Acuerdo histórico de coalición FF-FG con Los Verdes para frenar al SF

Vardakar y Martin

Leo Varadkar y Micheál Martin, los líderes de los dos partidos tradicionales de la República de Irlanda, Fine Gael (conservador, no nacionalista) y Fianna Fáil (centrista, nacionalista), han alcanzado un histórico acuerdo de gobierno por el que se repartirán el cargo de Taoiseach (primer ministro) para impedir que el Sinn Féin (izquierdista, nacionalista) pueda acceder al poder, a pesar de haber sido el partido más votado en las elecciones de febrero. El viejo bipartidismo que ha monopolizado la política irlandesa a lo largo de los últimos cien años ha decidido enterrar sus diferencias (insalvables desde la guerra civil de 1922-23) y constituir un gobierno conjunto, en el que han precisado de la colaboración de una tercera fuerza para alcanzar la mayoría absoluta: el Partido Verde. El gobierno tripartito contará con el respaldo de los 38 parlamentarios de la Fianna Fáil, los 37 de Fine Gael y los 12 de Los Verdes, con lo que suman 87 votos (siete por encima de la mayoría absoluta de la Dáil, cámara baja de la República de Irlanda).

El programa de gobierno, al que le resta únicamente el visto bueno de los órganos de dirección de los tres partidos, contempla que el líder de la Fianna Fáil y hasta ahora líder de la oposición, Micheál Martin, sea investido en estos momentos como Taoiseach, mientras que el actual primer ministro, Leo Varadkar, líder de Fine Gael, recuperará el cargo en diciembre de 2022.

Micheál Martin destacó ayer que el programa coincide en «muchos» aspectos con la hoja de ruta fijada por su formación antes de los comicios, si bien ha reconocido la colaboración entre las distintas partes para poder avanzar «en un espíritu colectivo». «Nadie gana en todo», ha afirmado. Por su parte, Varadkar, que no ha querido especular sobre el cargo que ocupará durante los dos primeros años –«buena pregunta», ha dicho– ha subrayado que el programa de gobierno «está en línea con los valores y principios de Fine Gael», según la televisión pública RTÉ, en reporte de Europa Press.

El primer objetivo del nuevo Gobierno sería la aprobación de un paquete de rescate económico del coronavirus estimado en 6.500 millones de euros. El espectro de una recesión económica y el impacto del Brexit serán los dos grandes obstáculos a los que se enfrente de entrada la nueva coalición, que puede allanar también el camino a una nueva relación con Irlanda del Norte (con el centenario de la «partición» a la vuelta de la esquina en el 2021 y la opinión pública cada vez más favorable a un referéndum de unificación de la isla), según informa El Mundo.

El programa recoge varias reivindicaciones de Los Verdes, como mejores políticas ambientales, entre ellas una financiación adicional del transporte público, más y mejores infraestructuras para el uso de la bicicleta, así como un aumento del impuesto a las emisiones contaminantes y un avance significativo de la reducción de dichas emisiones.

El líder del Partido Verde, Eamon Ryan, ha celebrado que se hayan salvado las grandes diferencias entre los tres partidos, admitiendo que hubo «una larga discusión sobre pensiones y otros asuntos fiscales». Ryan ha advertido de que la nueva administración será «buena para la Irlanda rural». El dirigente ecologista ha aclarado que todavía está pendiente el reparto de carteras, un «puzle complejo» que los tres líderes esperan resolver en cuestión de horas o días. No está claro tampoco cuándo podrá tomar posesión el nuevo gobierno, aunque está previsto que los resultados de las votaciones internas se conozcan el día 26, lo que abriría la puerta a una ceremonia el sábado 27 o el lunes 29 de junio.

Todavía existe cierta incertidumbre, pues, si al menos un tercio de los militantes del Partido Verde se oponen, el acuerdo saldría por los aires y abriría las puertas a unas elecciones anticipadas. El Partido Verde se ha convertido así en el árbitro del rompecabezas irlandés.

Por su parte, la líder del Sinn Féin, Mary Lou McDonald, que obtuvo una histórica victoria en las elecciones de febrero, aunque no pudo articular una mayoría de izquierdas suficiente para gobernar, ha asegurado que el nuevo gobierno «no representa el cambio por el que votó el pueblo» y supone una prolongación de la «política fallecida» que ha dado la espalda durante años a trabajadores y familias. McDonald ha acusado a Varadkar y a Martin de «excluir las demandas de cambio» al haberse negado a negociar con su formación.

 

Anuncio publicitario
Esta entrada fue publicada en Política irlandesa. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s