El protagonismo de mujeres lesbianas en el Levantamiento de Pascua de 1916

portada A New IrelandEl periodista irlandés y estadounidense Niall O’Dowd, fundador entre otros del periódico digital IrishCentral, ha publicado el libro A New Ireland, en la que aborda las grandes transformaciones que ha experimentado Irlanda en las últimas décadas, pasando de ser “el país más conservador de Europa” a ser “el más liberal”.

En el marco de las conmemoraciones del Levantamiento de Pascua, embrión de la independencia irlandesa, Irish Central publica un extracto de dicho libro en el que se habla sobre el increíble papel que desempeñaron las mujeres homosexuales en el Levantamiento de Pascua de 1916 y cómo fueron sacadas de la historia. De este asunto ya publicamos una entrada hace cuatro años en este blog. Aquí tenéis el texto de Niall O’Dowd traducido al castellano.

El protagonismo de mujeres lesbianas en el Levantamiento de Pascua de 1916

“La luz de la tarde en Lissadell, / grandes ventanas abiertas al sur, / dos chicas en kimonos de seda, / ambas hermosas, una es gacela”. (William Butler Yeats).

Yeats dedicó su poema In memory of Eva Gore-Booth and Con Markievicz a dos mujeres notables que abrieron un camino a través de la historia irlandesa, Eva Gore-Booth, nacida en 1870, y su hermana, Constance, más tarde condesa Markievicz, nacida en 1868.

Cumann Na mBan 1916

niall-odowd

Niall O’Dowd

Un texto de Niall O’Dowd. Los relatos históricos del movimiento homosexual en Irlanda generalmente omiten a las mujeres, pero desempeñaron un papel notable en el Levantamiento de 1916, por poner un ejemplo, y también a lo largo de sus vidas como defensoras de los derechos humanos.

Mary McAuliffe, profesora de estudios sobre la mujer en el University College de Dublín, señala que Elizabeth O’Farrell, famosa por haber sido eliminada de la fotografía histórica del líder rebelde de 1916 Patrick Pearse rindiéndose a un oficial del ejército británico (en la que de ella solo se ven sus botas), era gay y había llevado la bandera de la rendición corriendo gran riesgo personal a través de las líneas enemigas.

McAuliffe declaró al Dublin Inquirer que Elizabeth O’Farrell y su compañera la enfermera Julia Grennan eran pareja: «Estas dos rebeldes se establecieron en el GPO [Oficina General de Correos] en O’Connell Street durante el Levantamiento. Cuidaron a los heridos, incluido a James Connolly. Después de días de lucha, los rebeldes se trasladaron a Moore Street, donde Pearse decidió rendirse. Cuando Elizabeth iba a sacar la bandera de la rendición, Julia Grennan habla sobre el hecho de que estaba aterrorizada y ansiosa al verla salir a Moore Street, donde había balas zumbando», dice McAuliffe. «Las dos mujeres están enterradas juntas en el cementerio de Glasnevin, y su lápida dice: “Elizabeth O’Farrell… Y su fiel compañera y amiga de toda la vida Sheila [Julia] Grennan”. Una inscripción muy valiente para el amor que no podía pronunciar su nombre».

En total, McAuliffe dice que setenta y siete mujeres lucharon en el Levantamiento, un número enorme.

Por supuesto, la más famosa fue Constance Gore-Booth, quien se casó con un dudoso conde polaco y se hizo conocida como la condesa Markievicz. Tanto Eva como Constance nacieron para el privilegio y la riqueza en Lissadell House en Sligo, donde el hogar familiar era una mansión señorial que a Yeats le encantaba visitar.

Su padre era el quinto baronet, equivalente a ostentar un título de caballero. A menudo estaba ausente en exploraciones árticas, y sus cinco hijos se abandonaban principalmente a su propia diversión. Sin embargo, se dice que Eva y Constance fueron fuertemente influidas por una hambruna cercana que atacó en 1879, durante la que fueron testigos de cómo los inquilinos locales iban a pedir comida a la puerta de su casa.

