Los cinco otra vez en la Isla del Brexit

Andy Robinson, periodista inglés y columnista de La Vanguardia, nos explica con ironía la confusa situación a la que se enfrenta el Reino Unido al acercarnos al plazo del Brexit. 

Los cinco otra vez en la Isla del Brexit

Los 5 en el BrexitAndy Robinson. Liverpool,- Acabo de pasar las fiestas navideñas en Inglaterra donde los brindis por el año 2019 se ven cada vez más enturbiados por la siguiente reflexión a veces etílica: ¿tu entiendes qué demonios  quiere decir “backstop”?

Es el término que se utiliza para el arreglo provisional que, bajo el plan de Theresa May, mantendrá el Reino Unido en la unión aduanera de la UE mientras que se busque una solución para desatar el nudo gordiano de Irlanda. Concretamente ¿cómo se puede sacar al Reino Unido de la UE sin crear una frontera dura (con pasaportes, aduana, registros, policías de inmigración, inspecciones etc.) entre el norte de Irlanda y la República de Irlanda? Porque, claro, una frontera dura podría desenterrar los fantasmas y la violencia del pasado…

Es un dilema de ironía poética ya que Irlanda siempre ha frustrado los mejores planes de la elite británica (y de los rebeldes anti elite también, notablemente, Oliver Cromwell). Aún más porque, tras su desastrosa decisión de convocar elecciones el año pasado, convencida de que arrasaría contra los laboristas de Jeremy Corbyn, May depende de los votos del Partido Unionista Democrático (DUP) que teme cualquier solución que pudiera crear un régimen comercial único para los condados del norte. Semejante arreglo supondría que Irlanda del Norte compartiese una unión aduanera con el sur y no con el resto del Reino Unido. Un peligroso primer paso hacia la reunificación de Irlanda para los ultra unionistas del DUP.

Por eso, se ha tenido que recurrir a una solución provisional –el impenetrable backstop- en la que todo el Reino Unido permanecería en una unión aduanera con la UE hasta que se decidiera qué  se puede hacer. Pero esto horroriza a los brexiteers de la derecha conservadora (los de Jacob Rees Mogg que citó a Francis Drake en el Parlamento el día de la ejecución del articulo 50 que, de no ser prolongado, forzará la expulsión del Reino Unido de la UE el próximo 29 de marzo del 2019). Los brexiteers – conscientes de que el problema de la frontera irlandesa no tiene solución ni ahora ni en 20 años- temen que el backstop pueda acabar por volverse permanente.

En Liverpool, una ciudad del margen celta, quizas mas irlandesa que inglesa, que disfruta tanto de ver el berenjenal en el que se han metido May y el partido conservador, se palpaba la satisfacción en cada conversación tanto de quienes votaron a favor como en contra del Brexit.

El Reino Unido se enorgullece obsesivamente de su sentido de ironía así que el debate sobre el Brexit, ya dramatizado por la cuenta atrás hacia la salida descontrolada de la unión poco después de los idus de marzo, se enmarca en los telediarios como si se tratase de una sátira del equipo de Monty Python. Todo lleva comillas de ironía, hasta las advertencias de que una salida sin acuerdo desataría el caos y provocaria una recesión.

Los libros que más se regalan en Inglaterra estas navidades son los Ladybird Books del Brexit, algunos basados en los cuentos de Los Cinco  de Enid Blyton que todos los cincuentones leíamos de niños. Con sus dibujos retro, estos libros son una perfecta parodia del chovinismo casposo de los tories brexiteers y la Little England y, aunque menos, del falso cosmopolitismo de los remainers de la otra elite.

Mi sobrina el año pasado me había regalado Five go to Brexit Island (Los cinco, otra vez en la isla del Brexit) así que, partiendo de la base de que siempre regalamos lo que queremos que nos regalen, este año  le regalé The story of Brexit. La Historia del Brexit versión Ladybird es una parodia de la serie de libritos cuyas historias hiper simplificadas sobre el pasado y el presente de la vida británica sentaron los cimientos intelectuales, a los seis o siete años de edad, de gran parte de la clase media británica, entre ellos, yo. Es el perfecto regalo para un inglés de mi edad pero resultaba más preocupante ver que hasta los veinteañeros británicos se estaban regalando con su deseo inagotable de ironizar los Ladybird books del Brexit.

Para mi, la página que mejor resume las reacciones de la clase media cosmopolita al Brexit, los que votaron remain, es de una mujer llamada Helen que, en la ilustración, está sentada en su jardín leyendo un periódico: “Helen se levantó el día después del referéndum para descubrir que compartía a su país con millones de personas perfectamente espantosas a las que jamás había conocido”. Los “perfectamente espantosos”, claro, son los obreros blancos de la Inglaterra no londinense que hicieron un voto de castigo nuclear eligiendo el Brexit. Helen se pregunta si habría alguna posibilidad de “celebrar otro referéndum con la opción de que estos se marcharan del país en vez de que el país se marchara de la UE”.

Esa posibilidad no existe. Pero tal vez bastará un segundo referendum para volver a poner a los espantosos en  su lugar. Muchos en el Parlamento respaldarán  una nueva votación si la propuesta May y su maldito backstop no logra una mayoría -y los votos del DUP- en el Parlamento .

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Economía irlandesa, Unidad irlandesa. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s