¿Por qué se restó importancia al papel de las mujeres de 1916?

En el blog en inglés The Wild Gees, tres mujeres, Sinéad, Miriam y Gill, recorren Irlanda desenterrando historias, prehistorias y mitologías sobre las mujeres. He descubierto su trabajo gracias a este post sobre las causas por las que se quitó importancia al papel de las mujeres en el Levantamiento de Pascua de 1916. La autora de esta entrada es Maedhbha y está fechado el 11 de septiembre de 2020.

77_women_quilt_web

Maedhbha, 11/09/20. The Wild Gees | Descubrir la colcha de 77 mujeres en Richmond Barracks [cuartel del ejército británico en Dublín, reconvertido actualmente en museo], que conmemora a las mujeres del Levantamiento de 1916 que estuvieron detenidas allí, fue lo primero que oímos de la mayoría de ellas. Los nombres de los líderes masculinos que fueron ejecutados son una parte fundamental de las lecciones de Historia en la escuela, pero las líderes femeninas son mucho menos conocidas.

El objetivo del Levantamiento era lograr una República irlandesa, en la que hombres y mujeres tuvieran los mismos derechos y sufragio. La Proclamación del 1916 es bastante inequívoca al respecto: «La República garantiza la libertad religiosa y civil, la igualdad de derechos y la igualdad de oportunidades a todos sus ciudadanos». De alguna manera, seguimos luchando por esos derechos. Pero la subsiguiente minimización del papel de la mujer en la historia revolucionaria de nuestro país no puede atribuirse simplemente al sexismo. Fue en parte una táctica deliberada de las propias mujeres.

Después del Levantamiento, las fuerzas republicanas se vieron seriamente disminuidas: sus líderes estaban muertos o en prisión, sus municiones agotadas y el pueblo irlandés inicialmente no reaccionó de forma favorable. Las únicas personas que quedaban con experiencia en la organización eran las mujeres que habían escapado de la cárcel. Sabían que necesitarían mantener viva la llama de la revolución. Para hacer esto, necesitaban fondos y atraer al público.

Margaret Skinnider

Margaret Skinnider

Según Margaret Skinnider, en su libro Doing My Bit for Ireland, «las esposas, madres e hijas de los hombres ejecutados o condenados de por vida» constituían una propaganda eficaz. Las mujeres tomaron la decisión de restar importancia a sus propios roles activos y centrarse en las viudas de 1916 como símbolos de sacrificio. Produjeron y distribuyeron recuerdos de los heroicos líderes masculinos y de sus esposas pasivas y en duelo. Sus imágenes en ropa de luto con sus hijos, algunos nacidos después de que fusilaran a sus padres, demostraron ser una forma poderosa de cambiar la opinión pública.

Muchas de las mujeres se embarcaron en “giras de propaganda” en los Estados Unidos, apelando a la diáspora irlandesa con charlas públicas, recaudando millones de dólares para la causa y canonizando a los hombres mientras lo hacían. Se podría decir que, sin los esfuerzos de mujeres como Hanna Sheehy Skeffington, Nora Connolly y Margaret Skinnider, la causa republicana no habría tenido el apoyo público ni los fondos para continuar y librar la Guerra de la Independencia.

Constance Markievicz de uniforme

Constance Markievicz de uniforme

Pero tal vez hicieron su trabajo demasiado bien y sus nombres quedaron subsumidos por las historias que habían contado sobre sus compatriotas masculinos. Cuando el nuevo gobierno del Estado Libre de Irlanda llegó a repartir pensiones militares, le negó una a Skinnider a pesar de que había resultado herida en el servicio activo. Incluso a Constance Markievicz, la única líder femenina de la que la mayoría de nosotros conocemos de la escuela, se le negó un funeral de estado.

Mary McAuliffe señala que Markievicz y Skinnider, en particular, «interrumpieron el orden de género tradicional» al vestirse (y, en el caso de Skinnider, pasar) como hombres cuando combatían, mientras que Kathleen Lynn, Helena Moloney y otras mensajeras se vistieron de forma tradicionalmente femenina para pasar libremente entre los lugares del Levantamiento. Su comprensión de cómo subvertir y luego explotar las expectativas de género también podría ser una de las razones por las que solo estamos aprendiendo sus nombres ahora.

Por supuesto, esa no es la única razón. El hecho de que todos los hombres progresistas e igualitarios fueran ejecutados mientras que De Valera, de mentalidad más tradicional, traicionara los ideales de la Proclamación al formar una teocracia que arraigó la misoginia católica en los huesos de la Constitución también puede ser significativo. Pero ese es un blog para otro día.

Esta entrada fue publicada en 1916, Historia de Irlanda, Mujeres de 1916, Rebeldes irlandeses. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s