Constance canalizó su energía hacia la revolución, convirtiéndose en una heroína de 1916 y la primera mujer en el Parlamento irlandés. Más tarde alcanzó un estatus legendario como revolucionaria.

Eva tomó un camino diferente, se fue a vivir a Londres y canalizó sus energías en otra dirección: estaba especialmente motivada para trabajar para los desvalidos. Esther Roper, su compañera y amante, más tarde comentó que Eva estaba “atormentada por el sufrimiento del mundo y tenía un curioso sentimiento de responsabilidad por sus desigualdades e injusticias”.

Se centró en los problemas de las mujeres, especialmente la lucha por el sufragio universal y el derecho al voto. También era una firme defensora de la libertad sexual y publicó una revista que fue escandalosa dado el tenor de aquellos tiempos. Se llamaba Urania y probablemente derivaba de una palabra que significa homosexual. Fue publicada en secreto por Gore-Booth y presentaba artículos progresistas sobre temas como la educación mezclada con fotos de mujeres vestidas como hombres, y debates sobre sexo y género. La revista se dirigía a su camarilla de lesbianas con una circulación de alrededor de 250 copias. Fue algo tan revolucionario para su época como todo lo que consiguió su hermana.

El Levantamiento de 1916 también contó con otras mujeres líderes irlandesas homosexuales. La Dra. Kathleen Lynn era miembro del Ejército Ciudadano Irlandés, que combatió en el Levantamiento de Pascua de 1916. Ella era la oficial médica en la Oficina General de Correos, donde tuvo lugar la mayoría de los combates durante el Levantamiento de 1916.

También fue una figura prominente en el movimiento sufragista. Se describió a sí misma como “una doctora de la Cruz Roja y una combatiente” cuando fue arrestada. Fue encarcelada en Kilmainham Gaol con sus camaradas la condesa Markievicz y Madeleine Ffrench-Mullan, esta última también lesbiana que luchó valientemente por su país.

La historiadora Mary McAuliffe dice que las cartas de amor entre Lynn y Ffrench-Mullan, ambas encarceladas por su participación en el Levantamiento, demostraron su amor. “Luego pasaron la vida juntas”, dice McAuliffe. “Vivían juntas”.

Hubo intentos de criminalizar el lesbianismo y hacerlo ilegal, pero la sociedad delicada después de mojigata nunca consideró que tales actos estuvieran ocurriendo. En 1921, los parlamentarios británicos intentaron añadir un artículo a un nuevo proyecto de Ley de Modificación del Código Penal (Criminal Law) que se estaba debatiendo en ese momento, lo que habría convertido el lesbianismo en un delito penal: “Cualquier acto de indecencia grave entre mujeres será un delito menor y punible en la misma manera que cualquier acto de ese tipo cometido por personas de sexo masculino en virtud del artículo 11 de la Ley de Modificación del Código Penal de 1885”.

Sin embargo, esto finalmente desapareció por la preocupación de que la legislación solo llamara la atención sobre el “delito” y “alentara a las mujeres a explorar su sexualidad”. Si se pudiera imaginar un lugar más sombrío en el mundo occidental que Irlanda para gays y lesbianas en el siglo XX, habría sido muy difícil. La ley vigente databa de 1885 y se conoció como la ley del chantajista, ya que las personas homosexuales eran especialmente vulnerables a ser descubiertas como le ocurrió a Oscar Wilde.

En cuanto a las mujeres, la idea del amor lésbico era tan escandalosa que no se consideró necesario aprobar una ley contra ella. El derecho al matrimonio homosexual para ambos sexos era un concepto tan extraño como los hombres verdes de Marte. Nunca se habló tampoco de la cuestión del aborto.

Esta entrada fue publicada en 1916, Historia de Irlanda, Mujeres de 1916, Rebeldes irlandeses. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s