Irlanda pide perdón por la muerte de más de 9.000 menores en centros religiosos entre 1922 y 1998

cropped_tuam_mother_and_baby_home_galway_2014___rollingnews

  • Un informe judicial inédito revela que cerca de 60.000 madres acudieron a estos centros
  • El primer ministro, Micheál Martin, considera que este informe cierra un capítulo “oscuro y vergonzoso” de su historia

El primer ministro de la República de Irlanda, Micheál Martin, el pasado martes día 12 pidió perdón a las “madres solteras y los bebés” que sufrieron “terribles abusos” en instituciones estatales y religiosas durante gran parte del siglo XX, como consecuencia de una sociedad con actitudes “retorcidas respecto a la sexualidad y asuntos íntimos”.

Martin efectuó esas declaraciones después de que se publicasen las conclusiones de una investigación sobre las condiciones de vida en 18 instituciones públicas entre 1922 y 1998, que denuncia que hasta 9.000 menores fallecieron en casas de acogidas regentadas por órdenes religiosas católicas y autoridades estatales.

El informe, de más de 3.000 páginas y fruto de un trabajo de cinco años, describe un “capítulo negro, difícil y vergonzoso de nuestra muy reciente historia”, lamentó el jefesedel Ejecutivo de Dublín, de coalición entre centristas, democristianos y verdes.

“Si bien este informe, obviamente, tendrá mayor impacto sobre los supervivientes y sus familias, plantea cuestiones más profundas para toda la sociedad irlandesa. Lo que se ha descrito en este informe no nos lo infligió ninguna potencia extranjera. Nos lo hicimos nosotros mismos”, subrayó Martin, quien insistió en que esa “sociedad disfuncional”, con “actitudes retorcidas”, “maltrató a las mujeres”, a las “madres jóvenes” y, “especialmente, a los niños”.

LARGA LISTA DE ABUSOS

El primer ministro irlandés confió en que este documento ayude a cerrar así otro “episodio oscuro del pasado”, después que otras investigaciones han revelado en los últimos años los abusos sexuales cometidos por religiosos contra miles de menores durante gran parte del pasado siglo.

En 2013, otra investigación oficial descubrió el comportamiento de las monjas católicas en las llamadas “Lavanderías de la Magdalena”, donde entre 1922 y 1996 miles de internas trabajaron en un régimen de semiesclavitud y abusos.

Ahora, la llamada Comisión sobre Madres y Bebés ha documentado las duras condiciones de vida en las casas de acogida y la negligencia de las religiosas y responsables estatales que las regentaron durante 76 años.

También examinó, entre otros asuntos, las altas tasas de mortalidad registradas entre los menores, los ensayos de vacunas efectuados con ellos y el establecimiento de un sistema de adopciones ilegales para obtener ingresos.

El Gobierno estableció la citada comisión en 2014, tras el hallazgo ese año de casi 800 esqueletos de niños en cámaras subterráneas de un convento regentado por monjas del Buen Socorro en la localidad de Tuam, en el oeste de Irlanda, entre 1925 y 1961.

Este caso, que conmocionó al país, salió a la luz cuando un estudio de la historiadora local Catherine Corless descubrió certificados de defunción de 798 niños, aunque solo dos de ellos estaban acompañados por certificados de enterramiento.

Las excavaciones efectuadas posteriormente confirmaron que los esqueletos yacían en el espacio que ocupaban tanques sépticos en el edificio del citado centro de acogida, conocido como “El Hogar”.

ARGUMENTO DE UNA PELÍCULA

Además de las más de 9.000 muertes de menores documentadas, el informe conocido este martes indica que la tasa de mortalidad doblaba la media nacional, lo que da una idea de “las condiciones de abandono, malnutrición y enfermedades” que reinaban en esos centros.

En torno a una de esas casas de acogida gira el argumento de la película “Philomena”, que recibió cuatro candidaturas a los Oscar en 2014 y que relata los esfuerzos de Philomena Lee para encontrar a su hijo, dado en adopción sin su permiso a una familia estadounidense.

Según la cinta y el libro en el que está basada, Lee se topó con los intentos de las monjas por entorpecer su búsqueda, dejando entrever que quemaron todos los registros y que obtuvieron beneficios económicos por las adopciones, unas prácticas que también quedan recogidas en el informe de la comisión.

Otro aspecto siniestro de este caso es el programa de vacunación experimental desarrollado por científicos entre 1960 y 1961 con 58 niños internados en tres centros de acogida.

Esta entrada fue publicada en Actualidad de Irlanda, Sociedad irlandesa. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s