Cómo la Guinness salvó a Irlanda en la II Guerra Mundial

[Interesantísimo articulo de Bryce Evans, autor del libro Ireland during the Second World War: Farewell to Plato’s Cave, publicado en el diario digital IrishCentral.com.]

Cómo la Guinness salvó a Irlanda en la II Guerra Mundial

Bryce Evans

guinness-2gmCon cerca de mil millones de litros de cerveza vendidos al año, Guinness se ha convertido en una de las marcas irlandesas más reconocibles del mundo. Y a pesar de que se elabora en más de 60 países y está disponible en más de 120, sólo hay una nación que debe su supervivencia misma como estado soberano a la cerveza negra.

Hace setenta y dos años, en febrero de 1944, quedaba claro al fin que los Aliados iban a ganar la Segunda Guerra Mundial (1939-1945). En Europa del Este, el Ejército Rojo acelera su marcha hacia occidente. En Italia, la ofensiva aliada en Montecassino está en marcha. Y en Irlanda del Norte, a la espera del día D, el número de soldados británicos y estadounidenses ha aumentado a 120.000. Con esta abundante guarnición de las tropas aliadas que supone la décima parte de toda la población de los Seis Condados [Irlanda del Norte], algunos temen una invasión transfronteriza. Sin embargo, para los responsables políticos en Dublín, la acumulación de tropas al norte de la frontera es el signo más claro hasta ahora de que Éire surgirá de la guerra con su neutralidad e independencia intacta.

La razón de esta actitud bastante complaciente al sur de la frontera estaba en el título de una obra de teatro que el autor irlandés Flann O’Brien estaba escribiendo en ese momento: “Thirst” (“Sed”).

En 1938 y 1939, con el conflicto europeo en el horizonte, Irlanda exportaba alrededor de 800.000 barriles de cerveza al año. En 1940 y 1941, con la guerra en curso, esta cifra saltó hasta acercarse al millón. Estas saludables cifras de exportación se debían a la sed de Guinness del creciente número de hombres alistados en las fuerzas armadas británicas y en las industrias en tiempos de guerra.

El primer ministro británico Winston Churchill sabía que era esencial para la preservación de la moral en el frente doméstico del Reino Unido. A finales de 1941, sin embargo, el trigo estaba escaseando seriamente en Irlanda. De hecho, en todos los frentes, parecía que Éire no podría sobrevivir a la guerra por mucho tiempo como un país neutral. Esto se debió a que a Churchill le ofendía la neutralidad irlandesa. Con un ojo controlando los puertos irlandeses y con el otro los suministros enviados por los británicos que alimentaban a la Irlanda neutral, forjó su venganza sometiendo al pueblo irlandés a una tenaza en el suministro agónica e implacable.

En un intento de coaccionar a Irlanda hacia el lado aliado, Churchill supervisó el estrangulamiento de la economía irlandesa durante todo el año 1941. La Irlanda de Éamon de Valera, todavía sin una marina mercante propia y peligrosamente dependiente de los suministros británicos, fue sometida a la fuerza de la guerra económica británica.

Intentando dar un golpe mortal a la economía agrícola irlandesa, los británicos cortaron el suministro anual vital de fertilizantes agrícolas a Irlanda desde 100.000 toneladas a cero. Del mismo modo, la oferta británica de piensos se redujo de seis millones de toneladas a cero. La gasolina también fue cortada. En la Navidad de 1940, las gasolineras en todo el estado se secaron de repente. Los trenes pronto dejaron de circular cuando el suministro de carbón británico se estancó. Con los estómagos rugientes y el centenario de la Gran Hambruna aproximándose, hubo informes de que se perderían los ciervos de Phoenix Park e incluso los animales de zoológico de Dublín. Las prostitutas dublinesas pedían el pago no en efectivo, sino en codiciados productos básicos como jabón o té. Dado que la producción de trigo disminuía, el estado introdujo desesperadamente la barra de pan negro cien por cien, que usaba hueso molido o cal en polvo para complementar la harina, lo que a su vez inhibe la absorción de calcio, provocando un incremento masivo en el raquitismo infantil. Se afirmó en la Dáil que “los pobres son como ratas cazadas cuando buscan pan”. Para colmo de males, cayeron bombas alemanas , el Castillo de Dublín fue devastado por el fuego y, lo más siniestro, Irlanda sufrió un grave brote de fiebre aftosa que provocó que miles de animales tuvieran que ser sacrificados. 1941 fue verdaderamente un ‘annus horribilis’ de guerra en Irlanda.

