Boris Johnson echa un pulso a Bruselas a costa del desgobierno en el Norte de Irlanda

No Border

Londres mete presión a Bruselas a cuenta del protocolo de Irlanda del Norte. Hoy martes la ministra de Exteriores, Liz Truss, ha anunciado en los Comunes que va a presentar una nueva legislación para modificar unilateralmente el Protocolo en las próximas semanas, pero que el Reino Unido prefiere renegociar con la Unión Europea: “No pretendemos eliminar el Protocolo. Reforzaremos aquellas partes que funcionan y modificaremos las que no, pero mantendremos una negociación paralela con nuestros socios de la UE”. Truss afirmó que “los trámites aduaneros para mover mercancías dentro del Reino Unido han provocado un aumento de burocracia y costes significativos para las empresas” y algunas de ellas han debido echar el cierre. “Sin resolver estos y otros asuntos no vamos a poder reestablecer el Ejecutivo norirlandés y preservar el difícil progreso del Acuerdo de Viernes Santo”, afirmó.

Ayer lunes, el Premier británico Boris Johnson visitó Belfast para reunirse por separado con los líderes de los partidos norirlandeses, tras las elecciones del 5 de mayo y, como inquietante telón de fondo, con el Protocolo del Brexit, que ha situado los controles aduaneros en el mar entre Gran Bretaña e Irlanda, evitando el restablecimiento de una frontera dura en mitad de la isla esmeralda. Como era previsible, ni el Sinn Féin, partido nacionalista irlandés que ganó las elecciones, ni el Partido Democrático Unionista (DUP), cuya participación es imprescindible para poder formar gobierno, salieron satisfechos de las reuniones.

Mary Lou McDonald, la presidenta del Sinn Féin, ha asegurado que ha tenido una reunión «bastante dura» con el Primer Ministro británico, al que ha responsabilizado de provocar esta parálisis institucional junto con el Partido Democrático Unionista (DUP). «Les hemos dicho directamente que el acto unilateral propuesto es un error». Acusó directamente a Boris Johnson de «no dar respuestas» y dedicarse a «aplacar a los unionistas», mientras que Michelle O’Neill, vicepresidenta del partido y futura Primera Ministra de Irlanda del Norte, le acusó de complicidad a la hora de «secuestrar» la voluntad de los norirlandeses en las recientes elecciones.

Por su parte, el líder del DUP, Jeffrey Donaldson, ha subrayado que desea que el Ejecutivo autónomo esté en «total funcionamiento» tan pronto como sea posible, pero insistió en que quiere constatar que Londres tomará «medidas decisivas» respecto al protocolo. «Estamos esperando a ver qué dicen y después lo consultaremos con nuestro partido».

Tras el escrutinio, los partidos favorables al Protocolo de Irlanda del Norte han ganado holgadamente: 53 parlamentarios frente a 37. El Partido Democrático Unionista (DUP), desbancado por los republicanos, ha perdido la hegemonía y su reacción ha consistido en impedir la constitución del gobierno de poder compartido entre nacionalistas y unionistas como medida de presión para que Johnson suspenda el Protocolo.

En Belfast, Boris Johnson adelantó su intención de «reformar» el Protocolo de Irlanda antes del 2024, pero no «romperlo» directamente. Respondió a los unionistas que derogar el Protocolo es «la respuesta equivocada», y que la solución pasa por introducir cambios, como la creación de un «carril verde» para productos de Gran Bretaña de venta exclusiva en Irlanda del Norte. El líder británico ha asegurado que a ningún partido de Irlanda del Norte le gusta dicho protocolo y ha asegurado que se necesita una solución legislativa en paralelo a las conversaciones con Bruselas sobre esta medida. En este sentido, ha defendido la necesidad de legislar para poder revocar algunas partes del Protocolo del Brexit para Irlanda del Norte. No obstante, añadió que prefiere hacer frente a los problemas que está causando el protocolo «de manera consensuada» con «nuestros amigos y socios» de la Unión Europea.

Mientras, desde Bruselas se insiste en que renegociar el protocolo no es una opción, pero que está abierta al trabajo conjunto para aportar seguridad a largo plazo. El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, ha invitado a Londres a seguir discutiendo con la Unión Europea sobre el acuerdo del protocolo de Irlanda del Norte, en lugar de «decidir unilateralmente. La única manera de avanzar en el Protocolo es el compromiso entre la UE y el Reino Unido. Cualquier acción unilateral de Gran Bretaña sobre el Protocolo que socave sus obligaciones legales internacionales no es bienvenida, más aún en estos difíciles tiempos geopolíticos».

Esta entrada fue publicada en Política irlandesa. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s