La lápida de la mujer del anillo

Cuando me preguntan por qué tengo la sana costumbre de elegir Irlanda como escenario de mis novelas, suelo responder que en esta isla cualquier historia, por increíble que sea, resulta verosímil. Cualquier cosa puede pasar en Irlanda. Si no me creéis, leed esta anécdota que contaba una amiga en Facebook. Al parecer, según Wikipedia, se cuenta en otros países, pero estoy seguro de que esta es la verdadera historia de la dama del anillo (Lady with the Ring) tal como se cuenta en Lurgan, Co. Armagh. Copio y pego del grupo De lo raro, lo bizarro y lo bello de Facebook:

lived once, buried twice

Después de sucumbir a una extraña fiebre en 1705, la mujer irlandesa Margorie McCall fue enterrada apresuradamente para evitar la propagación de una posible enfermedad contagiosa. Margorie fue enterrada con un valioso anillo, que su marido había sido incapaz de quitarle debido a la hinchazón. Esto convirtió a la muerta en un objetivo muy valioso para los ladrones de cuerpos, por doble partida, podían cobrar por el cuerpo y por el anillo.

Una noche después de que Margorie fuera enterrada, antes de que el suelo se hubiera asentado, los ladrones de tumbas se presentaron allí y comenzaron a cavar. Incapaces de sacar el anillo del dedo, decidieron cortarlo. Tan pronto como la sangre empezó a fluir, Margorie despertó de su coma, se incorporó y gritó.

El destino de los ladrones de tumbas sigue siendo desconocido. Unos dicen que los hombres cayeron muertos en el lugar, otros dicen que huyeron y nunca volvieron a ejercer su profesión.

Margorie salió del agujero y regresó a su casa. En este momento su marido y sus hijos estaban dentro con el médico de la familia. Su esposo John oyó un golpe a la puerta y dijo a los niños: “Si tu madre estuviera viva, juraría que era su toque”. Cuando abrió la puerta y encontró allí a su esposa, vestida con su ropa de entierro, la sangre goteando de su dedo y muy viva, cayó muerto. Fue enterrado en la tumba que Margorie había dejado vacante.

Margorie volvió a casarse y tuvo más hijos. Cuando finalmente murió, fue devuelta al cementerio de Shankill en Lurgan, Irlanda, donde su lápida sigue en pie. Lleva la inscripción: “Lived once, buried twice” (“vivió una vez, fue enterrada dos”).

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Curiosidades, Leyendas irlandesas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s