Con la situación económica de Irlanda agravada por un mercado negro en auge y la introducción tardía del racionamiento completo, la situación se oscureció. El hambre pronto se convirtió en un temor realista. Veinte millones de personas murieron de hambre globalmente durante la Segunda Guerra Mundial. Fue el aumento de la incidencia del hambre y la mención de la temida ‘palabra F’ [de ‘famine’, hambre] lo que llevó al gobierno irlandés para tomar medidas decisivas para preservar su propia existencia.

Pero ¿cómo podría una diminuta Éire —que posee escasos recursos naturales, que regresa con rapidez a la economía medieval del caballo y el carro, y que fue descrita por otro titán de la literatura irlandesa, George Bernard Shaw, como “un impotente pequeño jardín de coles”— tener la esperanza de sostenerse contra la presión de Churchill? Una pista estaba en los comunicados de vuelta a Londres del agregado de prensa en Dublín y futuro poeta británico laureado John Betjeman. En estas cartas, Betjeman narró regularmente la situación del suministro de Irlanda. Un informe típico decía “No hay carbón. Ni gasolina. Ni gas. Ni electricidad. Ni parafina “, pero reconocía “hay buena Guinness”. Guinness, por lo tanto, era la única arma económica que los irlandeses poseían.

En marzo de 1942, en un esfuerzo para conservar los suministros de trigo para el pan para los pobres, el gobierno irlandés impuso restricciones en el malteado de la cebada y prohibió por completo la exportación de cerveza . La actitud británica, hasta entonces despreocupada, cambió drásticamente. Después de que el ejército británico se quejara a Whitehall [centro administrativo del Gobierno británico] del malestar causado por una repentina escasez de cerveza en Belfast, se alcanzó un acuerdo apresurado entre altos funcionarios británicos e irlandeses. Gran Bretaña vendería las existencias de trigo tan necesarias a cambio de Guinness.

Poco tiempo después, sin embargo, Guinness se quejó de que no tenía suficiente carbón para producir cerveza en cantidad suficiente tanto para el mercado nacional como para el de exportación. El gobierno irlandés rápidamente volver a imponer la prohibición de la exportación. Esta vez, en un nuevo intento de apagar la sed de las tropas aliadas al norte de la frontera, los funcionarios británicos accedieron a liberar más carbón para Irlanda.
Poco a poco, este patrón de trueque se repitió. Frente a una guarnición de tropas estadounidenses y británicas en Irlanda del Norte con las lenguas secas e hinchadas en la larga espera del Día D hasta junio de 1944, los británicos aceptaron periódicamente liberar existencias de trigo, carbón, fertilizantes y maquinaria agrícola a cambio de Guinness. Estos suministros pudieron mantener a la Irlanda neutral a flote durante la Segunda Guerra Mundial y permitir la continuación de la neutralidad irlandesa.

Por lo tanto, con un consumo de Guinness hoy fuertemente asociado con el Día de San Patricio, quizás es el momento de hacer una pausa y reflexionar que, incluso en tiempos de guerra (en palabras de Flann O’Brien):

“When things go wrong and will not come right,
Though you do the best you can,
When life looks black as the hour of night,
A pint of plain is your only man.”

[“Cuando las cosas van mal y no vienen rectas, / a pesar de que lo haces lo mejor que puedes, / cuando la vida se ve negra como la hora de la noche, / una simple pinta es tu único hombre”.]

Esta entrada fue publicada en Curiosidades, Historia de Irlanda. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s