Gerry Adams: “La consulta sobre la unidad de Irlanda es factible”

En este nuevo contexto la unidad irlandesa se ha convertido en un horizonte accesible. De eso habla el exlíder del Sinn Féin Gerry Adams en este artículo, publicado en Gara.

La consulta sobre la unidad de Irlanda es factible

Gerry Adams

Los republicanos comprendemos los desafíos y dificultades creados por el Brexit y la covid-19. En particular, en este terrible momento, somos muy conscientes del poder destructivo de la pandemia mundial. Y a medida que el Brexit vuelve a ocupar un lugar central, debemos estar muy atentos a los peligros reales que plantea a Irlanda, del Norte y del Sur, el enfoque de Boris Johnson de la pequeña Inglaterra y la visión miope de algunos miembros del DUP. También somos muy conscientes de la injusticia de la partición y de su dañina dinámica para todos nosotros, tanto histórica como en la actualidad.

A pesar de todo, también debemos apreciar las oportunidades de cambio positivo que se han abierto antes de la pandemia y que seguirán abriéndose en el futuro. Mary Lou McDonald en su discurso presidencial de la Ard Fheis en Derry el pasado noviembre describió este período como una «década de oportunidades». Tenía razón.

Eso significa que nuestros objetivos estratégicos deben seguir guiando todos los esfuerzos del Sinn Féin en el futuro. Es especialmente cierto en el caso de nuestro principal objetivo estratégico, la unidad irlandesa, y la victoria en el referéndum sobre la unidad que se recoge en el Acuerdo del Viernes Santo. No obstante, debemos seguir luchando a diario también por los derechos económicos y sociales de las personas. No pueden esperar.

Pero sin la libertad nacional, la república de los 32 condados, la nueva república, prevista en la Proclamación de 1916, no puede consumarse. Ese ha sido un mantra constante de los republicanos. Más recientemente y sobre todo durante las innumerables negociaciones en torno al proceso de paz, fue un principio central de nuestra estrategia política. Hemos sido consistentes en ello. No es una posición nueva.

Por ejemplo, en mi primera reunión con John Hume en septiembre de 1986, le dije que teníamos que cooperar para que el Gobierno británico dejara de lado la Ley del Gobierno de Irlanda. Esa fue la ley por la que Gran Bretaña reclamó la soberanía de Irlanda. En 1987, el Sinn Féin publicó “Un escenario para la paz”. Entre otras iniciativas, pidió una conferencia constitucional de toda Irlanda para buscar un acuerdo sobre una nueva constitución y un nuevo sistema de gobierno. Pedimos al Gobierno británico que derogara la Ley del Gobierno de Irlanda.

Durante este tiempo, el Sinn Féin presionó constantemente a ambos gobiernos para que pusieran fin a la Ley del Gobierno de Irlanda. En nuestra primera reunión en Downing Street en 1997, el equipo del Sinn Féin le dijo al primer ministro británico, Tony Blair, que se necesitaba una nueva ley para permitir el fin del dominio británico, del modo menos perjudicial y más beneficioso para todas las personas que viven en la isla de Irlanda. En las negociaciones que llevaron al Acuerdo del Viernes Santo, el Gobierno de Blair acordó eliminar la Ley del Gobierno de Irlanda.

En 2017, dije: «El Gobierno irlandés tiene la responsabilidad de preparar un plan real para la unidad. Un primer paso sería el desarrollo de un grupo formado por todos los partidos para presentar un libro verde para la unidad».

Estas son solo algunas de las muchas ocasiones en las que el Sinn Féin expuso cuáles era los siguientes pasos que deberían formar parte de cualquier proceso hacia la unidad irlandesa. Se trata de planificar. El Gobierno irlandés y todos aquellos partidos que afirman aspirar a la unidad tienen que planificar y planificar y nuevamente planificar para terminar con la partición y crear una nueva república. Debemos mantener el discurso más amplio posible para asegurar que el mayor número de ciudadanos se apropie de los cambios que se avecinan. Especialmente los activistas del Sinn Féin debemos recordarnos que estamos en la etapa de liberación nacional de nuestra lucha. Ese es el contexto de nuestra estrategia y de su desarrollo político.

Por tanto, la cuestión de un referéndum sobre la unidad ocupa ahora un lugar central. Ninguna otra generación de republicanos irlandeses ha tenido esta oportunidad pacífica de poner fin a la unión con Gran Bretaña y la partición. Los hombres y mujeres de 1798 a 1916 no tenían tal mecanismo. Tampoco Bobby Sands o Mairéad Farrell y sus contemporáneos.

A pesar de la resistencia tanto de los gobiernos como de los principales partidos unionistas, en los próximos años se realizará un referéndum empujado por: el fracaso de la partición, los cambios sociales y demográficos en los seis condados, la politización de amplios sectores de la comunidad allí, el enfoque en los derechos y la amenaza que representa el Brexit para nuestras economías y para el Acuerdo del Viernes Santo. La unidad irlandesa ya no es una aspiración. Es alcanzable.

El referéndum de unidad es ahora un tema cotidiano de debate político. El Gobierno irlandés tiene el deber y la obligación constitucional de hacer preparativos para la unidad. Debe alentar el debate a través de un proceso de diálogo inclusivo y persuadir a aquellos –unionistas, nacionalistas y otros que tienen reservas sobre la unidad– de que la unidad irlandesa tiene sentido para ellos, sus familias y para el futuro.

Por supuesto, los liderazgos de Fianna Fáil y Fine Gael y el establishment irlandés son profundamente particionistas. Disfrutan del poder que les ha otorgado una Irlanda dividida desde el establecimiento del Estado de los 26 condados. Y no cederán fácilmente ese poder.

Ahí es donde nosotros, y todos los demás ciudadanos de Irlanda unidos, entramos. Necesitamos hacer campaña para que el Gobierno irlandés: garantice la plena aplicación del Acuerdo del Viernes Santo, incluidas las instituciones para toda la isla; establezca un comité conjunto en el Oireachtas [Parlamento bicameral irlandés] sobre la unidad irlandesa; organice una asamblea de ciudadanos representativa de toda la isla o un foro apropiado para discutir y planificar la unidad; publique un libro blanco sobre la unidad irlandesa; y asegure un referéndum, en el norte y en el sur, sobre la unidad irlandesa como lo permite el Acuerdo del Viernes Santo.

La planificación de la unidad irlandesa es principalmente, aunque no exclusivamente, responsabilidad del Gobierno irlandés. Ese proceso debería comenzar ahora. Creo que un referéndum sobre la unidad irlandesa se puede hacer y ganar. Es hora de fijar una fecha para el referéndum y dejar que la gente se exprese.

La unidad de la gente de la isla de Irlanda y el fin de la unión con Gran Bretaña es ahora un proyecto factible.

Esta entrada fue publicada en Política irlandesa, Proceso de paz, Unidad irlandesa. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s