‘I Sacsaibh na Séad’, un poema de Eoghan Rua Ó Súilleabháin del siglo XVIII, traducido al español

I Sacsaibh na SéadA veces dando vueltas por la hibernosfera puedes encontrar gente muy interesante, como el caso de Charlie O’Brien, un músico y cineasta irlandés que reside en México y que lleva unos años trabajando en los vínculos entre España e Irlanda [aquí su web].

En su blog Ildaite (que significa multicolor en irlandés), Charlie ha publicado la traducción al español de un poema en irlandés del siglo XVIII titulado I Sacsaibh na Séad  (En Inglaterra de los tesoros), de Eoghan Rua Ó Súilleabháin. Se trata de un poema de estilo aisling (visión, sueño), característico de esa época, en el que al poeta se le aparece Irlanda en forma de mujer (spéir bhean, mujer celestial), a veces joven y hermosa y otras vieja y demacrada, y se utiliza para denunciar la decadencia irlandesa y reclamar su renacimiento.

An-Speir-Bhean-Side-image

Monumento a la Spéir Bhean, protagonista de los poemas aisling, en Killarney

La particularidad de este poema de Ó Súilleabháin es que está ambientado en Inglaterra, absolutamente inusual en los aislingí. En él, el autor anhela el regreso del antiguo orden gaélico, que personifica en la figura de Charles Stuart, el joven católico pretendiente al trono británico que contaba con el apoyo de la población celta de Irlanda y Escocia. La paradoja es que Ó Súilleabháin había sido reclutado por obligación por la Armada y luego por la infantería británicas y, por eso, en el poema la mujer celestial se burla de él confundiéndolo con un soldado inglés, protestante y malhechor. «Realidad y visión, historia y esperanza chocan maravillosamente en este poema. Podemos imaginar a Eoghan, tal vez en las zonas urbanas de Londres, imaginando a esta hermosa mujer ante él y haciéndola hablar. Irlanda, hablando a través de él, en conversación consigo mismo, en conversación con su gente», comenta Charlie O’Brien en su blog. El poema termina con Eoghan pidiéndole a Irlanda que abandone esa tierra de extranjeros despiadados y que regrese a casa, con quienes la cuidarán, protegerán y contarán su historia. En este enlace podéis encontrar el texto original en irlandés y una versión en inglés.

Aquí tenéis el poema en castellano, gracias a la traducción de Charlie O’Brien:

En Inglaterra de los tesoros (I Sacsaibh na Séad)

de Eoghan Rua Ó Súilleabháin

 

En Inglaterra de los tesoros, lejos de mi patria,

a la sombra de los mástiles, en los muelles de veleros,

pensando en los nobles y héroes ya desaparecidos,

muertos en la tierra de Céin,

por salvajes en un torbellino de conquista.

Indefenso, aunque valiente y aventurero,

lloro abundantes lágrimas de tristeza,

sin felicidad, sin poder, sin placer.

 

Vi una doncella griega, elegante,

deslumbrante, reluciente y muy bella,

femenina y de estirpe, de suaves labios, deliciosa.

Noble, sincera, respetable,

con preciosa figura, hermosa, de bello aspecto, majestuosa,

animada, madura, amistosa.

Rápidamente, a paso ligero,

descendió un momento a mi lado.

 

Su cabello abundante se ondulaba

formando remolinos que acariciando la hierba,

se deslizaban y se sacudían con fuerza.

Sus finas cejas, su mirada gacha, 

su aspecto y su rostro brillantes,

un ascua ardiente en el lirio fresco.

Sus mejillas de color rosa me tentaban.

Cada palabra suya era más dulce

que el rasgar de los dedos en la suave arpa.

 

Sus dientes, blancos cual cisne

en la espuma del mar bravo.

Sus pechos amplios nunca cayeron 

en los engaños arteros, depravados de Cupido.

Sus finas, dóciles manos

dibujaron osos, veleros,

combates de cientos, lobos feroces,

peces y bandadas de plumosos pájaros.

 

Mi dolor creció ante su bello cuerpo esbelto.

Sus finas formas de la coronilla a los pies

me dejaron sin habla, destruido;

quedaron frágiles mis miembros vigorosos.

Ciego quedé ante tanta maravilla,

mas le hablé tímidamente,

y le pregunté su nombre, su historia;

le rogué que me dijera su clan y su tribu.

