‘Boicot’, la aportación irlandesa a la lucha no violenta

irelandboycottRepasando las aportaciones de Irlanda a la cultura universal, podemos destacar (además del whiskey o la cerveza negra, por supuesto) términos como el boicot y el linchamiento. Hablemos hoy de la primera palabra, un concepto que nació a partir del apellido del capitán Charles Cunningham Boycott, que fue el administrador en 1880 de las fincas de un terrateniente absentista, el conde de Erne, en la Isla Achill, en el Condado de Mayo (Irlanda). Pronto Boycott adquirió fama de explotar a sus subordinados. Por la forma en la que desempeñaba su responsabilidad, y por las condiciones extremadamente malas con las que se relacionaba con los arrendatarios, los campesinos se negaron a pagar la renta. Este episodio puede enmarcarse en la llamada «Guerra Agraria», que  se desarrolló en Irlanda entre los décadas 1870 y 1890. Con el objetivo de lograr una redistribución de las tierras y mejorar la situación de los granjeros en alquiler, la Irish Land League (Liga Agraria Irlandesa) propuso una rebaja de los arrendamientos, lo que el administrador Boycott rechazó, expulsando de sus tierras a los miembros de la Liga.

El presidente de la Land League, Charles Stewart Parnell, sugirió una alternativa no violenta para obligar al administrador a ceder: suspender todo tipo de tratos con él. Los jornaleros se negaron a cosechar o trabajar en su casa, los comercios se negaron a venderle comida (lo que le obligó a traerla de fuera) y el cartero local dejó de entregarle su correo. Incluso el ferrocarril se negó a transportar su ganado. Para recoger la cosecha tuvo que traer a cincuenta trabajadores protestantes del norte de Irlanda y a un millar de policías y soldados para escoltarlos, a pesar de que no corrían riesgo físico; no tardó el capitán Boycott, cada vez más aislado, en constatar que sus esfuerzos habían sido en vano, pues el coste de la cosecha se había elevado a 10.000 libras, muy por encima de su valor. Derrotado, en noviembre el administrador se vio forzado a abandonar Irlanda con su familia. Ese mismo mes, The Times utilizó por vez primera para describir la novedosa forma de acción el término «boycott», acuñado por el P. John O’Malley de Mayo, que lo encontró más fácil de pronunciar para los aparceros que «ostracismo». Michael Davitt, fundador de la Land League, lo explica en su libro The Fall of Feudalism in Ireland

Por supuesto que las prácticas de boicot son anteriores (en 1830 se promovió en EEUU la negativa a comprar productos fabricados por esclavos), pero hasta 1880 no se le puso nombre. Y fue en Irlanda.

En 1947 Frank Launder contó esta historia en la película Captain Boycott, protagonziada por Stewart Granger y Kathleen Ryan.

 

Esta entrada fue publicada en Curiosidades, Historia de Irlanda. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s