

En general, se supone que la Tánaiste (viceprimera ministra) Frances Fitzgerald entonces sería nombrado vicelíder, pero esto no ocurrió. El Taoiseach decidió volver a nombrar a Reilly en una reunión del Grupo Parlamentario del Fine Gael.

En esa misma reunión el liderazgo de Kenny fue cuestionado por sus propios diputados por primera vez en seis años. Aunque, por el momento, parece que la oposición a Kenny se limita a disputados sin responsabilidades. Sin embargo, la responsable de disciplina de Fine Gael, Regina Doherty, que fue nombrada por el Taoiseach en mayo, causó un gran revuelo cuando, en una entrevista con la emisora de radio LMFM, urgió al Taoiseach a aclarar sus planes y establecer un cronograma definitivo para su salida . Más tarde, dijo que Kenny tenía su “total apoyo y respaldo”.

La especulación creciente plantea que Kenny se retirará antes de que finalice este año, posiblemente cuando la Dáil se vaya de vacaciones de verano a finales de este mes, pero más probablemente hacia el final del año tras la aprobación del presupuesto en octubre.

La lista de posibles sucesores incluyen al Ministro de Protección Social Leo Varadkar, al Ministro de Vivienda Simon Coveney, y a la Tánaiste y Ministra de Justicia Frances Fitzgerald. La política irlandesa rara vez ha vivido un período de incertidumbre como el actual.

Esta entrada fue publicada en Política irlandesa. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s