 

Ardió mi corazón por sus palabras,

sentí humildad al escucharla.

Deseaba su belleza, su alma, su presencia,

sin que esto nos trajera deshonra.

Urgente, firme, cada miembro de mi cuerpo;

al instante quedé destrozado

al comprender que ella se oponía al pecado y la lujuria.

 

Respóndeme, ¿eres tú la dama radiante

que trajo furia y guerra a la Troya inocente?

¿O bien la que causó la miseria y destrucción de los gaélicos

en las tierras de Céin y Lughoine?

¿Eres tú quien heredó su nobleza y sus bardos de aquellos,

y luego huyó con angustia? 

¿O la ninfa que atravesó las aguas del mar,

desde Eamhain con sus héroes y barcos?

 

No soy ninguna de las que mencionas en tus falsas historias,

y no compartiré mis narraciones con un callejero como tú,

heredero del clan de Lutero,

con tu feroz aspecto, tu mirada traicionera,

tu aire salvaje, infame y embustero.

Vagabundo arrogante de Londres,

que vistes tu uniforme de guerra, cortas los miembros

de mi príncipe y destruyes su refugio.

 

No me insultes, resplandeciente dama de fulgurantes cabellos.

Te juro ante este libro que no soy de la misma estirpe.

Soy un viajero fatigado que navega eternamente en océanos furiosos.

Fui arrastrado de los pelos hacia estas tierras lejanas,

a prestar ayuda en contra de mi voluntad,

en los barcos guerreros del océano espumoso.

Mi fuerza viene de la sangre gaélica que corre por mis venas,

desde Caiseal de los cinco reinos.

 

Como eres de la estirpe de los reyes de Caiseal,

por un instante estrecharemos lazos.

Te contaré las hazañas de mis viajes

y pronunciaré mi verdadero nombre.

Los poetas me llaman Irlanda, la engañosa,

meretriz de arteras maniobras,

que insultó e hirió a su patria

entregándosela a los forasteros.

 

Desde las tierras de Céin y de la valiente Éibhear

por el muelle, amarrada, huí fácilmente,

portando noticias de los clanes irlandeses,

que pronto lograrán una conquista

arrancando de nuestra tierra al coloso enemigo,

mercenario de profundas raíces londinenses.

¡Brindo por la vida de los héroes, por que sea coronado rey mi guerrero en Dún Luirc!

 

Los bardos profetizan con sus versos y su sabiduría

una llegada aguerrida y arrolladora.

Fuertes, heroicos, valientes,

irán castigando a los buitres intrusos.

La profecía no ofrece duda: les ha llegado la hora,

deberán rendirse,

someterse a la autoridad,

cambiar sus usos, ¡qué ardua tarea!

 

Temo, ¡oh, dama ilustre!

que esta historia que engendras sea falsa.

Los salvajes y sus naves son poderosos en demasía,

no les importa Carlos Estuardo, tu príncipe.

Toda ayuda está ausente.

El pueblo irlandés fue acallado y está sin tierras,

a diferencia de sus sacerdotes,

que vivían libres en la noble Irlanda.

 

¡Cómo escuchar cuando uno está tan oprimido,

en tierras de extranjeros despiadados!

Yo mismo estuve envuelto en cadenas,

que me dejaron sin esperanzas.

Cuenta mi historia a los poetas de mi patria

y ellos me enviarán versos que curarán mi amargura,

 y secarán las abundantes lágrimas,

que me han dejado ciego y en penas.

 

Junto al río en el páramo está el ave fénix poderoso,

varonil, festivo, alegre, generoso. 

Él te ayudará a comprender los textos,

con precisión, prudencia y sabiduría,

y redactará cada verso con profundidad.

No lo olvides, detente en su refugio,

él te cuidará, te hará compañía

y leerá verso a verso cada paso de tu aventura.

 

De la auténtica estirpe gaélica, él es heredero, el tesoro,

raudo guerrero, genuina perla de su patria,

sangre de poetas y héroes que no se amedrentaban

en arduos combates montados.

Solemne y libre, del linaje de Eocho,

Seán es quien te tomará en sus brazos,

y te servirá más que cualquier otro.

Mi musa, ¡regresa y protege tus joyas!

 

Esta entrada fue publicada en Amigos de Innisfree, Cultura irlandesa, Historia de Irlanda, Lengua irlandesa, Literatura, Poesía. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s