¿Quién era Red Hugh O’Donnell? La historia del héroe irlandés que descansa en Valladolid

El otro día en el diario Tribuna de Valladolid, J.A.G. publicaba la siguiente noticia sobre la búsqueda de los restos del líder de la rebelión irlandesa contra los ingleses Red Hugh O’Donnell, que falleció en Simancas y fue enterrado en el desaparecido convento de San Francisco de Valladolid. 

¿Quién era Red Hugh O’Donnell? La historia del héroe irlandés que descansa en Valladolid

Excavación para encontrar los restos del héroe irlandés. A la derecha, la placa de Valladolid en su memoria y una recreación de Red Hugh O’Donnell.

21/05/2020 |  J.A.G. | Red Hugh O’Donnell, líder que encabezó la rebelión contra la invasión inglesa en Irlanda a finales del siglo XVI, murió repentinamente en Simancas. El Rey Felipe III preparó su sepelio con honores reales y fue enterrado en la Capilla de las Maravillas del desaparecido convento de San Francisco, ubicado en plena plaza mayor vallisoletana. Pero ¿quién era Red Hugh O’Donnell? Y lo más importante para nuestra ciudad: ¿por qué murió en Valladolid? Hijo del rey de Tir Connail, Sir Hugh MacManus O’Donnell, y de su segunda esposa, Ineen Dubh, Aodh Rua Ó Domhnaill [su nombre en gaélico irlandés] nació en el año 1572. Desde edades muy tempranas ya supo lo que sería su destino como guerrero. No en vano a los quince años sufrió un secuestro. John Perrot, en un intento de evitar la alianza entre los clanes O’Donnell y O’Neill, cautivó al hijo del Rey lo encerró en el Castillo de Dublín, junto a sus parientes Art y Henry O’Neill. Los prisioneros lograron escapar; e incluso Red Hugh perdió los pulgares de sus pies por congelación. Art O’Neill murió en la escaramuza.

Tras la abdicación de su padre, rey de Irlanda, Red Hugh asumió el título de Señor de Tyrconnell y encabezaría la rebelión contra la invasión inglesa. Con el apoyo del clan de los O’Neill derrotaron al ejército británico que lideraba Henry Bagenal, en la batalla de Clontibret. Desde este momento se sucedieron algunas importantes victorias, pero a partir de 1600 el ejército inglés reforzó sus posiciones y puso en jaque a la rebelión.

Red Hugh O’Donnell supo que el éxito de su empresa solo llegaría con el apoyo extranjero y fija su objetivo en conseguir la ayuda de las tropas españolas. En 1602, tras la dura derrota de Kinsale, el irlandés viajó hasta La Coruña (España) donde fue recibido con grandes honores por el Gobernador de Galicia y el arzobispo de Santiago. Su segundo destino fue Valladolid, donde se encontraba el monarca Felipe III. Falleció repentinamente en el castillo de Simancas, hoy sede del Archivo Histórico Nacional, el 10 de septiembre de 1602. La idea de un envenenamiento por orden inglesa siempre fue una sospecha, aunque todo hace indicar que la causa del fallecimiento fue una infección de parásitos.

Felipe III quiso honrar al héroe irlandés y lo enterró con todos los honores en el monasterio de San Francisco, ubicado en la Plaza Mayor y fundado en el siglo XIII, concretamente en la Capilla de las Maravillas, donde un siglo antes había recibido sepultura Cristóbal Colón. La desamortización de Mendizábal (1836-1937) provocó la desaparición definitiva de este importante convento franciscano.

Ahora, un proyecto liderado por los investigadores Óscar Burón y Juan Carlos Urueña, además de los arqueólogos Olatz Villanueva y Jesús Misiego, quieren dar con los restos del irlandés. Para ello, hace unos días han comenzado la excavación en la calle Constitución. Buscan la Capilla de las Maravillas. Por el momento, han aparecido restos óseos humanos, sin relevancia para la investigación, pero las últimas noticias —según ha publicado el perfil de Twitter de Cultura y Turismo de Valladolid— se ha dado con un muro en perfectas condiciones, de una anchura de 127 cm., y que se dirige hacia el lugar donde, supuestamente, se encuentra la capilla funeraria. En caso de conseguirlo, este descubrimiento será de gran importancia para la ciudad.

Valladolid ya rindió homenaje descubriendo una placa dedicada al guerrero irlandés en el Callejón de San Francisco. Algunos años antes, en el castillo de Simancas también se había hecho lo propio.

Esta entrada fue publicada en España-Irlanda, Historia de Irlanda. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s