‘On Raglan Road’, la canción favorita de folk irlandés según los espectadores de la RTÉ

Los espectadores de la RTÉ, la TV pública irlandesa, han elegido On Raglan Road como su canción de folk irlandés favorita. Un jurado redujo las 1.500 canciones nominadas a solo 10 finalistas, que representaban un abanico muy amplio, desde himnos rebeldes a canciones de borrachera, pasando por baladas románticas: Danny Boy, Óró, Sé do Bheatha ‘Bhaile, A Woman’s Heart, Rocky Road to Dublin, The Foggy Dew, The Green Fields of France, The Parting Glass, The Town I Loved So Well, A Rainy Night in Soho y On Raglan Road, que finalmente ha sido la elegida por los espectadores.

Raglan Road es una de las calles residenciales más caras de Dublín, donde residía la aristocracia angloirlandesa a finales del siglo XIX. Allí vivía el poeta Patrick Kavanagh en 1944 cuando se enamoró de una vecina, la joven estudiante de medicina de Dingle llamada Hilda Moriarty. Ella disfrutaba de la compañía del famoso poeta, pero a sus veintidós años no estaba interesada en tener una relación romántica con un hombre de cuarenta. Kavanagh expresó su decepción a través de los versos de un poema que se publicó por primera vez en The Irish Press en 1946 bajo el título de Dark-haired Miriam Ran Away.

Dos décadas más tarde, en 1964, en el pub Baily de Dublín el propio Patrick Kavanagh le dijo al cantante Luke Kelly que tenía una canción para él, si aquellos versos podían cantarse al ritmo de The Dawning of the Day. Pronto aquel poema se transformó en On Raglan Road, habitual en el repertorio de Kelly. Fue grabada por The Dubliners en 1971 y se incluyó en su álbum en vivo, Hometown, en 1972. Lamentablemente Kavanagh no vivió para escuchar su letra convertida en canción. Murió en noviembre de 1967. Hilda envió a su funeral una corona de rosas con la forma de la letra H. Todo esto lo cuenta Gerard Hanberry en la web de la RTÉ.

On Raglan Road

(Patrick Kavanagh/Luke Kelly)

On Raglan Road on an Autumn Day,
I saw her first and knew
That her dark hair would weave a snare
That I may one day rue.

I saw the danger, yet I walked
Along the enchanted way
And I said let grief be a falling leaf
At the dawning of the day.

On Grafton Street in November,
We tripped lightly along the ledge
Of a deep ravine where can be seen
The worst of passions pledged.

The Queen of Hearts still baking tarts
And I not making hay,
Well I loved too much; by such and such
Is happiness thrown away.

I gave her the gifts of the mind.
I gave her the secret sign
That’s known to all the artists who have
Known true Gods of Sound and Time.

With word and tint I did not stint.
I gave her reams of poems to say
With her own dark hair and her own name there
Like the clouds over fields of May.

On a quiet street where old ghosts meet,
I see her walking now away from me,
So hurriedly. My reason must allow,
For I have wooed, not as I should

A creature made of clay.
When the angel woos the clay, he’ll lose
His wings at the dawn of the day.

Esta entrada fue publicada en Curiosidades, Literatura, Música celta o irlandesa, Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s